Respiración bucal: causas y consecuencias

Edith Sánchez·
01 Abril, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina al
02 Marzo, 2021
La respiración bucal puede tener consecuencias negativas, algunas de las cuales llegan a ser considerables. Una persona que respire por la boca debe consultar con el médico cuanto antes.

La respiración bucal es anómala, ya que lo natural y normal es respirar por la nariz. A menos que exista alguna patología, toda persona al nacer tiene respiración nasal. Esto hace que al inhalar y al exhalar los conductos nasales se calienten y humedezcan el aire que entra al cuerpo.

Solo hay respiración bucal cuando hay alguna obstrucción en las vías respiratorias. Mientras que en la respiración nasal hay un flujo normal de aire y no implica esfuerzos, la que se realiza por la boca es interrumpida y se lleva a cabo con cierta dificultad.

La respiración bucal se puede presentar de forma temporal o continua. Si se respira por la boca, a mediano o largo plazo puede haber consecuencias importantes para la salud, las cuales incluyen alteraciones en las estructuras faciales.

¿Cuál es la entrada natural de aire en los humanos?

Respirar antes de hacer los ejercicios puede aliviar el dolor de espalda.
La respiración nasal humidifica al aire y lo purifica de gérmenes.

El aire entra de manera natural por la nariz. La respiración nasal humidifica, calienta y purifica el aire inhalado. Por esto, se le considera la primera barrera de defensa natural del organismo frente a los gérmenes o las impurezas del ambiente aéreo.

No importa cómo sea el clima, el aire que se inhala siempre llega al interior del organismo a la misma temperatura. También llega purificado y 100 % humedecido. Esto es posible gracias al trabajo de las fosas nasales.

A lo anterior se suma el hecho de que la nariz concentra la mayor cantidad de óxido nítrico, sustancia que contribuye a la regulación del flujo sanguíneo, la inmunidad, la neurotransmisión y la función plaquetaria. Al inhalarse por la nariz, llega a todo el aparato respiratorio y mejora la capacidad de los pulmones para absorber oxígeno.

¿Cuándo está bien respirar por la boca?

Algunas acciones requieren de una respiración combinada; es decir, respiración bucal y nasal al mismo tiempo. Al hablar o realizar una actividad física intensa es necesario combinar la respiración por la boca y la nariz.

Cuando se hace una práctica deportiva intensa, de todos modos debe prevalecer la respiración nasal. Sin embargo, es posible que al incrementarse el esfuerzo sea necesario hacer respiración bucal.

Lee también: Cómo la respiración incorrecta puede afectar tu salud

Esta también es necesaria para alcanzar la recuperación: se inhala por la nariz y se exhala por la boca. En condiciones de cansancio, esto ayuda a que el oxígeno llegue más rápido hasta los músculos.

Asimismo, la respiración bucal puede ser necesaria cuando una persona está resfriada o tiene congestión nasal debido a una alergia. De cualquier manera, siempre es necesario privilegiar la respiración nasal frente a la bucal.

Desventajas

La respiración bucal tiene varios efectos negativos. En primera instancia, puede dar lugar a una boca demasiado seca. La saliva cumple un papel muy importante, ya que lava las bacterias de la boca de forma continua. Si esta se reduce, facilita la proliferación de gérmenes y puede causar problemas como las caries.

Otro de los efectos de la respiración bucal es la dificultad para dormir. Si no se recibe suficiente oxígeno, es posible que una persona se despierte por la noche. En los adultos esto podría causar apnea del sueño y en ellos, así como en los niños, provocar agotamiento y dificultades de concentración.

En el caso de los niños, la respiración bucal es un factor de riesgo para desarrollar deformidades esqueléticas permanentes. Este tipo de respiración promueve el crecimiento de la mandíbula superior, pero no de la inferior. El resultado es una sobremordida muy visible.

Causas clínicas de la respiración bucal

Lo más frecuente es que la respiración bucal obedezca a la obstrucción de una vía respiratoria nasal. En otras palabras, la nariz está tapada y eso no permite que el aire circule de forma normal. Las razones para que eso ocurra pueden ser las siguientes:

  • Congestión nasal. Ocasionada por un resfriado o una alergia.
  • Adenoides agrandada.
  • Amígdalas agrandadas.
  • Tabique desviado.
  • Pólipos nasales.
  • Cornetes agrandados.
  • Forma de la nariz.
  • Forma y tamaño de la mandíbula.
  • Daño por quimioterapia o radiación.
  • En raras ocasiones, tumores en la zona.

También se da el caso de personas que adquieren el hábito de respirar por la boca. Esto ocurre en los casos de personas con apnea del sueño, quienes acostumbran a dormir con la boca abierta para compensar su necesidad de oxígeno. Asimismo, el estrés favorece la respiración bucal.

