Idealismo: tipos, características y principales representantes

El idealismo es una de las principales corrientes filosóficas que defiende que la consciencia (o espíritu) prevalece sobre la materia. Por tanto, las Ideas juegan un papel protagónico.
Idealismo: tipos, características y principales representantes
Maria Alejandra Morgado Cusati

Escrito y verificado por la filósofa Maria Alejandra Morgado Cusati.

Última actualización: 05 noviembre, 2021

El idealismo es una de las principales teorías del pensamiento filosófico, cuyo origen se remonta a la Antigua Grecia. Con diversas variantes, esta corriente defiende que las ideas son independientes de la materia; que la consciencia y el espíritu son entidades autónomas del mundo sensible y que es imposible conocer el mundo sin contar con una consciencia o, en caso extremo, que no existe nada fuera de nuestro espíritu.

En este sentido, el idealismo defiende la noción de alma, la existencia de una entidad suprema (divinidad) y postula que el conocimiento verdadero solo puede adquirirse a través del pensamiento o la consciencia.

Entre los exponentes del idealismo están filósofos de renombre como Platón (considerado el padre de esta corriente), Descartes, Leibniz, Kant y Hegel. A continuación, detallaremos las características de esta corriente.

Historia del idealismo

Dentro de la filosofía, el término idealismo comenzó a usarse en inglés y luego en otros idiomas, alrededor de 1743. Aunque la palabra fue acuñada en esa época, es indiscutible que el idealismo está presente en la filosofía desde hace más de 2000 años, ya que Platón es considerado el padre de esta teoría.

En el 480 a. C. Anaxágoras enseñó que todas las cosas fueron creadas a través de la mente. Años más tarde, Platón afirmaría que la máxima realidad objetiva solo era alcanzable a través de las Ideas; las cuales existían independientemente del mundo sensible y cuyo acceso se lograba a través del intelecto. Siglos más tarde, estas creencias llevarían el título de idealismo objetivo.

Por su parte, junto con sus raíces griegas, muchos estudiosos también afirman que el idealismo estaba presente en la India antigua. Especialmente, en doctrinas como el budismo y en otras escuelas de pensamiento oriental que hicieron uso de los textos Vedas.

Sin embargo, el idealismo quedaría olvidado por un tiempo y no volvería a cobrar protagonismo hasta 1700, gracias a filósofos como Kant y Descartes, quienes lo adoptarían y desarrollarían en profundidad. También es en este momento cuando el idealismo se subdivide en sus reconocidas ramas.



Idealismo platónico

Como ya dijimos, el origen del idealismo reside en Platón, quien defendió que las ideas son el fundamento real de todo lo que existe. Además de que preceden al mundo sensible y existen con independencia de este.

Al momento de explicar el ser de las cosas, Platón plantea que existen dos mundos: uno sensible (mundo físico) y otro inteligible (el de las ideas). El primero está conformado por todo aquello que podemos experimentar a través de los sentidos. Se caracteriza por la multiplicidad, ser pura apariencia y estar en constante cambio. Por lo tanto, es falso y engañoso.

En cambio, el mundo de las ideas es verdadero, incorruptible e inmutable. Allí habitan las ideas universales y necesarias, esencias de todo lo que existe. De esta forma, los objetos y los cuerpos del mundo físico son un mero reflejo imperfecto de este mundo.

Platón es el padre del idealismo.
Platón es considerado el padre del idealismo, aunque el término se acuñó mucho después.

Idealismo objetivo

En el idealismo objetivo están todas las variantes que consideran que las ideas existen independientemente de la materia y de los individuos. Asimismo, se defiende que solo podemos acceder a ellas mediante la experiencia. Algunos representantes de esta corriente son Leibniz, Hegel, Bernard Bolzano y Dilthey.

Idealismo subjetivo

A diferencia del objetivo, el idealismo subjetivo defiende que las ideas solo tienen existencia en la consciencia o espíritu de los individuos. Es decir, dependen de la mente del sujeto. En este sentido, las ideas de cada uno estarán forjadas por su experiencia personal.

Esta forma de idealismo tiene, a su vez, dos variantes. Una que afirma que no hay nada fuera de la mente, de manera que el mundo exterior lo hacemos nosotros; y la otra que defiende que nuestros sentidos y conocimientos nos dan una información distorsionada del mundo exterior.

Algunos representantes de esta variante son Descartes, George Berkeley, Kant, Fichte y Ernst Cassirer.

Idealismo trascendental

Este tipo fue desarrollado por Immanuel Kant, quien defendió que en todo acto de conocimiento existen dos elementos: el objeto de conocimiento y el sujeto (la persona que busca conocer). En este caso, es el sujeto quien pone las condiciones para que se produzca el conocimiento.

