Cortes de carne de cerdo y cómo prepararlos

Te vamos a mostrar los diferentes cortes de carne de cerdo que te puedes encontrar y cómo sacarles el máximo partido a nivel culinario, aprovechando sus nutrientes.
Cortes de carne de cerdo y cómo prepararlos
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 14 septiembre, 2022

La carne de cerdo es un producto que cuenta con muchos nutrientes esenciales, por lo que su inclusión en la pauta genera ciertos beneficios para la salud. Ahora bien, para sacarle el máximo partido a nivel culinario será determinante conocer los diferentes cortes que se pueden realizar y cómo prepararlos de manera adecuada. No todos se usan para los mismos platos.

Antes de comenzar, cabe destacar que el consumo de carne roja fresca no es perjudicial para la salud, en contra de lo que se afirmaba hasta hace pocos años. Solamente hay que evitar las versiones procesadas. En estos casos, suelen existir ciertos aditivos, como los conservantes, que podrían provocar daños a nivel fisiológico a medio plazo. Sin embargo, con los cortes frescos este riesgo no existe.

Cortes de carne de cerdo

Descubre cuáles son los principales cortes de la carne de cerdo y sus indicaciones a nivel culinario. De este modo les sacarás el máximo partido.

  • Paleta. Se trata de la parte superior de las patas y los hombros, muy adecuada para cocinar en estofado y para picar. En el caso de que conserve una porción de hueso, se podrá utilizar para preparar un asado.
  • Lomo. Esta porción sin hueso se suele presentar en forma de filetes. Normalmente, se prepara a la plancha. Destacan el lomo alto, las chuletas o la caña como productos principales.
  • Costilla. Normalmente, la costilla se asa. La misma cuenta con una cierta porción de grasa que mejora la jugosidad del plato final. Incluso, queda bien con un marinado ligero.
  • Jamón. Una porción muy magra. Conviene cocinarla con el hueso para que quede jugosa. De lo contrario, estará muy seca. Una preparación con salsa puede sentarle bien también.
  • Panceta. Debido a su contenido en lípidos, soporta bien los asados. Su sabor es fuerte y se puede incluir en elaboraciones muy diversas para mejorar las características organolépticas.
  • Chamorro. Se trata de una porción de las piernas delanteras que se encuentra junto a las manitas. Habitualmente, se prepara al horno, ya que suele quedar bastante jugosa.
  • Manitas. Suponen las patas del cerdo y se suelen cocer o guisar. También, cabe la alternativa de prepararlas en vinagreta.
Carne roja para cocinar.
Los diversos cortes de carne de cerdo se deberían cocinar de diferentes maneras para sacarles el mejor provecho posible.


Beneficios de la carne de cerdo

La inclusión de la carne de cerdo en el contexto de una dieta variada y equilibrada genera una serie de beneficios para la salud. Es importante que no existan déficits de nutrientes esenciales, ya que, de lo contrario, se podrían poner en riesgo ciertos mecanismos fisiológicos importantes.

En primer lugar, hay que destacar el aporte de proteínas de este alimento. De acuerdo con un estudio publicado en Annals of Nutrition & Metabolism, es necesario al menos un aporte de 0.8 gramos de proteína por kilo de peso en personas sedentarias para mantener la masa magra con el paso de los años. En los deportistas, estos requerimientos pueden doblarse con facilidad debido al desgaste del tejido.

Por otra parte, la carne de cerdo de buena calidad puede concentrar en su interior una proporción significativa de ácidos grasos de la serie omega-3. Por supuesto, se hace referencia a los cerdos que han sido alimentados con bellotas y criados en libertad. En este caso, el perfil lipídico sufre modificaciones positivas. De hecho, estas grasas han demostrado ser capaces de mantener bajo control los mecanismos inflamatorios del organismo.

Para terminar, hay que hacer referencia a la presencia de los micronutrientes esenciales en la carne de cerdo. Sobre todo, destaca el contenido en hierro de la misma. Dicho elemento es clave en la prevención de la anemia, tal y como afirma una investigación publicada en la revista European Journal of Haematology. Así, se asegurará el correcto aporte de oxígeno a los tejidos, evitando situaciones de fatiga y de cansancio.

Recomendaciones de consumo
La carne de los cerdos criados en libertad aporta mejores valores nutricionales.

Ahora bien, para conseguir una buena tasa de absorción del hierro a nivel intestinal, conviene consumir dicho micronutriente con una dosis de vitamina C. Por este motivo, la combinación de carne de cerdo y pimientos es especialmente beneficiosa para la salud.



Prepara carne de cerdo aprovechando los diferentes cortes

Como has visto, la carne de cerdo es un alimento saludable del que se pueden extraer diferentes cortes. Según el que elijas, deberás adaptar la forma de preparación para sacarle el máximo partido.

Los trozos menos grasos quedarán bien a la plancha, mientras que aquellos con mayor contenido en lípidos son óptimos para asar o para cocinar en guiso, puesto que quedarán tiernos y jugosos.

Por último, recuerda que para mantener un buen estado de salud es imprescindible asegurar la variedad en la pauta dietética. Conviene alternar entre el consumo de los diferentes tipos de carne, además de asegurar la presencia del pescado. Los productos marinos concentran una proporción mayor de omega-3, además de micronutrientes esenciales que ayudarán a prevenir diversas patologías.

Te podría interesar...
Carne de pollo: propiedades y beneficios
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Carne de pollo: propiedades y beneficios

Descubrimos cuáles son los valores nutricionales de la carne de pollo y los beneficios de un consumo equilibrado y saludable.



  • Richter, M., Baerlocher, K., Bauer, J. M., Elmadfa, I., Heseker, H., Leschik-Bonnet, E., Stangl, G., Volkert, D., Stehle, P., & on behalf of the German Nutrition Society (DGE) (2019). Revised Reference Values for the Intake of Protein. Annals of nutrition & metabolism74(3), 242–250. https://doi.org/10.1159/000499374
  • Ishihara, T., Yoshida, M., & Arita, M. (2019). Omega-3 fatty acid-derived mediators that control inflammation and tissue homeostasis. International immunology31(9), 559–567. https://doi.org/10.1093/intimm/dxz001
  • Elstrott, B., Khan, L., Olson, S., Raghunathan, V., DeLoughery, T., & Shatzel, J. J. (2020). The role of iron repletion in adult iron deficiency anemia and other diseases. European journal of haematology104(3), 153–161. https://doi.org/10.1111/ejh.13345