Aprende cómo lavar los tapetes o alfombras del baño: de tela y de plástico

Descubre cómo lavar los tapetes del baño, sin importar si son de tela o de plástico. Así, mantendrás a raya los microorganismos y el mal olor.
Aprende cómo lavar los tapetes o alfombras del baño: de tela y de plástico

Última actualización: 12 enero, 2023

Hoy queremos compartirte unos sencillos trucos con los que aprenderás cómo lavar los tapetes o alfombras del baño, tanto los de tela como los de plástico. El uso de este tipo de protecciones es común y útil, ya que nos ayudan a pisar el suelo húmedo con estabilidad, evitando accidentes.

No obstante, representan un desafío a la hora de la limpieza por la misma razón: la humedad. Esta hace que aparezca moho, mal olor y que proliferen bacterias. Es por ello que estos utensilios deben lavarse a menudo y de una forma adecuada. ¡Te enseñamos cómo hacerlo!

¿Cómo limpiar la alfombra de plástico del baño?

Las alfombrillas de plástico o de goma que son antideslizantes son muy útiles; suelen colocarse dentro de la ducha o afuera, según la preferencia de cada persona. Estos tapetes tiene unas chupas en el revés, que se adhieren al suelo, evitando que nos deslicemos.

Pese a la excelente función que cumplen, suelen ser desechadas rápidamente de los hogares. El constante contacto con el agua, el sudor, el jabón y la humedad hace que aparezcan manchas de moho negro, que se pongan opacas y que empiecen a oler de forma desagradable.

Es así que muchos deciden tirarla y no tratar de limpiarla.

Sin embargo, esto será cosa del pasado para ti, porque te tenemos un truco infalible para lavar estos tapetes del baño. Te encantará el resultado. Recuerda repetir el truco de tu elección cada semana, así mantendrás limpia tu alfombrilla.

Para lavar los tapetes del baño de plástico te tenemos tres diferentes trucos.
Para lavar los tapetes del baño de plástico te tenemos tres diferentes trucos.


Truco 1: agua y jabón neutro

  1. Colócate los guantes de plástico para manipular los productos de limpieza.
  2. Elige un recipiente o una palangana en donde quepa tu tapete. También lo puedes hacer en la bañera, con el tapón puesto.
  3. Mezcla agua con jabón neutro e introduce el tapete. Debe quedar bien tapado con el líquido.
  4. Deja reposar la alfombra por unos minutos.
  5. Mientras, alista un cepillo grande y uno de dientes que ya no uses.
  6. Al cabo de 10 minutos, toma el cepillo grande para limpiar todo el tapete, haciendo énfasis en las zonas opacas, que es donde se ha adherido el jabón y la grasa.
  7. Luego, pasa ese mismo cepillo por el lado en el que tiene las ventosas.
  8. Cuando veas que este ha hecho su trabajo, cambia por el pequeño y enfócate en cada ventosa, sacando todo el moho negro.
  9. Aclara con abundante agua para que nada de lo que has retirado se vuelva a pegar a tu tapete.
  10. Deja secar muy bien tu alfombrilla antes de volver a colocarla. También es ideal que el suelo del baño esté limpio y seco.

Truco 2: lejía o vinagre blanco

  • Además de los guantes de goma, deberás colocarte unas gafas protectoras para tus ojos y un tapabocas.
  • Usa una palangana o la ducha para hacer la mezcla con la que vas a limpiar tu tapete de baño.
  • Mezcla agua limpia y un poco de lejía. Aproximadamente, es una cucharadita por cada 4 litros de agua.
  • Si no eres amiga de la lejía, el cloro o el amoníaco, podrás usar vinagre blanco. En este caso, el vinagre irá a partes iguales con el agua.
  • Pon a remojar en esta mezcla tu alfombra por 15 minutos o más tiempo si la mugre es desafiante.
  • En este caso, notarás cómo el moho y la suciedad se desprende sola, pero también puedes apoyarte en un cepillo para agilizar el proceso.
  • Después, aclara con abundante agua y deja secar muy bien tu tapete antes de recolocarlo en su lugar.

Truco 3: bicarbonato

  • Recuerda usar tus guantes de goma para proteger tus manos. También tapabocas y gafas.
  • En un recipiente, mezcla agua con bicarbonato para crear una pasta: 3 cucharadas de bicarbonato por 1 de agua.
  • Toma un poco de la pasta y colócala sobre las partes manchadas y frota muy bien. Puedes hacerlo con un cepillo.
  • Aclara con agua y repite donde sea necesario.
  • Si notas que las manchas están muy difíciles, con mucho cuidado vas a poner la pasta que hiciste y agregar un chorrito de vinagre blanco. Deja que la reacción actúe y luego cepilla y aclara con agua.


Trucos para lavar tapetes del baño de tela

Los tapetes de baño de tela son más fáciles de lavar, pero hay que hacerlo con mayor frecuencia.
Los tapetes de baño de tela son más fáciles de lavar, pero hay que hacerlo con mayor frecuencia.

Hay quienes prefieren usar tapetes de baño de tela o de diferentes textiles, cuya función es proveer confort. La idea es pisar una superficie cálida, seca y suave después de tomarse un merecido baño.

Sin embargo, estas alfombras no son ajenas a los estragos de la humedad y también atraen suciedad, siendo foco de proliferación de bacterias. Eso sí, lavar este tipo de tapetes de baño es mucho más sencillo.

A continuación, te contamos cómo hacerlo:

  • Lava tu alfombra de baño de tela cada 2 o 3 días.
  • Prepara la lavadora con agua caliente y el jabón habitual que usas para la ropa.
  • Agrega un poco de quitamanchas.
  • Coloca el ciclo de lavado, dependiendo de las instrucciones que traiga la etiqueta de tu alfombrilla.
  • Pon tu alfombrilla a secar al natural, ya que la secadora podría estropearla.
  • ¡Listo, lleva tu tapete a su lugar en el baño!
  • Entre usos, si ha quedado húmeda, saca tu tapete para que se seque.

¿Ya sabes qué truco es el ideal para ti? Es hora de ponerlo en práctica y mantener las alfombras impecables.

Te podría interesar...
13 trucos infalibles para mantener tu baño limpio y ordenado
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
13 trucos infalibles para mantener tu baño limpio y ordenado

¿No sabes como mantener tu baño limpio y ordenado? ¡Deja de complicarte! Sigue estos 13 trucos para hacer tu vida más sencilla.


Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.