10 consejos para cuidar la piel con urticaria crónica en verano

Tener urticaria crónica no tiene que ser un impedimento para viajar en verano. Sigue leyendo y conoce nuestros consejos para cuidar la piel y disfrutar de unas merecidas vacaciones al aire libre.
10 consejos para cuidar la piel con urticaria crónica en verano
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina el 23 agosto, 2021.

Escrito por Rafael Victorino Muñoz, 20 agosto, 2021

Última actualización: 23 agosto, 2021

La urticaria se manifiesta en forma de ronchas en la piel que producen picazón o escozor. Si bien en algunos casos aparece súbitamente, cuando se prolonga en el tiempo o se hace recurrente pasa a llamarse urticaria crónica. El verano significa una exacerbación de los síntomas.

A propósito de este tema, en el presente artículo daremos algunas recomendaciones para que las personas con urticaria crónica también puedan disfrutar al máximo de sus vacaciones al aire libre. Sigue leyendo y entérate.

¿Por qué empeoran los síntomas de urticaria crónica en verano?

No siempre se tiene claridad con respecto a qué desencadena la urticaria crónica. Este padecimiento puede ser causado por una enfermedad autoinmune, una reacción alérgica, un agente físico (frío, calor, presión) o por antecedentes de eccemas.

Sin embargo, el 75 % de las personas padecen la versión idiopática de la urticaria crónica. Nunca llegan a conocer la verdadera causa, de acuerdo con los resultados de un estudio realizado en 2011.

Lo que sí se tiene claro es que en determinadas condiciones, muy comunes en el verano, la urticaria crónica puede agravarse. En dicha época hay más desencadenantes en el ambiente, como la luz solar, el aumento de la temperatura y la presencia de polen.

Las actividades que aumentan la temperatura corporal pueden producir un brote de urticaria. Pero tomar sol es casi inevitable en verano, sobre todo si vas a vacacionar al aire libre. Así que debemos encontrar cuidados preventivos.



Recomendaciones para controlar la urticaria crónica en verano

A continuación te daremos algunos y recomendaciones para que evites los brotes cutáneos y mantengas controlada la urticaria crónica durante el verano.

1. Conoce tus desencadenantes

Un brote de urticaria puede aparecer debido a una diversidad de factores, tanto físicos como emocionales. A su vez, los desencadenantes pueden variar de una persona a otra. Se reconocen como frecuentes al pasto cortado, el polen, la sudoración, los metales de las prendas (como los botones) y los componentes de algunas cremas y perfumes.

De acuerdo con diversas investigaciones, la mejor forma de controlar la urticaria crónica es evitar los desencadenantes. Y conocerlos te da mayor oportunidad de preparar una estrategia para reducir la exposición.

Polen en verano que causa urticaria crónica.
La mayor presencia de polen y pasto cortado en verano exacerba los síntomas alérgicos, entre los que se cuenta la urticaria.

2. Conoce las condiciones del lugar donde vas

Ya sabiendo cuáles son tus desencadenantes, debes asegurarte de que no vas a estar expuesto a ellos en el lugar a donde vayas. Cerciórate si se trata de un sitio caluroso, si cuentan con aire acondicionado, y toma tus precauciones.

Por otra parte, muchas personas tienen alergia al polen. Este es un alérgeno muy común en verano. Si es tu caso, no vayas a lugares donde los recuentos de polen sean altos.

3. Protégete de la luz solar

Debes usar un protector solar que bloquee el tipo de luz que causa los síntomas, ya sea que se trate de rayos UVA o UVB. Si tu piel es sensible, opta por un producto que sea hipoalergénico.

También es conveniente que uses sombreros, gorros o viseras, así como sombrillas. Lo más conveniente es permanecer en la sombra en las horas cercanas al mediodía.

4. Mantente fresco

Los síntomas de la urticaria crónica pueden agravarse por el calor. La excesiva sensibilidad a las subidas de temperatura o a la sudoración se designa con el término de urticaria colinérgica.

Si es tu caso, evita pasar períodos prolongados en ambientes demasiado calurosos, cerrados y húmedos. Y recuerda que si vas a estar al aire libre, no debes exponerte al sol cuando es más intenso.

5. No olvides la hidratación

Debes tomar abundante líquido. Mantenerte hidratado puede ayudarte a reducir la temperatura corporal en esos días cálidos de verano.



6. Usa ropa holgada

Procura vestir ropas ligeras y holgadas de telas suaves. Esto te ayudará a no acalorarte y evitarás los roces. Para algunas personas, el contacto de la piel con ciertos tejidos puede provocar la aparición de las ronchas.

Adicionalmente, se recomienda usar pantalones y que las prendas sean de mangas largas. Así se protegerá la piel del sol y se evitarán los roces con plantas o las picaduras de mosquitos.

