Apiterapia o terapia con abejas: ¿qué es y para qué se usa?

Rafael Victorino Muñoz·
29 Enero, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por Enfermera Leidy Mora Molina al
26 Enero, 2021
En la apiterapia o terapia con abejas se utiliza la toxina de estos insectos para el tratamiento de diversas enfermedades. ¿Es efectivo? ¿Hay contraindicaciones? En este espacio lo detallamos.

Los humanos tienen una relación muy importante con las abejas, no solo por la función que este insecto desempeña en la naturaleza, sino por el aprovechamiento de sus productos, entre los cuales se destaca la miel, la cera, la jalea real, el propóleo y la apitoxina, usada en la apiterapia.

Esta última es un tratamiento alternativo que se practica desde los tiempos del Imperio Egipcio, así como también en la Antigua Grecia y en la China milenaria. Según sus promotores, la terapia con abejas aporta múltiples beneficios a la salud y, de hecho, favorece la prevención de enfermedades. 

Ahora bien, cabe preguntarse si dicha terapia está avalada por investigaciones científicas. En el presente artículo conoceremos la respuesta de este y otros interrogantes relacionados. ¡Continúa leyendo!

¿Cómo es el veneno de la abeja?

Aunque no son insectos agresivos por naturaleza, las abejas tienen cómo defenderse en caso de una potencial agresión. En este sentido, cuentan con un aguijón, que produce un pinchazo doloroso. No hay dudas de que una picadura de abeja puede ser una experiencia desagradable para cualquiera.

Pero no solo es el pinchazo en sí lo que sufre el intruso, sino que se inyecta un veneno llamado «apitoxina». El mismo se encuentra compuesto por sustancias como las siguientes:

  • Aminoácidos.
  • Péptidos.
  • Lípidos.
  • Gúcidos.
  • Hialuronidasa.
  • Melitina.
  • Fosfolipasa.
  • Apamina.
  • Otras proteínas.

En animales pequeños, la apitoxina puede ser mortal. Sin embargo, en otros más grandes, incluido el ser humano, la picadura de una sola abeja podría no afectar, a menos que la persona sea alérgica. 

Por supuesto, cuando la dosis aumenta – es decir, si son muchas picaduras de abeja –  este veneno puede tener consecuencias graves. La dosis de toxina tolerable varía con la persona. Entre 100, 200 y 500 abejas podrían causar la muerte.

Incluso, según un artículo divulgado en Gaceta médica de México, la cantidad de veneno en una abeja es variable, así como la proporción de los componentes. Hay ejemplares que llegan a tener 300 ug de apitoxina.

¿Cómo es el veneno de la abeja?
El veneno de abeja se emplea con fines medicinales en sesiones de apiterapia.

Sigue leyendo sobre el tema en: Cómo actuar ante una picadura de abeja.

¿Cómo se utiliza el veneno de abeja?

Desde la antigüedad, se ha hablado del efecto de la apitoxina sobre el ser humano, en especial en relación con el dolor crónico. Los defensores de la terapia con abejas exponen que debido a este veneno, el emperador Carlomagno fue curado de la gota.

Ahora bien, para su uso medicinal, los apicultores obtienen la sustancia con un dispositivo que emite una descarga eléctrica. Las abejas estimuladas pican sobre un cristal, donde se deposita el veneno. Luego se seca y se convierte en un polvillo.

Una vez extraída, la apitoxina se diluye para administrarla de diversas formas. Además de su uso en acupuntura, el veneno se puede inyectar o aplicar de manera natural, es decir, dejándose picar por las abejas. Los apiterapeutas prefieren esta última. Sugieren que la picadura directa de la abeja es la mejor forma de realizar la apiterapia para un efecto más eficaz.

Por otra parte, la apitoxina también se encuentra como ingrediente en cremas y ungüentos, empleados para calmar el dolor, cuidar la piel, entre otros. Sin embargo, su efectividad sigue siendo un tema de controversia.

