Cómo limpiar el fregadero para evitar los malos olores: desde el grifo hasta el sifón

Para limpiar el fregadero y evitar malos olores no es necesario gastar mucho dinero. Basta con echar mano de algunos productos caseros.
Cómo limpiar el fregadero para evitar los malos olores: desde el grifo hasta el sifón

Última actualización: 13 enero, 2023

Hoy queremos enseñarte cómo limpiar el fregadero de forma efectiva, desde el grifo hasta el sifón. Estas son dos partes fundamentales que deben estar siempre limpias para evitar malos olores.

El paso del tiempo hace que en estos accesorios se acumule la cal, el óxido y los restos de comida.

Esto desmejora su apariencia, limita su adecuado funcionamiento y ensucia tu cocina. Por ello, es conveniente que sepas cómo limpiar el fregadero en su generalidad, para lo cual puedes seguir los consejos que tenemos aquí.

El mejor consejo para limpiar el fregadero: inicia por los grifos

Para limpiar con éxito tu fregadero hay que empezar por los grifos. Estos accesorios se usan con mucha frecuencia, por lo que es normal que empiecen a ensuciarse y a llenarse de cal, que proviene del agua tratada.

Por otro lado, la humedad constante hace que se oxiden, perdiendo brillo y afectando su funcionamiento. Así las cosas, hay que darles un tratamiento especial. Toma nota porque te contamos cómo limpiar los grifos según su condición.



Limpia y desinfecta los grifos del fregadero

Para limpiar los grifos del fregadero y desinfectarlos, deberás usar jabón neutro y un paño suave. Son los productos con los que limpiarás la parte externa.

En cuanto a la desinfección de las partes internas de los grifos, deberás retirar el filtro y la rejilla para sumergirlos en una mezcla de una parte de vinagre por tres de agua. Al cabo de unos minutos, saca las piezas y ponlas en su lugar. No necesitas aclarar con agua. Además de desinfectar y limpiar, te ayudará a eliminar la cal.

Elimina el óxido

El óxido aparece en los grifos del fregadero a causa de la humedad y el paso del tiempo. Este efecto deteriora mucho su funcionamiento y afecta la estética de la cocina.

Aunque estos elementos tienen un tiempo de vida, al cabo del cual hay que cambiarlos, antes de ello hay que asegurarse de que sea el momento. Si no lo es, con unos sencillos trucos podrás ponerle fin a este problema:

  • Adquiere antioxidantes químicos especiales para combatir el óxido de estas piezas.
  • Coloca una capa de sal en la superficie del grifo que está oxidada y agrega zumo de limón sobre ella. Deja actuar por varias horas y usa un cepillo suave para frotar. Por último, aclara con agua.
  • Haz una pasta con dos cucharadas de bicarbonato de sodio y el zumo de medio limón. Frota con ella las partes oxidadas con un cepillo suave.
  • Aplica vinagre blanco, desinfecta y elimina el óxido y la cal. No obstante, este truco puede dañar tus grifos si son dorados, así que evítalo en ese caso.
El bicarbonato es uno de los productos naturales eficaces a la hora de limpiar los grifos del fregadero.
El bicarbonato es uno de los productos naturales eficaces a la hora de limpiar los grifos del fregadero.

Desaparece la cal de los grifos

La cal se presenta como una mancha que apoca el brillo de los grifos y, en casos extremos, como una capa gruesa de color amarillo o negruzco. Es normal que este compuesto de carbonato cálcico se acumule en esta pieza, pero no tienes por qué dejarlo allí.

Como lo mencionamos, es el responsable de disminuir la vida útil y fomentar el mal funcionamiento. Para dejar bien limpio tu fregadero, puedes seguir varios caminos:

  • Comprar y usar un antical químico, el cual tiene un resultado inmediato, pero contaminando el agua.
  • Cortar y frotar un limón directamente sobre la mancha de cal, cuantas veces sea necesario, para desaparecerla. Para mejorar el resultado puedes tallar el zumo de limón con un estropajo. No lo uses si los grifos son de color dorado.
  • Mezclar vinagre con agua tibia y frotar con un paño, pues debe quedar muy seco para que no se oxide. Emplea un cepillo suave para fregar las juntas, que también se afectan por la cal.
  • Crear una pasta de bicarbonato de sodio con agua tibia. Aplica, deja que actúe y aclara con abundante agua.
  • Frotar las manchas de cal con pasta de dientes. Déjala actuar y aclara con agua. Verás cómo la cal desaparece.
  • Aplicar harina sobre las manchas y frotar con un paño. Parece increíble, pero funciona muy bien.

