Trash cooking: en qué consiste y algunos ejemplos

A pesar de ser una técnica de origen oriental, lo cierto es que el trash cooking rápidamente se ha extendido por todo el mundo debido a su practicidad. ¡Conócelo!
Trash cooking: en qué consiste y algunos ejemplos
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias el 14 abril, 2021.

Última actualización: 14 abril, 2021

El trash cooking es una técnica culinaria que consiste en aprovechar restos de comida para preparar otros platos diferentes. Resulta positiva porque genera un menor impacto en la huella ecológica del planeta. Asimismo, supone un ahorro para las familias.

Este método se lleva aplicando en los hogares durante muchos años, aunque ahora se ha convertido en una tendencia, ya que cocineros de prestigio han comenzado a implementarlo en sus rutinas, mostrándolo así en la redes sociales. De hecho, existen recetarios completos de trash cooking.

¿Qué es el trash cooking?

Como hemos avanzado, el trash cooking resulta de utilizar las sobras de los platos para realizar nuevas preparaciones. Existen muchos desperdicios que, si no se consumen en el momento, se pueden aprovechar, ya que no cuentan con riesgo microbiológico. Ahora bien, hay que tener en cuenta que es preciso ser muy higiénico cuando se pone en marcha este proceso.

Por ejemplo, si las sobras son de un tipo de alimento crudo, el hecho de guardarlas podría generar un crecimiento de microorganismos patógenos en su interior. Al consumirlas posteriormente se podría contraer una infección, tal y como evidencia un estudio publicado en la revista International Journal of Environmental Research and Public Health.

Cabe destacar que el concepto de trash cooking resulta algo habitual dentro de la cocina oriental, en la que existe una cultura del máximo aprovechamiento del producto. En estas zonas, la concienciación frente al desperdicio de los alimentos es mayor, por lo que se suelen guardar las sobras con el objetivo de reutilizarlas.

Restos de alimentos para trash cooking.
Esta forma de cocinar requiere higiene para evitar la proliferación de microorganismos. También para seleccionar los productos que sirven.

Ejemplos de trash cooking

Te vamos a poner una serie de ejemplos de platos elaborados a partir de la técnica de trash cooking, para que de este modo aprendas a implementarla de forma óptima.

Elaboración de smoothies con fruta madura o con mermelada

Es posible que la fruta se pase de su punto de maduración al tenerla guardada. Mucha gente opta por tirar el producto cuando esto sucede.

Sin embargo, es posible aprovecharlas para elaborar smoothies y batidos, dado que contiene una mayor proporción de azúcares en su interior que las piezas que se encuentran todavía verdes. Será posible confeccionar recetas sin necesidad de utilizar azúcar añadido.

Esto resulta un gran punto a favor, ya que la ingesta de grandes cantidades de carbohidratos simples ha demostrado ser perjudicial para el organismo. Además, si al batido, más allá de la fruta o la mermelada, se le añade avena, se garantizará un aporte de fibra adecuado que retrasará la absorción de los glúcidos.

Mejorar el aroma de las elaboraciones con la piel de las frutas

A pesar de que suele acabar en la basura, la piel de las frutas y de muchos vegetales es fuente de micronutrientes y de aromas. Si se emplea como añadido en las preparaciones culinarias se puede mejorar la calidad organoléptica de las mismas.

De hecho, existen ya multitud de platos que incorporan en su receta ralladura de piel de limón. Sin embargo, se puede hacer lo mismo con otros alimentos para conseguir así una mayor potencia de sabor.

Emplear restos de carne para elaborar caldos

Tanto los huesos como las sobras de carne gozan de un potente sabor. Además, siguen teniendo una gran cantidad de proteínas en su interior. Dichos nutrientes son capaces de ayudar a prevenir el desarrollo de patologías como la sarcopenia, según un estudio publicado en la revista BioMed Research International. 

Por ello, conviene utilizar las sobras de carnes y de pescados para la elaboración de caldos y sopas. Estos, más tarde, pueden ser ingredientes en las recetas de arroces o pastas o servirse como primer plato con fideos. Son muchas las posibilidades culinarias que ofrece un buen fumet, por ejemplo, elaborado con unas espinas de pescado.

Ahora bien, cuidado con conservar los restos de alimentos de origen animal durante mucho tiempo en la nevera. A pesar de mantenerse en frío, las proteínas pueden enranciarse. Asimismo, es posible que proliferen bacterias en su interior. Por este motivo se recomienda su cocinado cuanto antes. Recuerda también que no deben guardarse a temperatura ambiente.

Sopas y caldos elaborados con trash cooking.
Recuperar la proteína aún presente en los huesos que no se aprovecharían es una forma de fortificar caldos y sopas.

Trash cooking o el arte de aprovechar las sobras

Como has podido comprobar, es posible desperdiciar menos cantidad de alimentos y ahorrar en la compra semanal si se realiza un aprovechamiento de las sobras. Tanto las pieles de los vegetales como los desperdicios de los productos de origen animal tienen cabida a la hora de preparar nuevas elaboraciones.

Por ello te recomendamos que experimentes al respecto, aunque siempre manteniendo unas conductas higiénicas para evitar problemas de salud relacionados con intoxicaciones. De este modo, cada vez reducirás más la huella ecológica personal, por lo que estarás contribuyendo a cuidar el planeta.

Te podría interesar...
3 principales pescados blancos y sus beneficios
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
3 principales pescados blancos y sus beneficios

El consumo de pescados blancos está asociado con beneficios para la salud que te contamos en este artículo y que se obtienen de inmediato.



  • Chlebicz A, Śliżewska K. Campylobacteriosis, Salmonellosis, Yersiniosis, and Listeriosis as Zoonotic Foodborne Diseases: A Review. Int J Environ Res Public Health. 2018 Apr 26;15(5):863. doi: 10.3390/ijerph15050863. PMID: 29701663; PMCID: PMC5981902.
  • Jensen T, Abdelmalek MF, Sullivan S, Nadeau KJ, Green M, Roncal C, Nakagawa T, Kuwabara M, Sato Y, Kang DH, Tolan DR, Sanchez-Lozada LG, Rosen HR, Lanaspa MA, Diehl AM, Johnson RJ. Fructose and sugar: A major mediator of non-alcoholic fatty liver disease. J Hepatol. 2018 May;68(5):1063-1075. doi: 10.1016/j.jhep.2018.01.019. Epub 2018 Feb 2. PMID: 29408694; PMCID: PMC5893377.
  • Martone AM, Marzetti E, Calvani R, Picca A, Tosato M, Santoro L, Di Giorgio A, Nesci A, Sisto A, Santoliquido A, Landi F. Exercise and Protein Intake: A Synergistic Approach against Sarcopenia. Biomed Res Int. 2017;2017:2672435. doi: 10.1155/2017/2672435. Epub 2017 Mar 21. PMID: 28421192; PMCID: PMC5379082.