Cómo activar el cerebro sin cafeína

Rafael Victorino Muñoz·
21 Abril, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina al
20 Abril, 2021
Si eres de los que se levantan pensando en café y solo terminas de despertar cuando tomas la primera taza, debes saber que hay alternativas para activar tu cerebro sin cafeína. Sigue leyendo y conoce más.

Cuando nos levantamos en la mañana nos cuesta activar el cerebro. Esto se debe a la inercia del sueño, que se hace presente en esos momentos en que todavía estamos saturados de melatonina.

Entonces, no es extraño que al despertar nos sintamos desorientados, nos cueste concentrarnos o funcionemos de manera torpe, tropezando con los muebles, dejando caer tazas y derramando el agua.

Tal aturdimiento sensorial y motor debería durar unos 30 minutos, hasta que terminamos de despabilarnos. Aunque en algunas ocasiones, por diversas razones, demora hasta 2 horas.

Para vencer la inercia del sueño y activar el cerebro muchos recurren a la cafeína. Sin embargo, esta no es la única solución. En el presente artículo exponemos algunas opciones que te ayudarán a despertar e, incluso, a pasar el día sin necesidad de café.

12 opciones diferentes al café para activar el cerebro

Existen alternativas al café. Podemos recurrir a algunas de ellas en distintos momentos del día para sustraernos de los riesgos que puede ocasionar el letargo al despertar o el adormecimiento.

1. Luz

Existe una clara asociación entre la cantidad de luz que recibimos y el despertarnos, debido a los ritmos circadianos. Por lo tanto, la primera medida que debes tomar para activar el cerebro es exponerte a la luz diurna, en la medida de lo posible.

El sol en las mañanas no solo ayuda a agilizar la mente, sino que incrementa el ánimo y la energía. Esto se debe, según los estudios, a que la luz es el principal factor de influencia en el cortisol.

Si no tienes esta opción, porque te levantas muy temprano o no hay una ventana que mire hacia el exterior, puedes usar una lámpara de luz azul.

Las evidencias encontradas sugieren que la luz azul tiene incidencia en las funciones fisiológicas y puede usarse para tratar disfunciones del sueño. Sin embargo, hay que tener cuidado, pues también causa daño en los fotorreceptores.

Luz natural al despertar.
La luz natural temprano por la mañana activa el cerebro, influyendo en el cortisol y en los ritmos circadianos.

2. Agua

Al levantarnos hemos pasado unas cuantas horas sin tomar agua, desde la noche anterior. Es posible que experimentemos una deshidratación leve, que se manifiesta en cierta debilidad y fatiga.

Entonces, todo lo que necesitamos para activar el cerebro es hidratarnos. Así también podremos disfrutar de los beneficios que proporciona un vaso de agua en ayunas.

Pero esto no solo debes considerarlo en las mañanas. Es importante estar hidratado a lo largo del día, para que el cerebro se mantenga activo.

3. Música

Si queremos reanimarnos un poco, nada como una melodía de nuestro agrado. La música estimula el cerebro, nos mejora el ánimo y aumenta el optimismo, disminuyendo a su vez el estrés y la ansiedad.

4. Ducharse

Este es el siguiente paso: la ducha. ¿Agua caliente o fría? Por supuesto que lo último. Entre los beneficios de una ducha fría se tiene que activa la circulación sanguínea en todo el cuerpo, incluyendo el cerebro.

Pero si la temperatura exterior o el estado de salud desaconsejan esta opción, por menos puedes salpicarte la cara con agua fría del lavabo. Esto también te sacudirá y activará.

5. Actividad física

Ya sea una breve caminata, unos estiramientos de espalda, algo de pilates o yoga, unos ejercicios al momento de levantarnos hacen que aumente la temperatura y se active la circulación, poniéndonos en modo alerta para salir del letargo mental.

6. Infusiones y bebidas

Para los tomadores de café, el efecto agradable se percibe no solo en el sistema nervioso, sino a través del olfato y el gusto, debido al estimulante aroma e intenso sabor. Si quieres disfrutar de estas sensaciones, puedes sumar a tu rutina alguna bebida, como el té verde u otra infusión de manzanilla o jengibre.

Incluso puedes atreverte con el chocolate. El cacao contiene cafeína (45 milígramos por taza), pero en menor proporción comparado con el café, que alcanza 100 milígramos por cada 150 mililitros.

No dejes de leer: 4 buenos hábitos para despertarte con más energía.

7. Desayuna siempre

Son diversas las consecuencias de no desayunar, y no precisamente son positivas, sino todo lo contrario. Entre estas tenemos las siguientes:

  • Aumento de los niveles de glucosa.
  • Tendencia a la obesidad.
  • Alteraciones emocionales.
  • Problemas digestivos.

En el mismo orden de ideas, cuando no comemos nada en las mañanas fomentamos un bajo nivel de energía. Claro está, el cerebro funciona a media máquina. No se puede obviar el desayuno.

8. Alimentos con energía

Hay que tener en cuenta lo que es un buen desayuno, balanceado, que incluya un poco de cada uno de los tres grupos de macronutrientes. Aunque lo más recomendable es bajar un poco los carbohidratos y dejarlos para otros momentos del día.

