Increíble receta de puerros gratinados

Si todavía no has usado los puerros como protagonistas únicos de un plato, quizás cambies de idea con esta receta de puerros gratinados. Prepárate para cocinarlos a menudo, pues seguro se convierten en uno de tus favoritos.
Increíble receta de puerros gratinados
Anna Vilarrasa

Escrito y verificado por la nutricionista Anna Vilarrasa el 23 mayo, 2021.

Última actualización: 23 mayo, 2021

El puerro es un buen sustituto de las cebollas, pues tiene un uso en la cocina muy parecido, pero con un sabor más suave. Por eso puede ser el protagonista absoluto de un plato delicioso como son los puerros gratinados con queso.

Esta receta tiene muchos puntos fuertes que la convierten en una candidata ideal para preparar a menudo. Ingredientes accesibles, sanos y con un sabor final muy rico. ¡Seguro que te enamora!

Los puerros: el pariente dulce de las cebollas

El puerro es una hortaliza originaria de Europa y Asia Occidental, conocida también con el nombre de ajoporro. Pertenece a la misma familia que los ajos, las chalotas y las cebollas, con las que comparte algunas de sus características, nutrientes y propiedades.

Su sabor es bastante más suave que estas últimas y tiene un punto dulce. Una vez cocinado adquiere una textura cremosa y es un ingrediente muy apreciado para elaborar sopas, cremas y tartas variadas.

Cuando se preparan solos y enteros pueden ser una guarnición o acompañamiento sabroso o el plato principal de cualquier comida. Hervidos o asados se sirven con vinagreta, mayonesa o bien con una salsa bechamel. Esta es la receta que te enseñamos a cocinar a continuación.

Resulta una elaboración útil, pues se prepara de forma rápida e incluso permite hacerlo con antelación y dejar la cocción para antes de comer. Así se disfruta mucho más de la combinación de sabores y la textura que aporta el queso fundido.

Puerros en un plato.
Los puerros son versátiles en la cocina y resultan una alternativa a las cebollas, por su sabor más suave.

Ingredientes necesarios para 4 raciones de puerros gratinados

  • 8 puerros grandes.
  • Sal según el gusto.
  • 3/4 de litro de leche.
  • 50 gramos de harina.
  • Queso rallado al gusto.
  • 50 gramos de mantequilla.

Cómo hacer los puerros gratinados

  1. Para empezar, retirar las partes más verdes del puerro. Estas se pueden reservar para preparar un caldo o una crema de verduras. Limpiar y secar la parte blanca, procurando retirar bien cualquier resto de tierra.
  2. A continuación, poner al fuego una cazuela ancha con agua abundante y un poco de sal. Cuando empieza a hervir, introducir los puerros y dejar cocer unos 20 minutos. El tiempo puede variar según el grosor y se pueden retirar cuando están blandos.
  3. Escurrir y secar bien con papel de cocina para extraer todo el exceso de agua. Después colocar en una fuente de horno.
  4. Mientras se cuecen los puerros preparar la salsa bechamel. Para ello, colocar una cazuela más pequeña al fuego y derretir la mantequilla. Después añadir la harina y dejar que tome un poco de color. Agregar la leche muy despacio y sin parar de remover para evitar que se pegue. Dejar cocer hasta obtener una textura espesa.
  5. Corregir de sal y reservar la salsa.
  6. Una vez están todos los elementos a punto, verter la bechamel por encima de los puerros. Añadir el queso rallado al gusto y gratinar en el horno a 250 grados centígrados hasta que el queso se derrite y toma un color dorado.

Los puerros gratinados admiten algunas variedades con las que puedes tener un plato diferente cada vez. Así, es posible envolverlos con una loncha de jamón o poner un poco de sobrasada encima.

También es posible elegir el queso que más guste, aunque los que se adaptan mejor a este tipo de platos son el emmental, el gruyere, el cheddar y la mozzarella. El brie y el camembert ofrecen un resultado más cremoso.

Beneficios de los puerros

Como todas las verduras, el puerro es un alimento muy ligero, pues gran parte de su composición es agua. Además, aporta una cantidad relevante de fibra, folatos, vitamina B6, vitamina C y A.

La presencia de minerales en esta hortaliza no es muy significativa y destacan el fósforo y el potasio. Gracias a este último es muy adecuado para personas que sufren retención de líquidos e hipertensión arterial, por su efecto diurético.

Aparte de su valor nutritivo es muy interesante subrayar la presencia de otros fitoquímicos que le otorgan propiedades beneficiosas. Uno de ellos es el flavonoide kaempferol, con una potente capacidad antioxidante y antiinflamatoria que, según indican los estudios, podría colaborar a reducir el riesgo de padecer algunas patologías.

También hay que añadir la actividad antiplaquetaria y antioxidante de los componentes sulfurados y fenólicos que pueden ser beneficiosos en la prevención de problemas cardiovasculares.

Debido a la presencia de fibra soluble, el puerro ayuda a combatir el estreñimiento. Estimula el crecimiento y la actividad de algunas bacterias del intestino. Más allá de mejorar este aspecto, sus efectos positivos se observan en la inmunidad, en la absorción de algunos minerales y en el sistema cardiovascular.

Microbiota del intestino mejora con el puerro.
El puerro estimula el crecimiento saludable de la microbiota intestinal, contribuyendo a la salud digestiva.

Cocinar puerros gratinados para disfrutar de un plato sabroso y saludable

El puerro es una hortaliza que se usa mucho en la cocina, sobre todo para preparar guisos, cremas y sofritos. Aunque también es posible presentarla como ingrediente principal.

Vale la pena introducirlo en la dieta habitual, pues le aporta muchos beneficios al organismo. Además, como se especifica en la Guía Alimentaria del Gobierno Australiano, introducir frutas y verduras es positivo para prevenir problemas cardiovasculares, sobrepeso y diabetes.

Para sacar el máximo provecho de esta receta recomendamos usar puerros frescos. Estos se encuentran en el mercado durante casi todo el año. Aunque también es posible adquirirlos en conserva, ya cocidos y a punto para usar.

Sin embargo, te recordamos que si te falta tiempo para cocinar se puede dejar casi todo el plato listo con antelación. De este modo, solo es necesario el gratinado final en el horno justo antes de servir.

Aunque la base del plato son los puerros y estos son un alimento muy ligero, tanto la salsa bechamel como el queso le aportan un poco más de consistencia. Por eso se aconseja acompañar de un segundo plato ligero que puede ser a base de carne o pescado.

Te podría interesar...
Gratinado de calabacín y queso
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Gratinado de calabacín y queso

Encuentra en este artículo varias recetas de Gratinado de calabacín y queso para compartir con tu familia. Un plato sin duda delicioso



  • Aune D, et al. Fruit and vegetable intake and risk of cardiovascular disease, total cancer and all-cause mortality - a systematic review and dose-response meta-analysis of prospective studies. International Journal of Epidemiology. Junio 2017. 46(3): 1029-1056.
  • Calderón Montaño J.M, et al. A review on dietary flavonoid kaempferol. Mini reviews in medicinal chemistry. Abril 2011. 11(4): 298- 344.
  • Davani Davari D, et al. Prebiotics: definition, types, sources, mechanisms and clinical aplications. Foods. Marzo 2019. 8(3):92.
  • National Health and Medical Research Council. Australian Dietary Guidelines. Febrero 2013. Canberra: National and Medical Research Council.
  • Vanesa Beretta H, et al. Relationships between bioactive compound content and the antiplatelet and antioxidant activities of six Allium vegetable species. Food technology and biotechnology. Junio 2017.  55(2): 266-275.