Desmielinización: todo lo que debes saber

05 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador
La enfermedad desmielinizante más conocida de todas es la esclerosis múltiple pero, por desgracia, existen otras afecciones que pueden provocar la destrucción de la capa de mielina que protege a los axones.

La desmielinización es un proceso patológico en el cual se daña la capa de mielina de las fibras nerviosas; es decir, la cubierta de los axones neuronales. Según la fundación Con la EM, la esclerosis múltiple afecta a unos 2,5 millones de personas en el mundo, por lo que se convierte en la enfermedad desmielinizante más común de forma global.

Aun así, esta no es la única patología relacionada con la destrucción de la cubierta protectora de las fibras nerviosas: la neuritis óptica, la mielitis transversal o la encefalomielitis diseminada aguda son algunos ejemplos más de este tipo de enfermedades. Si quieres saber más sobre el proceso de desmielinización, continúa leyendo.

¿Qué son las enfermedades desmielinizantes?

Desmielinización
La desmielinización puede generar graves daños en distintos órganos del cuerpo.

Tal y como indica un artículo publicado en la Revista Offarm, una enfermedad desmielinizante es cualquier afección que provoque un daño en la capa protectora (la vaina de mielina) que rodea las fibras nerviosas del cerebro, los nervios ópticos y la médula espinal. Este proceso de desmielinización puede desencadenar el mal funcionamiento de diversos órganos y músculos.

De forma similar a la cubierta de un cable eléctrico, la vaina de mielina rodea los axones de las neuronas y permite una correcta transmisión de la señal eléctrica al lugar de destino. Según el portal MSDmanuals, cuando el daño es leve la mielina puede autorrepararse, hecho que permite el restablecimiento completo de la función nerviosa.

Por desgracia, cuando el daño de esta vaina protectora es demasiado grave, la fibra nerviosa subyacente desprotegida muere. Esto provoca una pérdida de funcionalidad que generalmente se da en parches y que suele afectar a distintas zonas u órganos a la vez.

Para saber más: ¿Cómo funcionan las neuronas?

Síntomas generales de la desmielinización

Según fuentes ya citadas y la Unidad de Neurocirugía RGS, hay que considerar la desmielinización en cualquier paciente que note un déficit neurológico sin ninguna explicación subyacente. Entre los síntomas más comunes de las enfermedades desmielinizantes encontramos los siguientes:

  • Manifestaciones motoras (en el 35 % de los pacientes). A medida que se destruye el tejido neuronal, el enfermo nota dificultades para caminar, pérdida de destreza y espasmos.
  • Trastornos visuales (en el 36 % de los pacientes). El dolor ocular y la pérdida de visión súbita transitoria son síntomas típicos de la desmielinización.
  • Manifestaciones sensitivas (en el 61 % de los pacientes). Son muy frecuentes las parestesias, es decir, hormigueos incontrolables en la piel.
  • Síntomas mentales (en el 40 % de los pacientes). Estos síntomas físicos suelen venir acompañados de un deterioro intelectual leve.

Causas

Es necesario acotar que no solo la esclerosis múltiple causa la desmielinización, pues múltiples eventos pueden llegar a propiciarla. Tal y como indican los expertos citados con anterioridad, algunos de los eventos desencadenantes de esta patología de forma repentina en adultos pueden ser los siguientes:

  • Accidentes cerebrovasculares (ictus).
  • Infecciones.
  • Trastornos inmunitarios y metabólicos.
  • Carencias nutricionales.
  • Ingestas de venenos y ciertos medicamentos.
  • Consumo excesivo de alcohol.

Todos estos eventos de desmielinización se producen por un motivo subyacente, por lo que se consideran enfermedades desmielinizantes secundarias. En otra categoría, se encuentran las primarias, es decir, de causa desconocida, como las siguientes patologías:

  • Esclerosis múltiple: es la enfermedad desmielinizante más común del sistema nervioso central. En este caso, el propio sistema inmune del paciente ataca a las vainas de mielina y las destruye.
  • Neuritis óptica: inflamación y desmielinización del sistema nervioso central, especialmente de los nervios ópticos. Esto causa dolor ocular intenso y pérdidas de visión súbitas, tras las cuales se recupera la vista.
  • Mielitis transversal: inflamación de la médula espinal.

Diagnósticos de la desmielinización

Sobre la base de un caso concreto recogido en un estudio publicado en una revista profesional, se señalan los posibles métodos diagnósticos para caracterizar un episodio de desmielinización.

Por imagen

La resonancia magnética es el método más fiable para la detección de una enfermedad desmielinizante. Este tipo de metodologías puede revelar lesiones en el cerebro y en la médula espinal, hecho que apoya la sospecha diagnóstica de una destrucción neuronal por falta de mielina.

