Lengua agrietada o fisurada: causas y tratamiento

La lengua fisurada o agrietada provoca un aspecto particular en este órgano de la boca. Descubre las causas del trastorno y qué puedes hacer si lo tienes.
Lengua agrietada o fisurada: causas y tratamiento
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa.

Última actualización: 13 enero, 2023

La lengua agrietada o fisurada es una anomalía benigna que se produce en la superficie lingual. Si bien, a simple vista, puede ocasionar un aspecto poco estético, en realidad no afecta demasiado la vida de las personas.

La lengua normal posee un aspecto plano en casi toda su longitud. Una lengua fisurada o agrietada posee un surco profundo en el medio y, además, puede presentar pequeñas fisuras en la superficie. Esto le da un aspecto como arrugado.

Esta alteración no reviste gravedad por sí misma, suele ser indolora y no es contagiosa. Según la Academia Americana de Medicina Oral, la lengua fisurada o agrietada se presenta en el 5 % de la población estadounidense. Suele producirse con mayor frecuencia en personas de sexo masculino y en pacientes jóvenes.

Como te contaremos, su origen suele asociarse a causas hereditarias y los síntomas son más evidentes cuando aumenta la edad. De todos modos, en algunos casos puede asociarse a algunas enfermedades, por lo que es conveniente buscar un diagnóstico certero.

En este artículo te contamos las características de la lengua fisurada o agrietada, sus causas y cómo se trata. Sigue leyendo y entérate todo sobre este trastorno bucal.

¿Qué es la lengua fisurada o agrietada?

La lengua fisurada o agrietada es una alteración benigna en la anatomía normal del órgano lingual. También recibe el nombre de lengua escrotal, por la similitud con el aspecto del escroto.

Como el nombre lo indica, la superficie de la lengua presenta múltiples fisuras o grietas. Las mismas pueden aparecer en el dorso lingual o también extenderse hacia los lados.

En general, suele observarse una fisura media en el centro de la lengua y varias grietas en el resto de la superficie. El tamaño y la profundidad de estas rajaduras varían según cada caso, aunque suelen oscilar entre los 2 y los 6 milímetros. Los surcos pueden estar conectados entre sí, haciendo que la lengua parezca compuesta de lóbulos separados.

Es habitual que este trastorno no provoque dolor ni molestias. De todos modos, algunas personas que lo tienen suelen presentar inflamación lingual, mal aliento y mayor sensibilidad a ciertas sustancias y sabores.

Los signos de lengua fisurada pueden presentarse desde la niñez. Aunque son más evidentes y notorios a medida que la persona envejece.

Los hombres son un poco más propensos a tener la lengua fisurada o agrietada con respecto a las mujeres. Los adultos mayores que, a su vez, tienen boca seca, tienden a tener síntomas más evidentes.

Es importante no confundir esta anomalía con la glositis migratoria o lengua geográfica. Este trastorno se caracteriza por provocar zonas depapiladas en la superficie lingual. Las mismas se ven como manchas redondeadas de color rojo y bordes blanquecinos, que van cambiando de localización con el tiempo. Si bien es importante diferenciar estos trastornos, debes saber que existen casos de personas que presentan ambas anomalías en su lengua.



Síntomas de la lengua agrietada o fisurada

La principal característica de la lengua agrietada o fisurada es el aspecto arrugado que presenta el órgano lingual. Una rajadura en el centro de la lengua y varios surcos irregulares en el resto de su superficie alteran la apariencia plana que tendría.

Es habitual que las grietas sean asintomáticas, es decir, que no provoquen dolor ni molestias en el paciente. De todos modos, hay ocasiones en las que se genera alguna de las siguientes manifestaciones:

  • Dolor.
  • Mal aliento o halitosis.
  • Hinchazón o inflamación lingual.
  • Molestias o ardor ante ciertos estímulos y sustancias.
  • Si no hay una adecuada higiene bucal, se puede desarrollar una candidiasis.
Candidiasis en la lengua.
La candidiasis aparecerá ante una mala higiene bucal y no específicamente por las fisuras.

