11 cosas que te suceden cuando ya no eres feliz en tu relación de pareja

La comunicación es clave en una pareja. Si no tienen confianza para contarse los problemas y aquello que les aflige, es posible que la chispa ya se haya apagado.
11 cosas que te suceden cuando ya no eres feliz en tu relación de pareja
Bernardo Peña

Revisado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña.

Última actualización: 29 diciembre, 2022

Tener una relación de pareja nos puede hacer sentir completos y motivados para afrontar cada uno de los retos que nos ponga la vida en el día a día. Eso siempre y cuando se conserve esa «chispa» de amor y pasión tan notoria los primeros meses juntos, además del respeto, la buena comunicación y la construcción de un proyecto de vida en común.

No obstante, el tiempo a veces juega en contra y, más aún, cuando ambos caen en la monotonía y no hacen nada por salir de ella. Por esta razón, algunas personas no son capaces de entenderse y al final terminan fracasando una y otra vez, tolerando situaciones que no deben permitirse en pareja, y sin entender que ya no son felices en su relación.

Soportar una relación cuando ya no eres feliz con tu pareja es algo muy complicado y, de no prestarle atención, puede dar lugar a emociones que impedirán disfrutar de la vida y del amor, como se supone que debe ser.

Hay actitudes y sentimientos que se hacen notorios en tales situaciones. Es muy importante conocerlos, ya que son los que invitan a tomar una decisión definitiva o a hacer algo por revivir el amor.

A continuación veremos cuáles son estas cosas que te suceden cuando ya no eres feliz en tu relación de pareja. Lee con atención. ¿Te identificas?

1. Se ha perdido la pasión

ni-conexion-física-ni-emocional

No sientes el mismo deseo físico de antes o bien piensas que tu pareja ya no te desea. Por otro lado, no hacen el amor con la misma frecuencia ni con la misma pasión.

La actividad sexual puede ser uno de los termómetros de la relación de pareja. Pero esto no se refiere solo al sexo: dejar de tocarse, de buscar el cariño y la proximidad física, apagar la luz y voltearse en la cama, sin darse un beso de buenas noches, también son indicadores de que algo falta.

Al respecto, en las investigaciones sobre el tema se habla de que hay diferencias entre la pasión erótica y la pasión romántica. La primera se asocia con respuestas activación fisiológica y excitación sexual; y la segunda agrupa un conjunto de actitudes propias del romanticismo: idealización,
creencia en la magia del amor.

Las curvas de ambas formas de pasión pueden descender. Y aunque esto no necesariamente significa que hay alguien más, también pudiera ser la causa. Por otro lado, así como se apaga, en ocasiones la pasión puede revivirse. Para ello, si es necesario, las personas pueden acudir a terapia de pareja o a terapia sexual.

2. No hay conexión emocional en tu relación

¿Se han perdido las muestras de cariño? ¿Les cuesta trabajo conectar como antes? ¿No te emocionan las mismas cosas que a tu pareja? ¿No hay entusiasmo al pasar tiempo juntos?

Que este tipo de cosas estén pasando pueden ser muestras claras de una relación débil y agotada. La pérdida de la conexión emocional y física, incluso en aquellos momentos íntimos, evidencian que ya no eres feliz con la pareja.



3. Comparas con el pasado

Todas las parejas deben aceptar que sus primeros días o meses juntos fueron los mejores. Es más probable que, en ese entonces, la llama de la pasión estuviera encendida y que hubiera detalles propios de la conquista.

Pretender que todo sea así para siempre es muy difícil. De alguna forma, la relación entra en una zona de confort. Sólo se puede salir de ahí decidiendo hacer algo diferente.

Hacer comparaciones con lo que alguna vez fue la pareja seleccionada de forma consciente por ti, y anhelar que todo vuelva a ser como al principio, tal vez te está diciendo que ahora no eres feliz. Podrías estar necesitando más atención de la persona que amas.

Por otro lado, hay una forma de comparación que puede resultar más denigrante para algunas personas, y es la que tiene que ver con la expareja. De hecho, en algunas investigaciones se ha encontrado que hay personas que atribuyen el rompimiento precisamente a causas relacionadas con la expareja.

4. Pretendes que tu pareja cambie

pretender-que-tu-pareja-cambie-deteriora-la-relacion

Hablar de hacer cambiar a alguien es un tema complicado. Según se plantea en las investigaciones sobre el tema, hay quienes no quieren cambiar, quienes no pueden  y quienes simplemente no saben cómo hacerlo o en qué sentido cambiar.

Se dice también que esto ocurre desde dentro, por maduración. Pero, pretender imponer desde afuera que la pareja cambie su forma de ser y se amolde a lo que nosotros esperamos que sea puede ser un error aún más grave. Y esta es una actitud que suele desgastar notablemente la relación.