Algunas personas mayores pueden desarrollar una condición llamada xerostomía por la ingestión de algunos medicamentos. Esto lleva a que se sienta la boca muy seca y con ardor, y favorece la respiración bucal.

Posibles consecuencias

El efecto más común de la respiración bucal es la boca seca y, derivados de ella, los problemas dentales como la caries y la gingivitis, la halitosis o el mal aliento y, a veces, las infecciones de garganta y oído. También favorece la apnea de sueño, con todas las consecuencias que ello implica.

Algunos efectos pueden ser más serios. La respiración bucal hace que baje la concentración de oxígeno en la sangre, un factor de riesgo para desarrollar hipertensión arterial e insuficiencia cardiaca. También puede reducir la función pulmonar e incrementar los síntomas en las personas con asma.

Como ya se había mencionado antes, la respiración bucal en los niños puede originar una deformación facial. Da lugar a caras largas y estrechas, bocas estrechas, sobremordida, dientes apiñados, deglución anómala y mala postura.

También es posible que propicie trastornos del sueño y, en consecuencia, dificultad para concentrarse y bajo rendimiento académico. En conjunto, esto podría afectar el normal desarrollo de un pequeño.

¿Cómo se trata la respiración bucal?

El médico estudiará la causa de la respiración bucal e indicará un tratamiento para incidir sobre ella.

El tratamiento de la respiración bucal depende de la causa que la origine. Si hay una obstrucción nasal, lo más probable es que se receten fármacos como descongestionantes, antihistamínicos o aerosoles nasales con corticoides.

Existen unas tiras adhesivas que se colocan en el puente de la nariz y que son eficaces para ayudar a una persona a tener una respiración nasal adecuada. En caso de que haya apnea obstructiva del sueño, es posible que el médico indique el uso de un aparato llamado CPAP.

Si hay adenoides o amígdalas inflamadas en los niños, es posible que una cirugía de extracción solucione el problema. Algunos aparatos ortopédicos y de ortodoncia también podrían ayudar a abrir los senos y los conductos nasales o a ensanchar el paladar y, de este modo, facilitar la respiración nasal.

De otro lado, a través de los ejercicios de fisioterapia también se puede desarrollar una respiración normal. Lo que se logra es reentrenar los músculos de la lengua y de la boca para lograr una respiración por la nariz.

Prevención y recomendaciones

En caso de que la respiración bucal obedezca a la congestión nasal, lo más indicado es tratarla con prontitud para evitar el problema. Hay fármacos y remedios caseros que permiten descongestionar la nariz antes de que haya consecuencias.

Conviene dormir con la cabeza elevada y mantener la casa limpia y libre de alérgenos. Los purificadores y los filtros de aire pueden ser de gran ayuda en ese propósito. Asimismo, practicar ejercicios de respiración nasal es algo que contribuye a superar el problema.

El uso de un humidificador durante el sueño ayuda a aliviar la boca seca. Las técnicas de relajación son una excelente vía para aprender a respirar de forma adecuada y, además, contribuyen a reducir el estrés.

Consultar con el médico en caso de respiración bucal

Como lo hemos visto, la respiración bucal no tratada puede tener muchas consecuencias negativas, en especial en los niños. Por lo tanto, es muy importante detectarla y tratarla de forma temprana.

Si una persona evidencia que suele respirar por la boca, lo más indicado es que consulte con un médico. Es el profesional de la salud quien debe indicar las medidas que se deben aplicar para solucionar cada caso específico.

  • Moya, M. P., Olate, S., & Baeza, J. P. (2019). Análisis craneocervical en sujetos con respiración oral y nasal. International Journal of Morphology, 37(2), 724-729.
  • Silvestre Donat, F. J., Miralles Jordá, L., & Martínez Mihi, V. (2004). Tratamiento de la boca seca: puesta al día. Medicina Oral, Patología Oral y Cirugía Bucal (Ed. impresa), 9(4), 273-279.
  • Pérez, C. M., Ahmed, S. H., Pennini, J. J. A., Fernández, R. L., Mora, I. Á., & García, H. A. (2009). Respiración bucal: Alteraciones dentomaxilofaciales asociadas a trastornos nasorespiratorios y ortopédicos. Medisur, 7(1), 58-64.
  • J Int Oral Health. 2014 Nov-Dec; 6(6): 50–55. Influence of Mouth Breathing on the Dentofacial Growth of Children: A Cephalometric Study. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4295456/
  • Rev. CEFAC vol.18 no.1 São Paulo Jan./Feb. 2016. Implications of mouth breathing on the pulmonary function and respiratory muscles. https://doi.org/10.1590/1982-0216201618111915