Complicaciones

Más allá de la posibilidad de que aparezcan algunos de los síntomas que te contamos, los pacientes con lengua fisurada o agrietada pueden experimentar inconvenientes. La complicación más habitual es el desarrollo de una infección causada por el hongo Candida albicans (candidiasis oral).

Esta infección puede surgir por diversas situaciones, sin embargo, la más habitual es una inadecuada higiene bucodental. El acúmulo de bacterias en el interior de las fisuras linguales afecta el equilibrio de la flora normal de la boca y favorece la proliferación de los hongos.

La candidiasis en la lengua provoca lesiones blancas o rojas, dolor, ardor e inflamación. Si no se la trata de manera oportuna, afecta las funciones habituales de la boca, como comer, tragar y hablar.

Para evitar la aparición y la agravación de esta micosis es fundamental que los pacientes con grietas en la lengua mantengan una higiene oral exhaustiva. Es clave que se preste especial atención a la limpieza de este órgano.

Con ello, se retiran los restos de las comidas y las bacterias que se acumulan en las fisuras y se previenen las infecciones. Además, al eliminar los detritus linguales, también se evita la aparición de mal aliento.

Causas más comunes de la lengua agrietada o fisurada

Aún no se ha identificado una causa precisa que ocasione la lengua fisurada o agrietada. Por un lado, podría deberse a factores genéticos o hereditarios, o bien estar asociada a alguna afección subyacente diferente.

La lengua agrietada puede ser congénita y aparecer desde el momento del nacimiento o desarrollarse a lo largo de la vida de la persona. Como ya te contamos, los síntomas tienden a acrecentarse con la edad.

El factor hereditario y el genético son de los que más relevancia tienen a la hora de explicar la aparición del trastorno. Muchas veces, varios miembros de la misma familia presentan estas lenguas particulares.

Además, esta condición suele ser un síntoma más de otras condiciones, como el síndrome de Down o el síndrome de Melkersson-Rosenthal. También existen casos en los que la aparición de esta afección está asociada a otras condiciones de salud:

  • Psoriasis.
  • Diabetes mellitus.
  • Deficiencia de vitamina B.
  • Bruxismo, estrés y ansiedad.
  • Reacciones alérgicas a algunos alimentos o medicamentos.
  • Alcohol y tabaco: estas sustancias provocan sequedad bucal, lo que favorece la aparición de grietas en la lengua.


Tratamientos para la lengua escrotal

La lengua fisurada o agrietada no requiere de un tratamiento específico que la revierta. De todos modos, serán necesarios algunos cuidados y prácticas que ayuden a mantener este órgano sano, funcional y evitar las complicaciones asociadas.

Para esto es importante visitar con frecuencia al odontólogo. En vistas a obtener un diagnóstico certero, hay que descartar otras lesiones y comprender cómo cuidar la lengua escrotal.

Acudir a revisiones odontológicas regulares cada seis meses permite al profesional evaluar el estado de la lengua y descartar la presencia de otras patologías. En el caso de que se desarrollen micosis u otras infecciones, el dentista podrá iniciar el abordaje correspondiente.

También es oportuno visitar al odontólogo si la lengua comienza a arder, picar o doler. Pues estos síntomas pueden ser indicativos de alguna complicación.

Por otro lado, además de los controles, hay algunas prácticas sencillas que permiten evitar las complicaciones asociadas a la lengua fisurada o agrietada. Te las contamos.

Raspador lingual.
Con un raspador lingual se pueden eliminar restos de comidas que favorezcan infecciones posteriores.

Extremar la higiene bucodental

Mantener la cavidad bucal limpia es una de las mejores estrategias para prevenir las complicaciones de la lengua escrotal. En las grietas de la lengua pueden acumularse restos de comida y bacterias que provocan mal aliento y favorecen la aparición de infecciones.

Es importante cepillarse los dientes con pastas dentales con flúor y utilizar hilo dental para eliminar la placa bacteriana de la boca. Además, se debe prestar especial atención a la limpieza de la lengua.