La pregunta sería, si así te enamoraste, ¿por qué ahora pretendes cambiarlo? Porque, si te resultan insoportables sus maneras y su forma de ser, es muy probable ya no seas feliz en tu relación de pareja y que la felicidad de ambos esté en otro lado.

5. Hay poca comunicación

Perder el deseo y la confianza para hablar es casi una sentencia para el fracaso de la pareja. La comunicación es una de las claves para tener una relación saludable y feliz. Así lo confirman investigaciones como la publicada en 2008 en la revista Psicología Iberoamericana. La pérdida de comunicación puede acarrear muchos problemas de pareja.

¿Ya no te sientes a gusto al contarle tus cosas? ¿Se ven poco y apenas hablan? ¿Te resulta una persona aburrida? La respuesta positiva para estas interrogantes es otra señal que puede indicar que no eres feliz con esa persona.

6. Falta de proyectos comunes

Aun cuando no tengan los mismos gustos o intereses, siempre tiene que haber algún plan o proyecto en común, referido no solo al arreglo de la casa, sino por ejemplo, a emprender un viaje.

Según un estudio realizado en la ciudad de Cali, sobre parejas satisfechas de larga duración, en las relaciones que logran sobreponerse a los retos de la convivencia, además de la importancia de la comunicación y el respeto, tiene mucho valor el proyecto de vida generado en común.

Pero, cuando sucede lo contrario y va cada quien por su lado, haciendo planes sin involucrar a la otra persona, no suele haber un buen funcionamiento. Si este es nuestro caso, es porque definitamente ya no nos sentimos felices con nuestra pareja.

7. Se evitan a menudo

Esto mismo es lo que sucede en las personas que no están casadas: si te llama, te invita a salir, o en fin, busca formas de verte, pero tú antepones una excusa más fuerte para no ir a ese encuentro.

Perder el interés por estar juntos y preferir hacer otras actividades, como pasar tiempo con los amigos, ver televisión o estar a solas, puede considerarse una señal clara de la infelicidad que sientes a su lado.

8. Apoyo en los momentos difíciles

Siempre va a haber alguna disputa o conflicto. Pero, si cuando nosotros o nuestra pareja estamos en una situación difícil, se muestra interés por apoyar, pese a las diferencias, entonces la situación no es tan grave como parece, y viceversa. La falta de apoyo y el desinterés es lo que menos deberíamos esperar o mostrar a una pareja.

9. Te molesta todo lo que dice y hace

No importa si lo que dice o hace es con una buena intención. Te irrita y puedes acabar enojándote mucho. Que esto ocurra no es bueno y puede acabar muy mal. Si tampoco estás de acuerdo con sus ideales, es el momento de plantearse qué es lo que quieres para tu vida.

Tal vez es que ya no eres feliz con tu pareja y necesitan un cambio. O también puede haber rencores acumulados, situaciones sin resolver, problemas que se han planteado y no se han solucionado. Cuando esto paso, se cae en un círculo vicioso y cada vez que algo sucede, la molestia aumenta.

10. Mala gestión de los conflictos

Todos tenemos nuestras maneras de hablar y de gestionar los problemas. Sin embargo, hay estrategias de resolución de conflictos que ayudan a superar la situación y a encontrar una solución.

Otras maneras menos adecuadas, por el contrario, agravan el problema o generan otros. Si con tu pareja abundan las de este último tipo, puede ser una señal de que ya no eres feliz en tu relación.

11. Falta de interés en mejorar la relación

Cuando la relación está mal y todo indica que hay infelicidad, hay dos cosas por hacer: cerrar ese capítulo o luchar para revivirlo. Esta opción requiere trabajar para encontrar de nuevo la fuerza que mantenga el vínculo.

No sentir deseos de luchar, esforzarse muy poco o no corresponder a lo que hace la pareja por mejorarlo puede ser una señal de que es mejor ponerle punto final a la relación.



Señales de que eres feliz con tu pareja

Al contrario de las situaciones antes señaladas, actitudes positivas como reconocer los logros de la pareja y compartir sentimientos y momentos agradables, no solo pueden ayudar a recuperar una relación, sino que son un claro indicio de que hay algo por lo que vale la pena luchar.

En tal sentido, una actitud positiva también se considera algo fundamental. En cualquier caso, si notas que la relación necesita de ayuda externa, no duden en consultar con un terapeuta de pareja. Este podrá proporcionarles las estrategias para retomar la felicidad en la relación, si es posible.

Te podría interesar...
Dónde se encuentran los principales problemas de cada pareja
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Dónde se encuentran los principales problemas de cada pareja

El amor nunca ha sido un sentimiento exento de disgustos. Este artículo has aprendido dónde se encuentran los principales problemas de cada pareja ...




Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.