Por su parte, dentro de la teoría de Kant también son importantes las nociones de fenómeno y noúmeno. El fenómeno es aquello que conocemos del objeto por medio de la experiencia y los procesos cognoscitivos anteriores. Por su parte, el noúmeno es aquello que desconocemos del objeto, representando el límite del conocimiento y al que solo se llega por intelecto.

Idealismo absoluto

Se trata de una corriente atribuida al filósofo Georg Wilhelm Friedrich Hegel. Este pensador defendía que, para que el sujeto pueda acceder al conocimiento del mundo, debe haber una identidad absoluta entre el pensamiento y el ser.

Para que se dé esta identidad el sujeto necesita herramientas de pensamiento que le permitan desarrollar la consciencia, para así alcanzar el verdadero conocimiento del mundo.

Algunos representantes del idealismo

Existen muchos filósofos de renombre que defendieron una perspectiva idealista. Entro ellos se encuentran los siguientes.

Platón (427-347 a. C.)

Fue discípulo de Sócrates y maestro de Aristóteles. Fundó la Academia de Atenas y casi toda su obra está escrita en forma de diálogos.

Este gran pensador afirmaba que el mundo sensible, el que percibimos, es solo una sombra o reflejo del mundo real, el topos uranus (lugar más allá de los cielos), donde habitan las ideas universales y de donde proviene el alma humana.

René Descartes (1596-1650)

Filósofo francés considerado padre de la filosofía moderna, del racionalismo y uno de los precursores de la revolución científica. Este pensador dividió las ideas en tres categorías: las que surgen de la experiencia sensible del aprendizaje o la socialización, las ideas artificiales o imaginativas y las ideas naturales o innatas que provienen de una fuerza o inteligencia superior.

De la misma forma, la intuición fue bastante relevante en su idealismo, ya que esta es una percepción directa de las ideas que no admite error ni duda.

Gottfried Wilhelm Leibniz (1646- 1716)

Acuñó el término idealismo por primera vez, refiriéndose a la filosofía platónica. Resolvió el problema de las ideas innatas argumentando que estas provenían de la verdadera esencia de los objetos, a la que llamó mónada.

Immanuel Kant (1724-1804)

Creador del idealismo trascendental, argumentó que todo el conocimiento proviene de la combinación de un sujeto y un objeto a experimentar. Además, en su obra titulada Crítica de la razón pura, propuso la existencia de un conocimiento previo a la experiencia y la capacidad para pensar objetos más allá de la experiencia sensible.

Georg Wilhelm Friedrich Hegel (1770-1831)

Hegel también es considerado uno de los filósofos idealistas más importantes. Fue el padre del idealismo absoluto, en el que se trascienden los dualismos.

Ejemplos de idealismo en la sociedad

El idealismo ha permeado en diversas esferas de la sociedad. Entre los casos más notorios encontramos los siguientes:

  • Las religiones: aquellas en las que se defiende la existencia de dioses y seres divinos que han creado a los humanos a su imagen y semejanza. En este caso, las deidades y sus palabras son consideradas ideas verdaderas e inmutables.
  • División cuerpo-alma: la afirmación de que el cuerpo y el alma están separados, y que el alma trasciende al cuerpo, es también una manifestación idealista muy popular presente en creencias que hablan de inmortalidad o reencarnación.
  • Derechos humanos: la idea de que todos los humanos somos iguales y tenemos los mismos derechos es de larga data y reposa en la creencia de que existe una esencia o idea de hombre.
  • Astrología: la creencia de que determinados grupos de estrellas y planetas rigen nuestro destino.
Idealismo en las religiones.
Las religiones tienen muchas ideas idealistas, adaptadas a sus propios esquemas de creencias.


Principales debates en torno al idealismo

Las posturas en contra del idealismo han criticado su apuesta por un mundo inmaterial más elevado, presente en religiones como el cristianismo, que prometen una vida ultraterrena más importante que la perceptible. Además, critican que el idealismo reste importancia al mundo perceptible y permita la relativización de muchos argumentos y debates.

Dentro de la filosofía, encontramos dos grandes corrientes antagónicas respecto al ser y al conocimiento. El idealismo, que defiende que el espíritu prevalece sobre la materia, y el materialismo, que afirma que la materia existe independientemente del espíritu o la idea. ¿Con cuál te sientes más identificado?

Te podría interesar...
Las 12 corrientes filosóficas más importantes
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Las 12 corrientes filosóficas más importantes

A lo largo de la historia han surgido muchas corrientes filosóficas que han influido en el pensamiento occidental. Entra y conoce algunas.