Posibles beneficios de la apiterapia

En la medicina tradicional, la apiterapia se emplea como coadyuvante contra los síntomas de algunas patologías articulares y musculares. Asimismo, se cree que favorece la mejoría de pacientes con psoriasis, jaquecas, lumbagos y trastornos autoinmunes.

También se emplea como aliado para la salud mental, ya que su aplicación parece reducir el estrés y la ansiedad. ¿Tiene otros usos usos? Sí. Sus defensores sugieren lo siguiente:

  • Tiene propiedades antibacterianas y antifúngicas.
  • Es antiinflamatorio y analgésico.
  • Puede ayudar a personas con hipertensión debido a su efecto anticoagulante.
  • Ayuda al mejoramiento del metabolismo y eliminación de toxinas.

Pero, ¿hay evidencias científicas sobre esto? Por ahora, los estudios son limitados. Veamos a continuación algunas investigaciones que se han realizado sobre la apiterapia y las enfermedades.

Artritis

Se ha indagado sobre el uso del veneno de abejas para tratar la artritis en animales y seres humanos. Por ejemplo, en un estudio publicado en Journal of Ethnopharmacology se encontró que el veneno de abeja inyectado en conejos influye en la síntesis de corticosteroides.

Debido a que las hormonas glucocorticoides ayudan a regular la inflamación, la apitoxina demostró ser efectiva para ralentizar la progresión de la artritis en conejos y ratas.

Una revisión reciente sugiere que hay evidencia de que el veneno de abeja también puede ser útil para mitigar los síntomas de la artritis reumatoide en seres humanos. Pese a esto, los investigadores solo encontraron un ensayo de control aleatorio donde se probó su efectividad contra la inflamación, la sensibilidad y la rigidez de las articulaciones.

Psoriasis

En un ensayo clínico compartido en Journal of Dermatological Treatment se administraron inyecciones semanales de veneno de abeja en las lesiones cutáneas de 25 pacientes con psoriasis. Tras 12 semanas, estos mostraron una reducción significativa en las placas de psoriasis y en los niveles de marcadores sanguíneos inflamatorios.

Tratamiento del dolor

También se ha explorado la efectividad de la acupuntura con veneno de abeja para el tratamiento del dolor. En un estudio clínico de Complementary Therapies in Medicine se trató a 16 pacientes con dolor central posterior al ictus.  La técnica se aplicó 2 veces por semana, a lo largo de tres semanas. Pasado dicho periodo, los participantes informaron niveles reducidos de dolor.

Hombro congelado

El uso de acupuntura con veneno de abeja combinada con fisioterapia fue probado en el tratamiento de personas con hombro congelado. Según los resultados del estudio, los pacientes que recibieron apiterapia informaron niveles reducidos de dolor.

Pese a que todos estos resultados lucen prometedores, se realizaron en grupos pequeños. Por ende, se necesita más investigación en ensayos más grandes para confirmar estos resultados.

El síndrome subacromial
La apiterapia se emplea en el tratamiento de varios tipos de dolor, como el causado por el hombro congelado.

¿Cuándo se debe evitar la apiterapia?

La apiterapia está contraindicada en mujeres embarazadas y cuando la persona padece ciertas enfermedades, tales como las que se señalan a continuación:

  • Miocarditis, pericarditis, angina de pecho, aterosclerosis y cardiopatías diversas.
  • Diabetes.
  • Cáncer.
  • Hepatitis.
  • Enfermedades venéreas.
  • Insuficiencia renal.
  • Tuberculosis.
  • Úlcera gástrica y duodenal con tendencia a hemorragias.
  • Neoplasias.
  • Glaucoma.
  • Hipertrofia de la próstata.

También te puede interesar: La jalea real no mejora el sistema inmunitario

Posibles riesgos de la apiterapia

Una de las razones para no generalizar el uso de la apiterapia, y más bien evitarla, es que muchas personas son sensibles al veneno de abejas. No hay cifras precisas al respecto. Sin embargo, se estima que puede estar cercano al 2 %.

