7 maneras de prevenir una infección por hongo en las uñas

Edith Sánchez·
10 Abril, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina al
16 Marzo, 2021
La infección por hongo en las uñas es de difícil tratamiento. Por eso, lo más recomendable es prevenirla o tratarla cuanto antes si se presenta. En algunas ocasiones el problema se agrava y demanda una cirugía.

La infección por hongo en las uñas no se considera un problema grave de salud, pero sí una condición que puede causar muchas molestias. Asimismo, una vez que se contrae es difícil erradicarla y si se logra, es probable que retorne.

A la infección por hongo en las uñas también se le conoce como onicomicosis y es causada por unos microorganismos llamados dermatofitos. Estos se alimentan de queratina, una proteína que se encuentra en las uñas y en el cabello.

Estos microorganismos proliferan en sitios oscuros, cálidos y húmedos. Por eso, el interior de los zapatos es un lugar propicio para que se asienten. Se estima que hasta el 14 % de la población mundial tiene una infección por hongo en las uñas.

7 maneras de prevenir la infección por hongo en las uñas

La prevención es fundamental, ya que la erradicación de este problema suele ser compleja.

Siempre es mejor prevenir la infección por hongo en las uñas, en vez de curarla. En este último caso, se requiere de mucho tiempo y perseverancia para conseguirlo, así que lo más indicado es evitar que se produzca la onicomicosis. La mejor manera de lograrlo es adoptando unas sencillas medidas de prevención, como las siguientes.

1. Proteger los pies

No es conveniente andar descalzo, en especial en áreas cálidas y húmedas como las piscinas, los gimnasios, el spa, las duchas públicas, etc. Los hongos pueden estar en esas superficies y pegarse a la piel. Lo indicado, entonces, es utilizar chanclas o sandalias.

2. Cortar las uñas de forma adecuada

Las uñas de los pies deben permanecer cortas. Lo indicado es utilizar tijeras para uñas o cortaúñas que siempre deben estar desinfectados antes de emplearse. El corte debe ser recto y, si es necesario, se complementa con una lima para pulir los bordes afilados. Estos implementos son de uso personal y no se deben compartir.

3. Espolvorear los zapatos

Una medida potente para evitar la infección por hongo en las uñas es la de espolvorear los zapatos con polvo antimicótico. Conviene hacer lo mismo con los calcetines. Lo indicado es hacerlo antes de utilizar estas prendas, ya que esto previene el crecimiento de las esporas de los hongos.

4. Recomendaciones sobre el calzado

El buen manejo del calzado es un factor definitivo para prevenir la infección por hongo en las uñas. Las recomendaciones al respecto son las siguientes:

  • Emplear un calzado adecuado. Las uñas de los pies no deben entrar en contacto directo con los zapatos. Lo recomendable es utilizar calzado de puntera ancha y de la talla correcta.
  • Material transpirable. Los zapatos de lona o cuero permiten una mejor transpiración y reducen el riesgo de una infección por hongo en las uñas.
  • Alternar los zapatos. Lo más conveniente es no usar el mismo par de zapatos dos días seguidos, en especial si están húmedos por el sudor. Es mejor rotar varios pares.
  • Aerosol antibacteriano. Es adecuado rociar los zapatos con aerosol antibacteriano, en especial si se han usado sin calcetines.
  • Desechar zapatos. Al terminar el tratamiento para una infección por hongo en las uñas, lo más indicado es tirar los zapatos que se han usado hasta ahora.

Lee también: Uñas negras de los pies: ¿cómo tratarlas?

5. La higiene en los pies

Lo recomendable es lavarse los pies todos los días con agua y jabón. Deben secarse muy bien con golpecitos de toalla. Esto aplica para la zona que está entre los dedos.

Por otra parte, aplicarse polvos antimicóticos ayuda a reducir la humedad en la zona. Los calcetines también deben lavarse a diario y cambiarlos cada vez que estén húmedos.

