¿Se puede hacer el amor con infección urinaria?

Las infecciones de orina son mucho más habituales en las mujeres que en los hombres. Hay distintos factores que influyen en su aparición, entre esos, el sexo. Conoce algunos consejos que deberías tener en cuenta.
¿Se puede hacer el amor con infección urinaria?
Maricela Jiménez López

Revisado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 20 octubre, 2020.

Escrito por Laura Matos, 08 mayo, 2018

Última actualización: 20 octubre, 2020

Si alguna vez has padecido de ardor al orinar, dificultad de contener el pis, ganas incontrolables de ir al baño (incluso con la vejiga vacía), sensación de pesadez en el estómago o has observado sangre en la orina, probablemente, hayas padecido de un episodio de cistitis, el nombre con el que se conoce a la infección urinaria.

Aunque tener relaciones sexuales sí es posible, debes tener en cuenta que se puede presentar aún más dolor y molestias de las que ya tenías. Además, corres el riesgo de que los síntomas de esta patología aumenten. Conoce más al respecto y descubre todo acerca de esta afección tan común.

Las infecciones urinarias

Hacer el amor con cistitis.

Se le conoce como cistitis a la inflamación de la vejiga, causada, en la mayoría de los casos, por una infección bacteriana. Esta, según una publicación de la Clínica Mayo, suele ocurrir cuando las bacterias que están fuera del cuerpo ingresan en las vías urinarias. 

Esta afección de salud puede aparecer en niños, hombres y mujeres, pero se da, principalmente, en el sexo femenino. Esto se debe a que su uretra es más corta y las bacterias tienen un camino mucho más fácil para llegar al tracto.

Una infección urinaria puede ser muy molesta y dolorosa y provocar problemas mayores de salud si no se trata de manera adecuada. Para evitarlo, es necesario aprender a identificar los síntomas. De acuerdo a la publicación anterior, estos son los más comunes:

  • Necesidad constante de orinar
  • Dolor o ardor al orinar
  • Orinar frecuentemente en pequeñas cantidades
  • Sangre en la orina
  • Orina turbia y con olor fuerte
  • Molestias pélvicas
  • Sensación de presión en la parte inferior del abdomen
  • Fiebre baja

Una infección urinaria no es una ETS

Cuando se tienen relaciones sexuales, ni el hombre puede transmitir la bacteria a la mujer ni la mujer al hombre ya que esta no es una enfermedad de transmisión sexual (ETS). Lo que sucede es que, mediante el coito, se facilita la entrada de microorganismo por la uretra. Por otro lado, algunos casos de cistitis son causados por virus u hongos.

¿Qué sucede si tengo relaciones con infección urinaria?

Mujer con cistitis.

Algo que debes saber es que si tienes relaciones sexuales con tu pareja presentando un cuadro de cistitis, sumarás otra incomodidad al dolor y al malestar que ya sientes. Además, estas molestias probablemente harán que la experiencia no sea nada placentera ni para ti ni para tu pareja.

Como lo indica una investigación publicada en Journal of Internal Medicine, el coito está fuertemente relacionado con el desarrollo de infecciones urinarias. Así que puedes tener relaciones si así lo deseas, pero lo más recomendable es abstenerse de practicar sexo durante la infección.

¿Qué puedes hacer?

Si estás decidida a entregarte al placer, ten presente estos consejos para reducir la probabilidad de aumentar los síntomas de la infección urinaria tras las relaciones sexuales:

  • Lava tus genitales, en la parte externa, antes y después del coito.
  • Procura que tu pareja se duche o también limpie sus genitales antes del acto sexual.
  • Orina inmediatamente después del acto.
  • En el caso de mujeres menopáusicas, se debe usar lubricante antes de las relaciones.

¿Cómo evitar una infección urinaria?

Aunque no hay evidencia clara sobre los efectos de ciertos hábitos en la prevención de la cistitis, si tienes episodios recurrentes, puedes probar algunas prácticas para evitar que vuelva a aparecer. Un artículo de National Health Service sugiere lo siguiente:

  • Limpiarse de adelante hacia atrás.
  • Beber mucho líquido.
  • Vaciar la vejiga justo después de tener relaciones sexuales.
  • Mantener una buena higiene íntima.
  • Evitar la humedad en la zona pélvica usando ropa interior hecha de algodón.
  • No usar jeans ni pantalones ajustados.
  • Ducharse con jabón íntimo que contenga pH neutro.
  • Tener precaución con algunos preservativos y cremas espermicidas.
  • No aguantar las ganas de ir al baño. La orina que permanece mucho tiempo se convierte en hábitat para las bacterias.

Tratamiento de una infección urinaria

Antibióticos para la cistitis.

Si la causa de la infección es bacteriana, lo más probable es que el médico te recete algún antibiótico.  No obstante, se debe hacer una prueba de orina para identificar el tipo exacto de bacteria que está causando la infección y, así, proceder con el tratamiento.

En cuanto a su duración, una publicación de Rady Children’s Hospital señala que, por lo general, los síntomas mejoran después del tercer día de haber iniciado la terapia. Aunque todo depende del tipo de infección, del microorganismo que la causó y del fármaco recetado.

Por otro lado, en el mismo artículo se recomienda el consumo de líquido durante el tratamiento y después del mismo. Esto, debido a que la vejiga se limpia un poco más cada vez que vas al baño. De esta manera, no solo se mantiene bien hidratado el cuerpo, sino que se expulsan las bacterias a través de la orina.

Ahora que conoces toda esta información, es importante que aprendas a reconocer los síntomas de la afección y prestes mucha atención a su desarrollo. En cuanto al tema principal, en ti está decidir si tienes relaciones sexuales o no y hasta qué punto esto podría afectar tu estado. No olvides que la salud siempre está primero.