11 remedios para acelerar el alivio de la garganta irritada

La garganta irritada puede ser producto de alergias o enfermedades respiratorias. Aunque es importante determinar su causa, algunos remedios de origen natural ayudan a incrementar la sensación de alivio.
Sergio Alonso Castrillejo

Revisado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo.

Última actualización: 08 abril, 2022

La sensación de tener la garganta irritada es incómoda y puede dificultar acciones comunes como la ingesta de alimentos. Si bien suele ser un síntoma de carácter leve y esporádico, su atención inmediata es determinante para evitar complicaciones. ¿Cómo aliviarlo con remedios naturales?

Las propiedades de algunos ingredientes contribuyen a suavizar los tejidos en esta zona para disminuir el ardor y la comezón. De hecho, algunos tienen propiedades antibacterianas y antivirales que contribuyen a tratar de manera más directa sus detonantes.

¿Por qué se irrita la garganta?

En la mayoría de los casos, la garganta irritada es una manifestación de alergias o enfermedades respiratorias. Según este informe de la Clínica Mayo, la constante exposición a alérgenos o agentes patógenos detona una respuesta inmunitaria que hace percibir esa incomodidad acompañada de ardor y malestar.

Los desencadenantes más comunes incluyen:

  • Caspa de animales.
  • Polvo.
  • Alimentos, como la mantequilla de maní, productos lácteos o fresas.
  • Polen.
  • Partículas de productos químicos de limpieza.
  • Cosméticos y perfumes.
  • Vapor o humo de tabaco.
  • Pesticidas.
  • Virus y bacterias (como los que causan un resfriado común o una faringitis estreptocócica).

Remedios para calmar una garganta irritada

El tratamiento para la garganta irritada puede variar en función de su causa. Por eso, si tiene relación con alguna infección viral o bacteriana, lo mejor es consultar al médico. Ahora bien, de forma independiente del tipo de enfermedad detonante, se pueden considerar algunos remedios naturales de ayuda.

Estos complementos suavizan los tejidos y disminuyen la presencia de alérgenos y microorganismos dañinos. Además, fortalecen el sistema inmunitario y generan una mayor sensación de alivio.

Consulta al médico antes de tomarlos si estás bajo tratamiento farmacológico. Además el uso de plantas medicinales no está aconsejado durante el embarazo, la lactancia ni en los niños pequeños. Ante cualquier duda siempre es mejor preguntar al especialista.

1. Miel de abejas

Bote con miel
La miel fortalece las defensas y produce un alivio inmediato de la irritación de garganta y la tos.

Uno de los remedios naturales por excelencia para calmar la garganta irritada es, sin duda, la miel de abejas. Debido a sus propiedades hidratantes, minimiza el ardor en esta zona. Incluso actúa de manera positiva contra la tos, según afirma este estudio del BC Children’s Hospital de Vancouver (Canadá).

¿Cómo utilizarla?

  • La primera opción es consumir una cucharadita de miel cada 3 horas.
  • Otra manera de aprovecharla es agregándola en agua caliente o té.
  • También se puede combinar con un ajo machacado para potenciar su efecto.

2. Gárgaras con agua salada

Un remedio tradicional para las molestias en la garganta son las gárgaras con agua salada. Gracias a su ligero efecto antibacteriano y antiséptico, ayuda a disminuir la presencia de bacterias en la garganta. Así lo recomiendan desde el Institute for Clinical Systems Improvement.

¿Cómo utilizarlas?

  • Primero, haz una mezcla de media cucharadita de sal con un vaso de agua tibia.
  • Posteriormente, realiza gárgaras durante 2 o 3 minutos.
  • Repite el tratamiento cada 3 horas hasta experimentar una mejoría.

3. Infusión de manzanilla

Infusión y flores de manzanilla
La manzanilla contiene activos antiinflamatorios útiles para aliviar la irritación de garganta propia de gripes y resfriados.

La bebida de manzanilla es un calmante natural muy conocido. De hecho, se ha empleado desde la antigüedad como complemento medicinal. Sus propiedades astringentes y antiinflamatorias ayudan a suavizar la garganta irritada.