Estudio de líquido cefalorraquídeo

También denominado como punción lumbar; en este caso, se extrae una muestra de líquido cefalorraquídeo del canal espinal y se analiza en un laboratorio. Las anomalías en los anticuerpos de este fluido pueden denotar una enfermedad desmielinizante.

Análisis de sangre

En general, los análisis de sangre se realizan para descartar otra patología subyacente que se pueda confundir con una esclerosis múltiple. La presencia de venenos en el organismo, ciertas infecciones o el consumo de algunos fármacos pueden propiciar la desmielinización. Estos desajustes se observan con una analítica sanguínea.

Pruebas de potenciales provocados

Se trata de un tipo de prueba no invasiva, basada en la colocación de electrodos, que estudia la actividad eléctrica neuronal. Mediante este tipo de técnicas se comprueba que el sistema nervioso esté funcionando correctamente.

Tratamientos disponibles para la desmielinización

Desmielinización
Las enfermedades desmielinizantes no tienen cura, sino que los tratamientos buscan paliar los síntomas y detener el avance de la enfermedad.

Por desgracia, no existe una cura para las enfermedades desmielinizantes. Los tratamientos disponibles se basan en minimizar los efectos de los ataques, ralentizar el curso de la enfermedad y manejar los síntomas del paciente enfermo. Según el portal Esclerosis Múltiple España, estos son algunos de los caminos a seguir:

  • Tratamientos modificadores: pueden llegar a ralentizar el curso de la enfermedad y disminuir el número de lesiones observadas en la resonancia magnética. Múltiples principios activos en forma de fármacos se encuentran en esta categoría.
  • Tratamiento de brotes: un tratamiento a base de corticoides podría combatir, en cierta medida, la inflamación nerviosa causada durante la desmielinización. Esto permitiría al paciente acelerar el periodo de brote y reducir el tiempo de recuperación tras él.
  • Tratamiento de síntomas: enfocado a abordar los signos clínicos más comunes, como la fatiga, pérdida de visión o descoordinación motora.
  • Rehabilitación: realizar acciones sanitarias y sociales (educación, vivienda, trabajo) para lograr la máxima recuperación, disminuyendo el déficit funcional y favoreciendo la autonomía del paciente. Es tan importante como el tratamiento farmacológico.

Quizás te pueda interesar: La esclerosis múltiple, nuevas opciones de tratamiento

Recomendaciones finales

Como has podido observar, no todos los procesos de desmielinización se deben a patologías como la esclerosis múltiple, pues diversos eventos pueden propiciar el daño de las capas de mielina. El pronóstico del paciente dependerá, completamente, del agente causal subyacente del proceso.

Por desgracia, las enfermedades desmielinizantes primarias son de difícil abordaje. El único tratamiento a día de hoy se basa en el retraso del transcurso de la patología y, si es posible, del aplacamiento de los síntomas sufridos por el paciente.

  • conlaEM, epidemiología de la Esclerosis Múltiple. Recogido a 21 de noviembre en https://www.conlaem.es/actualidad/epidemiologia-esclerosis-multiple#:~:text=Se%20calcula%20que%20hay%20unos,cada%20var%C3%B3n%20con%20la%20enfermedad.
  • Offarm. Vol. 23. Núm. 11. Páginas 86-90 (Diciembre 2004). Esclerosis múltiple y otras enfermedades desmielinizantes. https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-esclerosis-multiple-otras-enfermedades-desmielinizantes-13069631
  • Introducción a los trastornos desmielinizantes, MSDmanuals. Recogido a 21 de noviembre en https://www.merckmanuals.com/es-us/hogar/enfermedades-cerebrales,-medulares-y-nerviosas/esclerosis-m%C3%BAltiple-y-trastornos-afines/introducci%C3%B3n-a-los-trastornos-desmielinizantes
  • Enfermedades desmielinizantes, neurorgs.com. Recogido a 21 de noviembre en https://neurorgs.net/wp-content/uploads/Docencia/Pregraduados/CEU/Fisioterapia/EF4-Enfermedades-Desmielinizantes.pdf
  • Parrado, F. P., & Íñigo, E. S. (2015). Protocolo diagnóstico del paciente con sospecha de enfermedad desmielinizante. Medicine-Programa de Formación Médica Continuada Acreditado11(77), 4648-4650.
  • Tratamientos de la esclerosis múltiple, esclerosismultiple.com. Recogido a 21 de noviembre en https://esclerosismultiple.com/esclerosis-multiple/tratamientos-de-la-esclerosis-multiple/