7. Coloca compresas frías

Si sube la temperatura y comienzas a sentir escozor, puedes colocar compresas fías sobre la piel para aliviar y mejorar los síntomas, previniendo un brote. En caso de que seas sensible al frío, es preferible que las compresas estén a temperatura ambiente.

8. Controla el estrés

El estrés se ha identificado como un factor que puede desencadenar o agravar los síntomas asociados con la urticaria crónica. Sin dejar de mencionar que, a su vez, la urticaria genera estrés por el prurito constante.

Ahora bien, si la idea de unas vacaciones es disfrutar y relajarnos, debemos tomar el asunto con calma y tranquilidad. Estar atentos a lo que tenemos que hacer no significa estresarse.

Hay que aprender a usar diversos recursos para controlar el factor emocional. Según algunos estudios, se ha observado disminución en la gravedad de los síntomas de urticaria crónica tras realizar programas de entrenamiento para tal fin.

9. No olvides tus medicamentos

En caso de un brote agudo de urticaria crónica, la mayoría de las personas recurre al uso de antihistamínicos. Según la Academia Estadounidense de Alergia, Asma e Inmunología, aproximadamente el 50 % de los casos de urticaria crónica espontánea responde bien a ellos.

Estos constituyen la primera la línea de tratamiento. No obstante, hay otros fármacos disponibles, como corticosteroides (para uso a corto plazo) o inyecciones de epinefrina (si hay hinchazón en labios o garganta que hagan sospechar una anafilaxia).

10. Suplementos de vitamina D

Según algunos estudios, un suplemento de vitamina D puede ayudar a manejar los síntomas de este padecimiento. En las investigaciones se encontró que las personas con urticaria crónica espontánea tienen niveles más bajos de dicha vitamina. Consulta con tu médico acerca de la posibilidad de hacerte una prueba de los niveles de vitamina D en sangre.

Suplementos de vitamina D para la urticaria crónica.
El uso de suplementos de vitamina D debe estar reglado por el médico.

¿Cuándo acudir al médico por una urticaria crónica?

La urticaria crónica rara vez expone a la persona a un riesgo de shock anafiláctico. Pero si forma parte de una reacción alérgica grave, se debe buscar atención de emergencia. En este sentido, hay que observar los siguientes síntomas:

  • Mareo o vértigo.
  • Respiración dificultosa.
  • Hinchazón de los labios o párpados.
  • Opresión en el pecho.
  • Dificultad para tragar.
  • Palpitaciones o pulso rápido.
  • Pérdida del conocimiento.

Tener urticaria crónica no significa que debas encerrarte. Al contrario, puedes llevar una vida normal, disfrutando vacaciones de verano al aire libre, siempre y cuando tomes las debidas precauciones.

No está de más que, antes de salir, hagas una visita a tu médico. Coméntale cuáles son tus planes y qué dudas tienes. Sigue todas sus recomendaciones.

Por último, no olvides llevar siempre contigo tu informe médico y recetas. Y solicita información acerca de los centros asistenciales cercanos a tu sitio de vacaciones.

Te podría interesar...
Remedios caseros y naturales para tratar la urticaria
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Remedios caseros y naturales para tratar la urticaria

Descubre los mejores remedios naturales y caseros para aliviar la urticaria. Algunos de ellos son el aloe vera, el bicarbonato o el vinagre de manz...



  • Aguilar-Hinojosa N, Segura-Méndez N, Lugo-Reyes S. Correlación de la gravedad de urticaria crónica y calidad de vida. Revista Alergia México. 2012; 59(4):180-186.
  • Antia C, Baquerizo K, et al. Urticaria: A comprehensive review, Treatment of chronic urticaria, special populations, and disease outcomes. J Am Acad Dermatol. 2018; 79: 617-33.
  • Curto-Barredo L, Silvestre J, Giménez-Arnau A.  Actualización en el tratamiento de la urticaria crónica. Actas Dermo-Sifiliográficas. 2014; 105(5): 469-482.
  • Ferrer M, Sastre J, Jáuregui I, et al. Effect of antihistamine up-dosing in chronic urticaria. J Investig Allergol Clin Immunol. 2011; 21(3): 34-39.
  • Fustiñana A, Rino P, Kohn-Loncaira G. Reconocimiento y manejo de la Anafilaxia en pediatría. Rev Chil Pediatr. 2019; 90(1): 44-51.
  • Giménez-Arnau A, Ferrer M, Peter H et al. Urticaria crónica: estudio etiológico prospectivo e importancia del síndrome autoinmune. Actas Dermo-Sifiliográficas. 2004; 95(9): 560-566.
  • Imbalzano E, Casciaro M, Quartuccio S, et al. Association between urticaria and virus infections: A systematic review. Allergy and Asthma Proceedings. 2016; 37(1): 18-22.
  • Tang N, Mao M, Zhai R, et al. Clinical characteristics of urticaria in children versus adults. Zhongguo Dang Dai Er Ke Za Zhi. 2017; 19(7): 790-795.