Para esto, lo más recomendable es utilizar un raspador o limpiador lingual. Se trata de un instrumento diseñado de manera especial para higienizar de manera exhaustiva la superficie irregular de la lengua.

La limpieza consiste en pasar el instrumento de atrás hacia adelante, varias veces, sobre toda la superficie lingual. Esto permite barrer los residuos y las bacterias que quedan atrapadas en sus irregularidades.

No contar con un raspador de lenguas no es motivo para no higienizar este órgano de la boca. Apartar un cepillo de dientes para hacer esta tarea o utilizar la parte posterior del cabezal del mismo son algunas alternativas.

La higiene lingual ha de hacerse al menos una vez al día. De todos modos, en pacientes con la lengua agrietada, aumentar la frecuencia puede traer mayores beneficios.

Complementar la limpieza con enjuagues orales es una manera de remover los residuos que no se pueden alcanzar con el raspador. A la vez, con estos productos se logra una sensación de aliento fresco y limpio.

Reducir el consumo de alimentos irritantes

El ardor o el picor en la lengua al contacto con ciertas sustancias es otra de las complicaciones que pueden aparecer en las personas con fisuras o grietas linguales. Evitar las comidas muy ácidas, saladas, amargas y picantes es una estrategia para prevenir la irritación.

Evitar el tabaco y el alcohol

Fumar y beber alcohol aumenta el riesgo de que la cavidad bucal se reseque y se acumulen más residuos y bacterias en la boca. Con esto, es más probable que aparezcan las infecciones bucales asociadas a la lengua agrietada y que, además, el órgano sienta sensibilidad y dolor por la falta de humedad.

Evitar estos hábitos nocivos no solo mejora las condiciones de la lengua. También disminuye el riesgo de sufrir padecimientos graves en todo el cuerpo.

Prestar la atención suficiente

La lengua fisurada, agrietada o escrotal es un trastorno benigno que, en general, no requiere tratamiento. Sin embargo, es importante prestarle atención, manteniendo una adecuada higiene y cuidado oral para evitar complicaciones.

Un cepillado lingual apropiado y frecuente, una nutrición adecuada y la ausencia de hábitos perjudiciales ayudan a prevenir infecciones, molestias e incomodidad. Las visitas al dentista dos veces al año completan el cuidado para que la lengua fisurada o agrietada no sea un problema para quien la padece.

Te podría interesar...
6 cosas que tu lengua intenta decirte sobre tu salud
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
6 cosas que tu lengua intenta decirte sobre tu salud

El estado de la lengua puede ser determinante para sospechar sobre algunos problemas de salud. ¿Qué te está intentando decir? ¡Descúbrelo!



  • Bhat, Z., Hamid, R., Wani, B., & Chalkoo, A. (2018). Fissured tongue: A cross-sectional study. Int J Appl Dent Sci4, 133-5.
  • Proaño Añazco, V. S. (2020). Patologías de mucosa oral en niños de 4 a 12 años (Bachelor's thesis, Quito: UCE).
  • Vallejo Castro, D. N. (2020). Alteraciones bucales en pacientes con Síndrome de Down (Bachelor's thesis).
  • Rodriguez-Archilla, A., & El-Ouastani, S. (2021). Possible association between benign migratory glossitis and fissured tongue with psoriasis: A meta-analysis. Dentistry and Medical Research9(1), 9.
  • Sakr, M. F. (2022). Tongue Fissures. In Tongue Lesions (pp. 241-248). Springer, Cham.
  • Pei, Y., Beaman, G. M., Mansfield, D., Clayton-Smith, J., Stewart, M., & Newman, W. G. (2019). Clinical and genetic heterogeneity in Melkersson-Rosenthal Syndrome. European journal of medical genetics62(6), 103536.
  • González Álvarez, L. (2021). Estudio de la expresión de las enfermedades sistémicas sobre la lengua: análisis de los factores demográficos y patogénicos.
  • Arcos Salinas, K. M. (2022). Salud oral del paciente con síndrome de down (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • Quiroz, M. S. B., Hernández, M. A. L., Rodríguez, S. P., Vaca, M. T., & Villavicencio, A. Z. Médico Cirujano.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.