6. Limpiarse bien las uñas

Al momento de lavarse las manos y los pies no se debe descuidar el aseo de las uñas. Conviene frotarlas con jabón para alejar la posibilidad de una infección. Utilizar un cepillo de uñas puede ser buena idea, ya que muchos hongos se instalan debajo de estas. Si se toca una uña infectada, es necesario lavarse las manos.

7. Otras recomendaciones

Si la piel está agrietada por resequedad, es importante hidratarla. Los hongos pueden entrar e instalarse gracias a esos surcos. Las lesiones alrededor de las uñas también deben tratarse con rapidez, ya que son puerta de entrada para los microorganismos.

No es conveniente utilizar esmalte o uñas postizas si hay una infección por hongo en las uñas. De hecho, lo mejor sería jamás utilizar esos elementos, ya que favorecen la proliferación de microorganismos. Es importante asegurarse de que el salón de belleza observe las medidas de higiene convenientes, si se hace manicura o pedicura en ellos.

No te pierdas: Cómo cuidar correctamente los pies y las uñas

¿Cómo identificar una uña infectada?

Las señales de que hay infección por hongo en las uñas son las siguientes:

  • Cambios en el color de la uña. Una mancha blanca o una raya marrón o amarilla son señal de la presencia de hongos. A veces se ven de color oscuro por la acumulación de residuos debajo de la uña.
  • Cambios en la textura. Las uñas engrosadas, frágiles, descamadas o con una superficie irregular indican que hay hongos.
  • Cambios en la forma. Una forma anormal puede indicar que hay una infección por hongo en las uñas.
  • Dolor o inflamación alrededor de la uña.
  • Sensación de picazón en la zona.
  • Mal olor en las uñas.

Factores de riesgo de la infección por hongo en las uñas

Si bien las personas mayores tienen un riesgo aumentado de padecer hongos en las uñas, cualquier persona puede sufrir esta condición.

Las personas mayores tienen más riesgo de desarrollar una infección por hongo en las uñas. Se debe a que el crecimiento de las uñas es más lento a edades avanzadas, se reduce la circulación sanguínea y hay más antecedentes de exposición a hongos.

Las personas que tienen diabetes, así como quienes presentan un sistema inmunológico debilitado, también son más propensos a contraer hongos en las uñas. Quienes tienen «pie de atleta» suelen transferir los hongos de la piel a las uñas.

Asimismo, hay mayor riesgo en las personas que tienen alguna afección que provoque lesiones en la piel, como la psoriasis. El uso de antibióticos a largo plazo también incrementa el riesgo, así como el exceso de peso, la sudoración excesiva, la incontinencia y el embarazo.

Mejor prevenir que curar

La infección por hongo en las uñas es difícil de tratar. Lo usual es que primero se acuda a remedios caseros para erradicarla, pero si estos no tienen éxito, lo indicado es consultar con el médico. Es posible que se requiera un tratamiento más especializado.

Hay ocasiones en las que es necesario acudir a medicamentos antifúngicos para erradicar la infección. En los casos más graves podría ser necesaria la extracción completa de la uña, mediante cirugía, para solucionar el problema.

  • Yugcha Chicaiza, E. G. (2018). Programa educativo sobre factores de riesgo de pie diabético por el uso inadecuado de calzado entre los pacientes del club de diabéticos del centro de salud Morete Puyo (Bachelor's thesis).
  • Vialat Soto, V., Merayo, V., León Alonso, D., & López Díaz, V. D. L. C. (2014). Sudor compensador, un efecto no deseado secundario al tratamiento quirúrgico de la hiperhidrosis primaria infantil. Revista Cubana de Pediatría, 86(2), 207-214.
  • Chanussot, C., & Arenas, R. (2007). Infección micótica plantar e interdigital en pacientes con onicomicosis. Revista iberoamericana de micología, 24(2), 118-121.