Se deben preferir las comidas mínimamente procesadas. Ente los productos que más te llenan de energía para activar el cerebro en las mañanas tenemos las semillas y frutos secos (fuente de vitamina E), los ácidos grasos ricos en omega 3, las proteínas (huevos, queso y lácteos como el yogur), las frutas y verduras frescas.

9. Estimula tu mente

Si el cerebro no recibe estímulos se adormece. Y aunque estés trabajando, esto puede suceder, sobre todo cuando son tareas rutinarias.

Así que envíale una señal para que despierte y se ponga a funcionar. Al respecto, tenemos varias opciones:

  • Recurrir a la música.
  • Leer un artículo sobre un tema interesante.
  • Hacer juegos o pasatiempos, como acertijos, sudokus, crucigramas.
  • Escuchar algún podcast instructivo.

10. Mastica chicle

Por extraño que pueda parecer, masticar chicle nos ayuda a mantenernos en estado de alerta y concentrados, reduciendo incluso la somnolencia. Eso sí, hay que evitar el exceso para no causar algún trastorno temporomandibular o gastrointestinal.

11. Olores

La aromaterapia también es una opción cuando se trata de activar el cerebro. Y es que algunos aromas, aparte de resultar agradables, también son estimulantes. Prueba con limón, eucalipto, menta, sándalo o lavanda.

12. Almuerzos ligeros

Si a mediodía comes carbohidratos con un alto índice glucémico, posiblemente haya mayor liberación de insulina y se produzca ese estado conocido como morriña. Lo mismo vale para las grasas.

Tienes mejores opciones. Sustituye el pan y la pasta por similares que sean integrales o por verduras. También prueba con menos carne y más vegetales.

Precauciones con el café para activar el cerebro

Mujer toma café para activar el cerebro.
No está en la cafeína la única fuente de estímulo para el cerebro. Otras alternativas nos permiten regular el consumo de esta infusión.

El café produce un efecto inmediato para activar el cerebro, como pocas sustancias lo logran. Además, es una bebida socialmente aceptada que forma parte de nuestras rutinas y cultura.

Pero no podemos acudir a esta infusión para despertarnos siempre, porque la ingesta continua y prolongada puede acarrear problemas de salud.

Según los estudios, entre los efectos positivos del café se pueden mencionar las mejoras de las funciones cognitivas, el poder antidepresivo, la postergación de la fatiga y la diuresis aumentada.

Sin embargo, en la misma medida tiene efectos adversos. De acuerdo con las investigaciones, se considera un factor de riesgo para la hipertensión episódica. Además, estimula la secreción de enzimas digestivas, lo que lo hace poco recomendable para personas con gastritis.

Activa el cerebro de formas variadas

No activar el cerebro puede tener efectos en el corto y en el largo plazo. De manera inmediata, no estar alerta nos ocasiona distracciones que, en el peor de los casos, significan accidentes domésticos, laboraless y hasta de tránsito.

Por otra parte, cuando el cerebro trabaja en un nivel mínimo se apaga, perdiendo funciones. Esto conlleva envejecimiento prematuro y demencia senil de inicio temprano.

Aparte de las recomendaciones ya dadas, para activar el cerebro en las mañanas lo mejor que podemos hacer es dormir bien y evitar el consumo de sustancias como el alcohol.

  • Elder G, Wetherell M, Barclay N, Ellis J. The cortisol awakening response – Applications and implications for sleep medicine. Sleep Medicine Reviews. 2014; 18 (3): 215–224.
  • Fernández J. Incidencia actual de la gastritis: una breve revisión. Revista CENIC. Ciencias Biológicas. 2014; 45(1): 10-17.
  • Fuller P et al. Neurobiology of Sleep-Wake cycle: Sleep Architecture, Circadian Regulation and Regulatory Feedback. Journal of Biological Rhythms. 2006; 21:482- 493.
  • Halson S. Nutrition, sleep and recovery. European Journal of Sport Science. 2008; 8(2): 119-126.
  • Hastings, M. A Clockwork web: Circadian timing in brain and periphery, in health and disease, en Nature Reviews Neuroscience, 4:649-661, 2003.
  • Hobson, J. Sleep is of the brain, by the brain and for the brain. Nature. 2005; 437(27): 1254-1256.
  • Krueger J, Obal F, Fang J. Why we sleep: a theoretical view of sleep function. Sleep Medicine Rev. 1999; 3:119-129.
  • Melo G, Carvalho D, Magalhães A et al. Chemical composition and health properties of coffee and coffee by-products. Adv Food Nutr Res. 2020; 91: 65-96.
  • Powell D, Schlotz W. Daily life stress and the cortisol awakening response: testing the anticipation hypothesis. PloS one. 2012; 7(12): https://doi.org/10.1371/journal.pone.0052067
  • Reyes CM, Cornelis MC. Caffeine in the Diet: Country-Level Consumption and Guidelines. Nutrients. 2018; 10(11): doi 10.3390/nu10111772.
  • Wikoff D, Welsh BT, Henderson R, et al. Systematic review of the potential adverse effects of caffeine consumption in healthy adults, pregnant women, adolescents, and children. Food Chem Toxicol. 2017; 109(1):585-648.
  • Wilhelm I, Born J, Kudielka BM, Schlotz W, Wüst S. Is the cortisol awakening rise a response to awakening? Psychoneuroendocrinology. 2007; 32 (4): 358–66.