Además, algunas revisiones han sugerido que la inhalación de aceites esenciales de manzanilla contribuyen al alivio de los síntomas del resfriado, incluyendo el dolor de garganta, según afirma este estudio de la Case Western University. Además, esta misma bondad se puede aprovechar cuando se ingiere a modo de té.

¿Cómo utilizarla?

  • Lo primero que tienes que hacer es sumergir una cucharada de flores de manzanilla en una taza de agua caliente.
  • Cuando la bebida esté tibia, cuélala y consume el líquido.
  • Repite el tratamiento hasta sentir una mejoría. Puedes tomar la infusión 2 o 3 veces al día.

4. Raíz de regaliz

La raíz de regaliz es un remedio natural para calmar las molestias de garganta. Si bien la planta tiene otras aplicaciones, uno de sus usos populares es la reducción de la irritación y ardor. Inclusive, esta investigación del Sanjay Gandhi Post Graduate Institute of Medical Sciences muestra que es eficaz si se combina con agua para crear un remedio para hacer gárgaras.

¿Cómo utilizarla?

  • Vierte una cucharadita de raíz de regaliz en media taza de agua hirviendo.
  • Más tarde, cuando esté tibia, fíltrala con un colador.
  • Finalmente realiza gárgaras durante 2 o 3 minutos.
  • Repite el remedio hasta sentir alivio.

5. Menta

Hojas de menta en un mortero
La menta tiene propiedades efectivas contra gripes y resfriados, además de favorecer la eliminación del moco.

Tanto la infusión como el aceite de menta pueden ayudar al tratamiento de la garganta irritada. Este ingrediente concentra un compuesto activo llamado mentol, el cual ayuda a calmar la irritación en el revestimiento de la garganta. Además, diluye el moco y calma las molestias.

Según este estudio del Jilin Agricultural Science and Technology College, la menta también tiene propiedades antiinflamatorias, antivirales y antibacterias que apoyan el tratamiento de las infecciones. Es un buen complemento para los síntomas de la gripe, el resfriado y las alergias.

¿Cómo utilizarla?

  • La primera opción es agregar un puñado de hojas de menta en una taza de agua hirviendo.
  • Una vez la bebida repose, cuélala y consúmela tibia.
  • Si deseas, combina el aceite esencial de menta con un aceite portador como el aceite de oliva o coco. Esta preparación la aprovechas de manera externa, masajeando el cuello y pecho. Evita ingerir aceites esenciales.

6. Más plantas para acelerar el alivio de la garganta irritada: malvavisco

El malvavisco es una planta que contiene mucílagos entre sus principales componentes. Estos tienen la capacidad de suavizar, ablandar y desinflamar las mucosas, por lo que ejercen un efecto calmante en la garganta.

¿Cómo utilizarla?

  • Poner al fuego una taza de agua y una cucharada de raíz de malvavisco. Dejar hervir durante 2 minutos y apagar el fuego.
  • Tras reposar unos 3 minutos más, colar y tomar a temperatura tibia.

7. Propóleos

El propóleos o própolis es una resina que las abejas producen para mantener aislada y protegida la colmena. Contiene un gran número de compuestos activos y se ha usado desde la antigüedad, sobre todo por sus propiedades antisépticas.

Es antibacteriano, antiinflamatorio y antioxidante, y la forma más común de usarlo es en forma de tintura. A día de hoy también es posible encontrar pastillas y sprays especiales para suavizar y calmar muchos problemas orales que afectan la boca y la garganta.

En un estudio publicado en el International Journal of General Medicine, se aplicó una terapia adicional con propóleos en niños con faringitis no estreptocócica. Los resultados fueron una reducción en la duración de los síntomas y una menor tasa de evolución hacia problemas más graves como bronquitis o rinosinusitis.

8. Spray de salvia y equinácea

Usar un spray que combine estas dos plantas es tan eficaz para tratar el dolor de garganta como los aerosoles de venta libre. Si se desea también es posible tomar las plantas en forma de infusión.

9. Hidratación para calmar la garganta irritada

Los líquidos mantienen la garganta hidratada lo que favorece la recuperación de las mucosas y alivian el picor. Se puede probar con cualquiera de las infusiones comentadas, pero también con caldos o agua tibia con miel. Asimismo los polos de helado a temperaturas frías también pueden ayudar a mejorar el dolor.

