La melisa: una planta con muchos beneficios para la salud

Martín Perez·
20 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la dietista Renata Sylwia Kosierb Fernández al
10 Diciembre, 2018
La melisa es una planta que se considera medicinal por sus supuestos beneficios para la salud. Se cree que ayuda a calmar el estrés y a conciliar el sueño.

La melisa es una planta que se ha utilizado durante siglos en la medicina popular por sus propiedades digestivas, carminativas, antiespasmódicas, sedantes, analgésicas, tónicas y diuréticas, así como para tratar de mejorar los trastornos gastrointestinales.

En este artículo revisaremos las distintas propiedades y beneficios que se le atribuyen a esta planta. También descubrirás cuál es la mejor manera de consumir esta planta medicinal. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es la melisa?

Melisa

El uso de hierbas medicinales y medicinas a base de plantas es una tradición antigua, pero hoy en día el uso de productos naturales para tratar diversas dolencias y enfermedades está creciendo. Recuerda que, ante la sospecha de cualquier enfermedad, es necesario acudir al médico y seguir las recomendaciones que indique.

Dicho esto, la melisa, también llamada bálsamo de limón, es una planta aromática que pertenece a la familia de las labiadas. Puede alcanzar hasta un metro de alto y sus flores son pequeñas y blancas.

Su aroma es penetrante y recuerda al olor de la menta o naranja. Esto se debe a que es un cítrico y tiene características refrescantes, al igual que su sabor.

La melisa tiene propiedades analgésicas y relajantes, por eso ha sido utilizada desde la Antigüedad en infusiones para el tratamiento de trastornos nerviosos, digestivos o del sueño.

Ver también: Infusión de melisa, pasiflora y naranja para aliviar los nervios del estómago

¿Cuáles son sus principios activos?

La melisa contiene ácido ursólico y sus brotes tienen ácido citronélico. Asimismo, esta planta contiene aceites esenciales como el geraniol, timol, citronelol y el limoneno, que son los que la dotan de esos aromas particulares.

En su composición también se encuentran flavonoides (camferol, taninos, quercitina, luteolina y catequinas). Además, contiene beta-sitosterol y polifenoles como el oleonólico, el ácido cafeico, el clorogénico y ácidos como el succínico.

¿Cuáles son los beneficios que ofrece la melisa?

La melisa es una planta medicinal cuyo consumo trae variados beneficios a la salud del ser humano. Entre estos encontramos:

Calma los nervios

La melisa calma los nervios

Se cree que esta planta tiene efectos positivos sobre la ansiedad o el estrés. Estos males atacan a cada vez más personas en la vida cotidiana.

  • Lo ideal es que se preparen infusiones de melisa junto con otras hierbas como la manzanilla. Juntas actúan como tranquilizantes que relajan los músculos y la mente.

Alivia el dolor muscular

La melisa es antiespasmódica. Puede utilizarse como un tónico muscular, pues alivia las molestias producto de un mal entrenamiento.

  • Para emplearlo de esta manera se recomienda hacer un té con la planta y aplicar el agua durante el baño.

Ayuda a conciliar el sueño

Entre las propiedades de la melisa, se encuentra la acción sedante. Por ello, puede ser ideal para aquellos que sufren de insomnio.

  • Si se acompaña con otras hierbas relajantes como la manzanilla, la tila o la pasiflora, se aumenta su efectividad.

Baja la temperatura corporal

La melisa promueve la sudoración. Por ello, se recomienda beber sus infusiones cuando se tiene gripe, resfriados o fiebre. El sudor cumplirá una función muy efectiva, ayudará a aliviar los síntomas y a disminuir la temperatura del cuerpo.

Ayuda a una mejor digestión

En caso de una mala digestión, entre tantas formas para facilitarla que existen, se recomienda tomar melisa. Se puede combinar con menta, jengibre o canela.

Gracias a sus propiedades, es posible aliviar síntomas como el mareo, las náuseas y la incómoda sensación de pesadez.

Te recomendamos leer: Cómo aliviar el empacho estomacal con 5 remedios caseros

¿Cómo consumir melisa?

Infusión de melisa.

Infusiones

Es la manera más común y sencilla de preparar la melisa.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de melisa (5 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Añade una cucharadita de melisa en una taza de agua caliente y deja reposar 10 minutos antes de colar y consumirla.

Agua de melisa

Puede utilizarse como tónico natural para aliviar los dolores menstruales, musculares o las migrañas.

  • También se utiliza como cicatrizante de heridas pequeñas con picaduras de insectos, llagas e infecciones de herpes. Para eso se deben aplicar compresas de la planta recién cortadas sobre el área afectada.
  • Las compresas tibias también son un remedio muy útil y tradicional para disminuir la inflamación de las glándulas mamarias.

Tinturas

La tintura consiste en la planta macerada en alcohol. Esa se aplica en gotas que se pueden disolver en un jugo de naranja o en agua.

Esto permite que la planta tenga un efecto más inmediato al ingresar al organismo. En especial, se consume para resolver problemas relacionados con el estómago o la digestión.

Extracto líquido

Ese extracto puede conseguirse con facilidad en los herbolarios. En este caso, puede consumirse también con agua o con zumos de fruta, así como de forma independiente. Es un método muy comodo.

¿Cuándo no consumir la melisa?

Aunque la melisa puede ser una planta milagrosa, hay ciertos casos en los que no se recomienda su uso para evitar complicaciones de salud:

  • Las personas que padecen de hipotiroidismo deben evitar el consumo de esta planta, pues en muchos casos la melisa ha provocado efectos nocivos para la tiroides.
  • Si se es alérgico a sus componentes, esta planta puede ocasionar gastroenteritis, dolor abdominal, vómitos o náuseas. La melisa es una planta con muchas propiedades, pero hay que estar atento a todos sus efectos.

Como ves, se trata de una planta provechosa que es de fácil adquisición y a la que se le atribuyen muchas propiedades. Además, resulta de gran ayuda el hecho de que puede consumirse de forma regular y mediante diversos métodos, para que elijas el que te resulte más conveniente.

  • Sorensen, J. M. (2000). Melissa officinalis. International Journal of Aromatherapy. https://doi.org/10.1016/S0962-4562(00)80004-1
  • Atanassova, M., Georgieva, S., & Ivancheva, K. (2011). Total Phenolic and Total Flavonoid Contents , Antioxidant Capacity and Biological Contaminants in Medicinal Herbs. Journal of the University of Chemical Technology and Metallurgy,.
  • Shakeri, A., Sahebkar, A., & Javadi, B. (2016). Melissa officinalis L. – A review of its traditional uses, phytochemistry and pharmacology. Journal of Ethnopharmacology. https://doi.org/10.1016/j.jep.2016.05.010
  • Scholey, A., Gibbs, A., Neale, C., Perry, N., Ossoukhova, A., Bilog, V., Kras, M., Scholz, C., Sass, M., & Buchwald-Werner, S. (2014). Anti-stress effects of lemon balm-containing foods. Nutrients, 6(11), 4805–4821. https://doi.org/10.3390/nu6114805
  • Aubert, P., Guinobert, I., Blondeau, C., Bardot, V., Ripoche, I., Chalard, P., & Neunlist, M. (2019). Basal and Spasmolytic Effects of a Hydroethanolic Leaf Extract of Melissa officinalis L. on Intestinal Motility: An Ex Vivo Study. Journal of medicinal food, 22(7), 653–662. https://doi.org/10.1089/jmf.2018.0154