En pacientes alérgicos, una aplicación de apitoxina podría desencadenar un shock anafiláctico, que puede poner en riesgo la vida de la persona. Por ello, antes de cualquier tratamiento, el interesado debe someterse a un test.

Una persona puede morir por la picadura de abejas o por recibir una dosis alta de apitoxina en una terapia, si no se administra el tratamiento adecuado a tiempo. No hay que olvidar que se trata de un veneno.

Por otra parte, algunos pacientes pueden experimentar reacciones secundarias ante la apiterapia. Esto incluye lo siguiente:

  • Dolor.
  • Mareos.
  • Alteración del sueño.
  • Presión arterial alta.
  • Taquicardia.
  • Sensación de ansiedad.
  • Angustia.

En un estudio de caso, los investigadores encontraron que puede haber relación entre la picadura de abeja y el desarrollo de enfermedades autoinmunes, como el lupus. También se relaciona con daños en el hígado, tal como se advierte en un informe del World Journal of Hepatology, presentado en 2011.

¿Qué debe quedar claro sobre la apiterapia?

Evidentemente, aunque no está de más decirlo, la apiterapia debe ser aplicada por un profesional, puesto que está basada en la administración de un veneno producido por la abeja (apitoxina). Si no se realiza de forma correcta, puede ser peligroso para la salud, incluso en aquellos casos en los que no se encuentra contraindicado.

Ya hubo un primer fallecimiento por causa de esta técnica. Y si bien puede parecer poco, una muerte no deja de ser una tragedia y un motivo de preocupación. También se tuvo noticia de lo sucedido con el reconocido actor Gerard Butler, quien sufrió un shock anafiláctico al recibir una inyección con veneno de abeja.

Por estos motivos, algunos profesionales médicos consideran inseguro y desaconsejable este procedimiento. En todo caso, la persona interesada en realizarlo debe informarse sobre los riesgos y acceder a los tests correspondientes para saber si es sensible a la apitoxina. De igual modo, quienes aplican la terapia deben conocer sobre primeros auxilios en el manejo de reacciones alérgicas.

  • Ali M.. Studies on bee venom and its medical uses. International Journal of Advancements in Research & Technology. 2012; 1(2): 1-15.
  • An HJ, Kim JY, Kim WH, Gwon MG, Gu HM, Jeon MJ, Han SM, Pak SC, Lee CK, Park IS, Park KK. Therapeutic effects of bee venom and its major component, melittin, on atopic dermatitis in vivo and in vitro. Br J Pharmacol. 2018; 175(23): 4310-4324.
  • Eltaher S, Mohammed GF, Younes S, Elakhras A. Efficacy of the apitherapy in the treatment of recalcitrant localized plaque psoriasis and evaluation of tumor necrosis factor-alpha (TNF-α) serum level: A double-blind randomized clinical trial. J Dermatolog Treat. 2015; 26(4): 335–339.
  • Lee J, Park H, Chae Y, Lim S. An overview of bee venom acupuncture in the treatment of arthritis. Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine. 2005; 2(1): 79-84.
  • Hwang DS, Kim SK, Bae H. Therapeutic Effects of Bee Venom on Immunological and Neurological Diseases. Toxins (Basel). 2015; 7(7): 2413–2421.
  • Tekeoğlu İ, Akdoğan M, Çelik İ. Investigation of anti-inflammatory effects of bee venom in experimentally induced adjuvant arthritis. Reumatologia. 2020; 58(5): 265-271.
  • Wehbe R, Frangieh J, Rima M, El Obeid D, Sabatier JM, Fajloun Z. Bee venom: Overview of main compounds and bioactivities for therapeutic interests. Molecules. 2019; 24(16): doi:10.3390/molecules24162997.
  • Zhang S, Liu Y, Ye Y, et al. Bee venom therapy: Potential mechanisms and therapeutic applications. Toxicon. 2018; 148:64-73.