12 alimentos que debes evitar si tienes inflamación de la vesícula

Aquí te explicamos qué alimentos debes evitar en caso de tener la vesícula inflamada. Además, te comentamos por qué hacerlo y qué pasa en el cuerpo tras la inflamación.
12 alimentos que debes evitar si tienes inflamación de la vesícula
Maria Patricia Pinero Corredor

Escrito y verificado por la nutricionista Maria Patricia Pinero Corredor.

Última actualización: 11 abril, 2022

Los trastornos relacionados con la vesícula biliar, como la inflamación de la misma y los cálculos, afectan a millones de personas en todo el mundo. Conocer los alimentos que debes evitar si tienes inflamación de la vesícula ayudará a prevenir complicaciones.

La inflamación de las paredes de este órgano que participa en el proceso de digestión de las grasas se denomina colecistitis. Así que hay que seguir una dieta baja en grasas para evitar el incremento del problema.

En este artículo te daremos la lista de alimentos que debes evitar si tienes inflamada la vesícula. Pero antes vamos a conocer sus funciones y por qué es tan importante la dieta en este contexto

¿Qué es la vesícula biliar?

La vesícula biliar es un órgano en forma de pera, cuya función principal es concentrar, almacenar y excretar la bilis que se produce en el hígado. Forma parte del sistema biliar, junto con los conductos y otras estructuras asociadas.

Cuando el hígado produce la bilis, un 50 % es almacenada en la vesícula. La otra mitad va al duodeno, una porción del intestino delgado donde las grasas son transformadas para su absorción.

La bilis es una sustancia que produce el hígado y que contiene agua, hormonas, pigmentos, electrólitos, colesterol, sales biliares entre 6 a 10 % y lecitina en un 95 %.

El Libro de dietoterapia de Krause explica que las sales biliares emulsifionan o disminuyen el tamaño de las gotas de grasas que llegan con la dieta hasta el duodeno. Esto facilita el trabajo de la enzima lipasa durante el proceso de digestión, permitiendo la absorción de los ácidos grasos y de las vitaminas liposolubles.

Una vez que terminan su trabajo, las sales biliares son reabsorbidas y regresan al hígado. En caso de que la secreción de bilis se detenga, se altera la digestión y puede presentarse dolor intenso.



¿Por qué se inflama la vesícula?

La inflamación de la vesícula o colecistitis puede ser aguda o crónica. El 90 % de los cuadros de inflamación aguda se deben a una obstrucción de los conductos biliares por cálculos, produciéndose un reflujo de la bilis. Las infecciones virales también pueden causar inflamación aguda.

La forma crónica se debe a varios episodios leves de inflamación que engrosan las paredes de la vesícula, perdiendo la misma su capacidad para concentrar y almacenar la bilis. La presencia de tumores o vasos sanguíneos dañados también se relacionan con la cronicidad.

Los síntomas de inflamación de vesícula son los siguientes:

El consumo de alimentos ricos en grasa aumenta los síntomas de la inflamación. También pueden ocurrir complicaciones graves como la pancreatitis y la septicemia.



Alimentos que deben evitarse en la inflamación de la vesícula

La dieta apropiada para una inflamación de vesícula debe ser baja en grasas. Para que esta restricción no afecte la ingesta calórica, se recomienda usar más carbohidratos complejos y triglicéridos de cadena media.

Un artículo del 2018 refiere que algunos alimentos tienen cierto nivel de influencia en la aparición de una colecistitis. Por supuesto, hay que evitarlos y esta es la lista.

1. Alimentos altos en calorías

La mayoría de los alimentos calóricos o los llamados comida chatarra, promueven los trastornos de la vesícula. Sus altos valores de grasa hacen difícil su digestión. Dentro de estos encontramos papas fritas, galletas, hamburguesas  ypizas, entre otros.

Comida chatarra altera la vesícula biliar.
Las comidas de alto tenor graso dificultan el trabajo del hígado y de la vesícula biliar.