10. Usar un humidificador de aire

El aire seco puede empeorar los síntomas de la garganta irritada. Por este motivo puede ser una buena solución usar un aparato para humedecer el ambiente. Si no se dispone de ninguno también es posible respirar durante un rato el vapor que emana del agua caliente de la ducha.

11. Aplicar calor

Mantener la garganta caliente es otra de las medidas positivas para ayudar a calmar el dolor y el picor. Para este fin se pueden usar paños calientes, una almohadilla eléctrica o cualquier ropa de abrigo.

Prueba estos remedios para la garganta irritada

¿Sientes molestias en tu garganta? Prueba estos remedios y dile adiós a esa incómoda irritación. Recuerda que las plantas medicinales pueden tener contraindicaciones e interacciones con los medicamentos. Consulta con un especialista antes de tomarlas y no las uses en lugar del tratamiento médico (si este es recetado).

Eso sí, no olvides consultar al médico si el síntoma persiste durante más de una semana o es muy recurrente. También si se presenta con dolor agudo, dificultad para tragar, falta de aliento, sangre en la flema o fiebre entre otros.

Además ten en cuenta que para recuperarse de cualquier dolencia es importante descansar, hidratarse bien y mantener una alimentación saludable.

Te podría interesar...
Cómo curar el dolor de garganta con agua tibia y miel
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Cómo curar el dolor de garganta con agua tibia y miel

Curar el dolor de garganta en pocos días es posible. Aquí te contaremos cómo hacerlo con un poco de agua tibia y miel. ¡Toma nota!



  • Agarwal, A., Gupta, D., Yadav, G., Goyal, P., Singh, P. K., & Singh, U. (2009). An evaluation of the efficacy of licorice gargle for attenuating postoperative sore throat: A prospective, randomized, single-blind study. Anesthesia and Analgesia. https://doi.org/10.1213/ane.0b013e3181a6ad47.
  • European Medicines Agency. Marshmallow root. Noviembre 2016.
  • Frye R, Bailey J, et al. Which treatments provide the most relief for pharyngitis pain? The Journal of Family Practice. Mayo 2011. 60 (5).
  • Goldman R. Honey for treatment of cough in children. Official Publication of the College of Family Physicians of Canada. Diciembre 2014. 60 (12): 1107-1110.
  • Jull, A. B., Cullum, N., Dumville, J. C., Westby, M. J., Deshpande, S., & Walker, N. (2015). Honey as a topical treatment for wounds. Cochrane Database of Systematic Reviews. https://doi.org/10.1002/14651858.CD005083.pub4.
  • Kligler, B., & Chaudhary, S. (2007). Peppermint oil. American Family Physician.
  • Kwakman, P. H. S., & Zaat, S. A. J. (2012). Antibacterial components of honey. IUBMB Life. https://doi.org/10.1002/iub.578.
  • McKay, D. L., & Blumberg, J. B. (2006). A review of the bioactivity and potential health benefits of chamomile tea (Matricaria recutita L.). Phytotherapy Research. https://doi.org/10.1002/ptr.1900.
  • Pierro F, Zanvit A, et al. Role of a proprietary propolis-based product on the wait-and-see approach in acute otitis media and in preventing evolution to tracheitis, bronchitis, or rhinosinusitis from non streptococcal pharyngitis. International Journal of General Medicine. Noviembre 2016. 9: 409-414.
  • Pushpangadan, P., & Tewari, S. K. (2006). Peppermint. In Handbook of Herbs and Spices. https://doi.org/10.1533/9781845691717.3.460.
  • Schapowal A, Berger D, et al. Echinacea/sage or chlorhexidine/lidocaine for treating acute sore throats: a randomized double-blind trial. European Journal of Medical Research. Septiembre 2009. 14: 406.
  • Singh, R., Shushni, M. A. M., & Belkheir, A. (2015). Antibacterial and antioxidant activities of Mentha piperita L. Arabian Journal of Chemistry. https://doi.org/10.1016/j.arabjc.2011.01.019
  • Srivastava, J. K., Shankar, E., & Gupta, S. (2010). Chamomile: A herbal medicine of the past with a bright future (review). Molecular Medicine Reports. https://doi.org/10.3892/mmr.2010.377