Pirámide NAOS: estrategias para prevenir la obesidad juvenil

Se ha puesto en marcha un programa educativo con el objetivo de prevenir el desarrollo de la obesidad juvenil: la pirámide NAOS. Te contamos los puntos clave.
Pirámide NAOS: estrategias para prevenir la obesidad juvenil
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 22 junio, 2022

La obesidad juvenil es un problema de salud mundial que debe resolverse. Para ello se han creado estrategias, como la pirámide NAOS, incluida dentro de un plan completo que tiene como objetivo mejorar el funcionamiento del cuerpo humano de los más jóvenes.

Se pretende hacer especial hincapié en la necesidad de alimentarse correctamente.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la pirámide NAOS trae una serie recomendaciones generales en cuanto a nutrición. Esto no siempre es lo más adecuado. En muchos casos habrá que individualizar y adaptar según los requerimientos particulares. Por ejemplo, los adolescentes que practiquen actividad física de manera regular puede que necesiten un aporte proteico más elevado.

Puntos clave de la pirámide NAOS

En la base de la pirámide NAOS se sitúan los buenos hábitos de vida. Será determinante mantenerse activo desde el punto de vista físico para lograr la eficiencia en la fisiología del medio interno.

También de este modo se gastará más energía al cabo de cada jornada, lo que contribuirá a evitar la acumulación de tejido adiposo. Dormir 8 horas de manera diaria será clave a la hora de marcar la diferencia en cuanto a salud.

Dentro de los apartados específicos de la nutrición, la pirámide NAOS apuesta por el consumo regular de alimentos de origen vegetal. Estos productos han demostrado ser muy positivos para la salud por su contenido en antioxidantes y en micronutrientes esenciales, como las vitaminas. Son elementos que pueden ayudar a prevenir el desarrollo de patologías crónicas y complejas.

En líneas generales, el plan NAOS siempre prioriza la presencia de los alimentos frescos. Los ultraprocesados industriales cuentan en su interior con azúcares simples, grasas trans y aditivos. Estos elementos incrementan los niveles de inflamación en el medio interno, lo que ocasiona que muchos órganos se vean resentidos. De acuerdo con un estudio publicado en BMJ, podrían incrementar el riesgo de sufrir diabetes con el paso de los años.

Por otra parte, se apuesta también por la ingesta de carbohidratos de buena calidad, de tipo complejo. Se prioriza el consumo de alimentos como la pasta, el arroz, los tubérculos y las legumbres. También de cereales.

En cuanto este punto existe cierta controversia en la comunidad científica. No todas las personas precisan de azúcares complejos en grandes cantidades. Sí para quienes realizan ejercicio con frecuencia, pero en los casos de los jóvenes más sedentarios, sería bueno reducir el aporte.

Arroz para los niños en la pirámide NAOS.
El arroz aporta carbohidratos complejos. En los niños que hacen actividad física, como lo propone la pirámide NAOS, son un gran aporte energético.


Desventajas de la pirámide NAOS

Por desgracia, no es oro todo lo que brilla. La pirámide NAOS cuenta también con algunas recomendaciones que no están avaladas por la evidencia científica más reciente.

Por ejemplo, se le da poca importancia a la presencia de las proteínas de alto valor biológico en la pauta. Estas proceden de los alimentos de origen animal. Cuentan con todos los aminoácidos esenciales y con una buena puntuación en cuanto a digestibilidad.

Las proteínas son macronutrientes fundamentales para que los músculos se mantengan activos con el paso de los años. Conseguir una ingesta adecuada ayudará a prevenir problemas futuros, como la sarcopenia. Así lo evidencia una investigación publicada en la revista BioMed Research International.

Tampoco le da mucha importancia la pirámide NAOS a los lácteos fermentados. Estos se relacionan con un mejor estado de salud por su concentración en probióticos.

Dichas bacterias pueden colonizar el tubo digestivo de manera selectiva, consiguiendo reducir la incidencia de muchas patologías de carácter inflamatorio. Serán determinantes para evitar estreñimientos, diarreas y para mejorar la absorción de ciertos nutrientes.

De todos modos, el hecho de restringir los ultraprocesados en la dieta ayudará a evitar alteraciones negativas en la microbiota intestinal. Las grasas trans y los aditivos podrían reducir la densidad y la diversidad de los microorganismos que habitan en el tubo.

Obesidad infantil tratada con pirámide NAOS.
La pirámide NAOS fomenta una dieta saludable y la práctica de ejercicio físico para prevenir la obesidad infantil.

Lee más sobre la Globesidad


La combinación de estrategias es la mejor opción

La pirámide NAOS está enfocada a ofrecer una serie de recomendaciones generales sobre salud con el objetivo de prevenir la obesidad juvenil. Ahora bien, esto no quiere decir que sirva para todo el mundo, ya que en muchos casos conviene individualizar. Lo mejor será acudir a un profesional de la nutrición en caso de dudas para obtener un plan a medida.

Para terminar, hay que hacer especial hincapié en la necesidad de promocionar buenos hábitos en conjunto. No basta solo con centrarse en la dieta. Será fundamental practicar actividad física de manera regular para conseguir consolidar un óptimo estado de salud.

Te podría interesar...
¿Cuáles son las causas más comunes de obesidad infantil?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cuáles son las causas más comunes de obesidad infantil?

El sobrepeso en la infancia es un problema de salud pública de alcance mundial. Presentamos algunas de las causas más comunes de obesidad infantil.



  • Aune, D., Giovannucci, E., Boffetta, P., Fadnes, L. T., Keum, N., Norat, T., Greenwood, D. C., Riboli, E., Vatten, L. J., & Tonstad, S. (2017). Fruit and vegetable intake and the risk of cardiovascular disease, total cancer and all-cause mortality-a systematic review and dose-response meta-analysis of prospective studies. International journal of epidemiology46(3), 1029–1056. https://doi.org/10.1093/ije/dyw319
  • de Souza, R. J., Mente, A., Maroleanu, A., Cozma, A. I., Ha, V., Kishibe, T., Uleryk, E., Budylowski, P., Schünemann, H., Beyene, J., & Anand, S. S. (2015). Intake of saturated and trans unsaturated fatty acids and risk of all cause mortality, cardiovascular disease, and type 2 diabetes: systematic review and meta-analysis of observational studies. BMJ (Clinical research ed.)351, h3978. https://doi.org/10.1136/bmj.h3978
  • Martone, A. M., Marzetti, E., Calvani, R., Picca, A., Tosato, M., Santoro, L., Di Giorgio, A., Nesci, A., Sisto, A., Santoliquido, A., & Landi, F. (2017). Exercise and Protein Intake: A Synergistic Approach against Sarcopenia. BioMed research international2017, 2672435. https://doi.org/10.1155/2017/2672435