Así debes limpiar los grifos del fregadero de acero inoxidable

Debido a su resistencia, la mayoría de las personas prefiere instalar fregaderos con grifos de acero inoxidable. Estos requieren un tratamiento especial al momento de desinfectarlos. Aunque son muy buenos, no son ajenos a las afectaciones de la cal y las manchas de agua, así que requieren de una limpieza constante.

Deberás limpiar este accesorio con jabón de loza o con vinagre blanco. Este último siempre debe diluirse en agua tibia, pues es abrasivo y en su estado puro podría ocasionar más daños que beneficios.

Dile adiós al mal olor del fregadero: hay que limpiar el sifón

El mal olor del fregadero no se irá solo con limpiar su superficie y los grifos. Es necesario incluir en la rutina el sifón.

En esta tubería se quedan restos de alimentos y productos químicos que se deberían desechar. Cuando se descomponen, empiezan a oler mal.

Si tienes este problema y persiste aun cuando has limpiado la cocina en su integridad, aplica algunos de los trucos que te compartiremos a continuación.

Hay varios métodos para limpiar el sifón del fregadero y eliminar los malos olores.
Hay varios métodos para limpiar el sifón del fregadero y eliminar los malos olores. Puedes elegir desde compuestos naturales hasta químicos comerciales.

Mezcla bicarbonato, vinagre y agua caliente

Si se trata de obtener resultados eficaces y económicos, este truco para limpiar el sifón del fregadero se lleva la corona. No solo elimina el mal olor, sino que desinfecta el interior del desagüe.

Basta con echar una taza de bicarbonato directo al sifón con dos tazas de vinagre. Deberás dejar que la mezcla haga efecto y luego verterás el agua caliente (con mucho cuidado) al orificio.

Entre más caliente, mayor será su efectividad.

Ahora bien, si no tienes vinagre, podrás reemplazarlo por el zumo de un limón. La reacción que se produce se conoce como redox y tiene un efecto igual de bueno que el que ya te mencionamos.



Sé más agresivo y usa lejía

Si lo tuyo no son los productos naturales o el sifón está en una situación muy complicada, entonces usa una mezcla de media taza de lejía y media de agua fría. Échala por el fregadero y deja reposar durante 20 minutos. Al cabo de este tiempo, abre el grifo y deja que el agua corra, eliminando la suciedad que estaba retenida.

Ahora bien, para reducir el fuerte olor de la lejía, puedes finalizar la limpieza agregando el zumo de limón o de naranja, después de cocinar el fruto que elijas. Este líquido deberá verterse caliente para mayor durabilidad del buen olor.

Además de limpiar, hay que cuidar el sifón del fregadero a diario

El último de los consejos que te daremos respecto a la limpieza del sifón del fregadero tiene que ver con la prevención del mal olor. Para lograrlo, procura no arrojar comida.

En especial, debes tener cuidado con el aceite, que se suele tirar por el desagüe, pero causa graves daños. Este se solidifica al contacto con el agua fría, formando una capa que atrapa restos de comida y que se descompone por sí misma. A ello se suman sus afectaciones sobre las fuentes de agua y las especies acuáticas, una vez que el desecho llega a la naturaleza.

Lo adecuado es recolectar el aceite viejo en un recipiente plástico o de vidrio y depositarlo en el bote del reciclaje. Hoy en día, también hay compañías dedicadas a su recolección y transformación.

Te podría interesar...
Cómo destapar la cañería del fregadero con ingredientes naturales
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Cómo destapar la cañería del fregadero con ingredientes naturales

Descubre como destapar la cañería del fregadero utilizando ingredientes naturales y amigables con el medio ambiente. ¡Toma nota!


Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.