Estudios muestran la importancia de los probióticos en adultos mayores

Los probióticos son capaces de ayudar a prevenir el desarrollo de patologías crónicas relacionadas con el sistema nervioso central o con el tubo digestivo. Esto es fundamental en la tercera edad.
Estudios muestran la importancia de los probióticos en adultos mayores
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias el 26 abril, 2021.

Última actualización: 26 abril, 2021

Durante el envejecimiento se producen una gran cantidad de cambios en el medio interno. La microbiota también se ve afectada. De hecho, la biodiversidad de la misma se reduce de forma significativa. Esto puede condicionar el funcionamiento de las reacciones fisiológicas, por lo que la indicación de probióticos en adultos mayores resulta provechosa.

Hay que tener en cuenta, eso sí, que la elección de un suplemento de este tipo no es sencilla. Hay que garantizar un número mínimo de microorganismos por dosis, así como una forma de presentación que permita que las bacterias lleguen vivas al intestino, para así generar colonización.

¿Cuál es la función de la microbiota?

A día de hoy, la microbiota se considera un órgano independiente, con funciones endocrinas y exocrinas. De acuerdo con una investigación publicada en la revista Chinese Medical Journal, existe una relación muy estrecha entre la microbiota y el sistema nervioso central, por lo que se generan relaciones bidireccionales.

Además, la microbiota se encarga de garantizar una buena función digestiva. Participa en la absorción y en el metabolismo de los nutrientes, siendo determinante en el procesamiento de algunas grasas. Si se ve afectada, podrían generarse ineficiencias metabólicas que condicionasen un incremento del peso corporal.

Microbiota del intestino.
La microbiota tiene un equilibrio en condiciones normales. Con el envejecimiento se complica esa estabilidad y aparecen problemas relacionados.

¿Qué ocurre con la microbiota durante la vejez?

Durante las primeras etapas de la vida se produce la colonización del intestino por parte de las bacterias, que incrementan en número de microorganismos y en variedad de cepas. A medida que pasan los años, este perfil se consolida, hasta llegada la vejez. En ese momento se comienza a reducir la población bacteriana intestinal.

No solo estamos hablando de una disminución en el número de organismos vivos, sino también de la riqueza en cuanto a cepas diferentes. Este impacto podría estar condicionando el desarrollo de ciertas patologías crónicas, como las neurodegenerativas. Así lo evidencia una investigación publicada en European Review for Medical and Pharmacological Sciences.

¿Qué dice el estudio sobre los probióticos en adultos mayores?

Se investigó la aplicación de probióticos en adultos mayores con el objetivo de incrementar la diversidad de la microbiota y restaurar la función. Según esta investigación publicada en Bioscience of Microbiota, Food and Health, la administración de las cepas adecuadas podría atenuar el proceso de envejecimiento, retrasándolo.

Además, se podrían prevenir patologías de carácter crónico relacionadas con alteraciones en el sistema nervioso central o en el metabolismo. Este concepto de probióticos diseñados para adultos mayores es lo que se conoce como gerobióticos.

No obstante, cabe destacar que queda mucho por investigar al respecto. Es necesario seleccionar las cepas más eficientes y diseñar productos que ataquen específicamente a cada problema.

Otros estudios sobre la microbiota en adultos mayores

A pesar de que el consumo de probióticos puede resultar beneficioso, es importante también garantizar una dieta adecuada. Está demostrado que el consumo de alimentos ultraprocesados y de algunos aditivos impacta de manera negativa sobre el perfil de la microbiota. Sobre todo los edulcorantes artificiales, que son capaces de generar alteraciones allí.

Si bien una alimentación inadecuada genera problemas en el funcionamiento del organismo en personas de mediana edad, el proceso se agrava cuando hablamos de adultos mayores. Esto se explica por la menor diversidad bacteriana en el tubo digestivo.

Por este motivo, es fundamental incrementar la ingesta de alimentos fermentados y ricos en fibra, de modo que se garantice la supervivencia de las cepas beneficiosas. Existen evidencias conforme el consumo de beta glucanos y de pectinas, procedentes de la avena y la manzana, consiguen mejorar la salud digestiva a través del aumento en la calidad del perfil de la microbiota.

Cabe destacar también, que cada vez se estudia más la importancia de los microorganismos del tubo durante todas las etapas de la vida. Existen amplios ensayos bien diseñados, con muestras poblacionales grandes, a partir de los que se generan evidencias sólidas acerca de la importancia de cuidar la biodiversidad del intestino.

Dieta en la vejez.
La dieta en la vejez juega un rol clave para la salud intestinal. De todos modos, el agregado de probióticos incrementaría los beneficios sobre la microbiota, complementándola.

Los probióticos resultan útiles en adultos mayores

Como has podido comprobar, la administración de suplementos probióticos es de gran utilidad en todas las etapas de la vida, pero sobre todo en adultos mayores.

Ahora bien, no es sencillo elegir el mejor producto para cada caso. Es importante basarse en los ensayos disponibles para localizar las cepas más eficaces. No todas ellas son válidas para tratar patologías concretas; existen algunas específicas que son recomendadas para las alteraciones metabólicas y nerviosas.

Por otra parte, habrá que prestar especial atención a la forma de presentación y a las dosis indicadas. Resulta fundamental que las bacterias alcancen el intestino vivas, de forma que puedan ejercer la colonización. Para ello han de superar la zona estomacal, crítica por su medio ácido. El encapsulado ha resultado ser la opción más eficaz.

Te podría interesar...
Cómo recuperar la microbiota si consumes antibióticos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Cómo recuperar la microbiota si consumes antibióticos

Luego de un tratamiento con antibióticos, es importante recuperar la microbiota del cuerpo. Aquí te explicamos de qué manera puedes hacerlo.



  • Wang HX, Wang YP. Gut Microbiota-brain Axis. Chin Med J (Engl). 2016 Oct 5;129(19):2373-80. doi: 10.4103/0366-6999.190667. PMID: 27647198; PMCID: PMC5040025.
  • Mangiola F, Nicoletti A, Gasbarrini A, Ponziani FR. Gut microbiota and aging. Eur Rev Med Pharmacol Sci. 2018 Nov;22(21):7404-7413. doi: 10.26355/eurrev_201811_16280. PMID: 30468488.
  • Tsai YC, Cheng LH, Liu YW, Jeng OJ, Lee YK. Gerobiotics: probiotics targeting fundamental aging processes. Biosci Microbiota Food Health. 2021;40(1):1-11. doi: 10.12938/bmfh.2020-026. Epub 2020 Oct 2. PMID: 33520563; PMCID: PMC7817508.
  • Beukema M, Faas MM, de Vos P. The effects of different dietary fiber pectin structures on the gastrointestinal immune barrier: impact via gut microbiota and direct effects on immune cells. Exp Mol Med. 2020 Sep;52(9):1364-1376. doi: 10.1038/s12276-020-0449-2. Epub 2020 Sep 10. PMID: 32908213.
  • An, Ran, et al. "Age-dependent changes in GI physiology and microbiota: time to reconsider?." Gut 67.12 (2018): 2213-2222.