2. Leche y derivados enteros

Los productos lácteos con alto contenido de grasa también contribuyen con las enfermedades de la vesícula. Se sugiere evitar leche entera, condensada, helados, quesos madurados altos en grasa (parmesano, gouda, brie) y mantequilla. También se debe omitir el consumo de yogur elaborado con leche completa.

3. Picantes

Los alimentos como los pimientos, los ajíes, la pimienta roja, la salsa Tabasco, el comino y el chile jalapeño, entre otros, favorecen la inflamación de la vesícula y agudizan el dolor abdominal.

4. Carnes y productos cárnicos con exceso de grasa

Las carnes de res y otras carnes rojas contienen grasa saturada que es más difícil de digerir. Además, sus productos derivados son mezclados con una buena proporción de grasa, incrementando en más de un 30 % su contenido.

5. Condimentos

El uso de ciertos condimentos produce inflamación aguda y dolor intenso de la vesícula. Entre este grupo se encuentran los aceites, la pimienta, la mostaza, la mayonesa y los aderezos.

6. Grasas trans

La Guía de práctica clínica para colecistitis recomienda evitar alimentos grasos hidrogenados. Las grasas trans como margarinas, manteca vegetal, productos de pastelería, bollería, repostería industrial y los alimentos fritos también están prohibidos.

7. Vegetales crudos

Los vegetales crudos tardan más tiempo en ser digeridos por el mayor contenido de fibra insoluble en su forma cruda. La cocción puede ablandar en parte este tipo de fibra y facilitar su digestión.

8. Frutos secos

Los frutos secos como nueces, maní, avellanas, almendras y hasta el coco están prohibidos en la inflamación de vesícula. Según la Fundación Española para la Nutrición, estos frutos contienen más de un 50 % de grasas que requieren ser emulsionadas por las sales biliares.

9. Pescados ricos en grasa

Los pescados ricos en grasa poliinsaturada deben retirarse de la dieta cuando la vesícula se inflama. Si bien en cierto que su grasa es beneficiosa para la salud, los contenidos de ácidos omega 3 y omega6 son muy elevados.

Entre ellos están las sardinas, el atún, la caballa, la palometa, el jurel, el pez espada, el salmón, el lebranche y el carite, entre otros.

10. Vísceras

Las vísceras como el riñón, el hígado, el corazón y los sesos forman parte de diferentes platos y culturas gastronómicas. Tienen la particularidad de ser ricas en grasa, por lo que ante una colecistitis hay que evitarlas.

11. Bebidas alcohólicas, café y productos azucarados

El consumo de bebidas alcohólicas, las golosinas, el café, las gaseosas, las bebidas carbonatadas, los jugos cítricos sin mezclar y otros productos ricos en azúcares pueden empeorar el dolor de la vesícula cuando está inflamada. Hay que abstenerse de ingerir estos productos hasta que el médico tratante lo autorice.

Bebidas alcohólicas.
El alcohol se suspende en los pacientes con trastornos hepáticos y biliares, ya que acelera los problemas y las complicaciones de la vesícula.

12. Leguminosas y cereales integrales

Las legumbres como lentejas, frijoles y garbanzos contienen verbascosa, rafinosa y estaquiosa, que producen flatulencia y distensión abdominal. En el caso de los granos integrales, contienen mucho salvado o celulosa y hemicelulosa, que es difícil de digerir, lo que alarga el tiempo de vaciamiento gástrico.

Calmar el dolor con la dieta

En caso de presentarse una inflamación de vesícula, deben retirarse estos alimentos para aliviar el dolor. Sin embargo, están permitidos los vegetales sin piel, la clara de huevo, las carnes sin grasa, las frutas cocidas y las preparaciones tipo puré. El arroz blanco, las harinas refinadas, el aceite de oliva, las infusiones de manzanilla, cola de caballo o jengibre también ayudan.

Recuerda consultar siempre con un especialista médico y un nutricionista. Así seguirás las orientaciones correctas.

Te podría interesar...
Dieta para después de la colecistectomía o extracción de la vesícula
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Dieta para después de la colecistectomía o extracción de la vesícula

¿Te han hecho una extracción de la vesícula o te la deben hacer pronto? Te hemos preparado una lista de recomendaciones sobre la dieta que debes se...




Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.