7 claves fabulosas para cuidar de tu hígado en el desayuno

25 Febrero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por Valeria Sabater
Podemos favorecer las funciones del hígado y estimular su depuración desde primera hora si incluimos en nuestro desayuno alimentos que nos aporten nutrientes adecuados. La avena es una excelente opción.

El hígado es el órgano interno más grande y pesa entre 1,3  y 1,8 kilogramos. A su vez, necesita el 13 % del riego sanguíneo del cuerpo y desempeña cerca de 500 funciones distintas.

Si ya has padecido algún tipo de dolencia hepática sabrás, sin duda, cómo afecta a la calidad de vida. Cansancio, malas digestiones, debilidad, ictericia, dolor abdominal, retención de líquidos… Vivimos pendientes de nuestro mundo exterior. De  múltiples estímulos, de esas presiones y preocupaciones del entorno que, poco a poco, hacen mella en el organismo.

Te proponemos algo sencillo, interesante y muy saludable. Empieza a cuidar de tu salud hepática desde el desayuno. Te explicamos cómo.

1. ¿Café para el hígado? Sí, por favor

Café
Que el café sea una causa de deshidratación aún se sigue debatiendo. Sin embargo, la recomendación general es no exceder su consumo.

Así es. Si deseabas saber si es el café es adecuado o no para el hígado la respuesta es sí. Según un estudio llevado a cabo por científicos de las universidades de Edimburgo y Southampton (Reino Unido) en 2015, tomar dos tazas de café al día disminuye el riesgo de sufrir enfermedades hepáticas.

  • El café, gracias a sus antioxidantes, reduce la presencia de la enzima gamma-glutamil-transpeptidasa (GGT) en la sangre, uno de los biomarcadores que se utilizan en relación a la cirrosis.
  • Asimismo, logra reducir el colesterol malo o LDL y combate la inflamación de las células hepáticas.

El café, por tanto, tiene un efecto protector muy adecuado para nuestra salud hepática. No conviene tampoco abusar de él, pero esa taza matinal será ideal para activarte y, a su vez, optimizar muchas de esas tareas que el hígado debe llevar a cabo.

Descubre 5 frutas fabulosas para reducir tu colesterol

2. Ajo

En nuestro espacio te hablamos muy a menudo de los beneficios de consumir ajo. Si deseas cuidar de tu salud hepática, no pierdas la costumbre. Gracias a los compuestos sulfurosos del ajo conseguiremos facilitar la eliminación de toxinas.

El ajo, a su vez, contiene altas cantidades de alicina y selenio, dos compuestos naturales que combaten la inflamación y favorecen su limpieza y muchos de sus procesos metabólicos. La ingesta regular de este alimento ha demostrado ser muy beneficiosa, también para el hígado. Su consumo protege frente a los daños que genera el alcohol.

3. Una tostada con aceite de oliva virgen extra

Pan con aceite de oliva y hierbas

Tomar una tostada de pan con aceite de oliva es algo delicioso, saludable y muy habitual en la dieta mediterránea. Elige un pan que contenga cereales enteros como, por ejemplo, el pan de centeno. Después, vierte un poco de aceite de oliva virgen extra por encima y disfruta.

El hígado agradecerá sus ácidos grasos, en especial el ácido oleico, el cual ayuda a reducir los niveles de colesterol LDL y a favorecer la vasodilatación arterial.

4. Pomelo rojo o toronja

De entre todas las variedades de pomelo, elige el de color rojo. Es el mayor contenido presenta en licopeno, un pigmento carotenoide con mucho más poder antioxidante que las vitaminas A y C, también presentes en esta fruta. El pomelo te ayudará a eliminar toxinas gracias a un tipo de flavonoide llamado naringenina.

5. Avena para el hígado graso

La avena es ese tipo de cereal que nunca debería faltar en nuestro desayuno. Es muy nutritiva y también depurativa: gracias a sus aminoácidos nos ayuda a estimular la producción de lecitina en el hígado.

La lecitina es una sustancia fabulosa para ayudarnos a depurar toxinas del organismo. A su vez, la avena te permitirá regular el nivel de azúcar en sangre y a obtener un gran nivel de proteínas vegetales muy adecuadas para potenciar la salud hepática. Así lo evidencia un estudio publicado en Journal of Food Science and Technology.

6. Aguacate

Hay varias razones por las que no debes exceder el consumo de aguacate.

Una opción espectacular es untar medio aguacate en una rebanada de pan de centeno. Además de apetecible, es saludable.

El aguacate es rico en beta-sitosterol. Es un compuesto vegetal que nos ayuda a reducir el colesterol. Asimismo, algo que no podemos olvidar es que este fruto de sabor almendrado y suave es recomendable para la salud hepática gracias a su alto contenido en glutatión.

7. Las manzanas

Elige la propuesta que más te apetezca: manzana rallada, cortada a trocitos con un poco de miel y canela, laminada con nueces y azúcar moreno o una entera que disfrutar mordisco a mordisco. Quédate con la opción que más te agrade, porque todas ellas cuidarán de la salud hepática gracias a su alto contenido en antioxidantes y pectina.

Mejora la dieta para garantizar la salud hepática

Para concluir te diremos que todos los alimentos aquí citados te ayudarán a cuidar de tu hígado desde el desayuno. No obstante, no olvides combinar estas sugerencias con algo de proteína: unos huevos, un poco de pechuga de pavo…

Se trata solo de comer bien, de forma equilibrada y evitar el contenido graso y las calorías vacías presentes en la bollería industrial y el azúcar. Acuérdate también de descansar correctamente durante la noche para favorecer los procesos de recuperación del organismo.

  • Kennedy OJ., Roderick P., Buchanan R., Fallowfield JA., et al., Systematic review with meta analysis: coffee consumption and the risk of cirrhosis. Aliment Pharmacol Ther, 2016. 43 (5): 562-74.
  • Guan MJ., Zhao N., Xie KQ., Zeng T., Hepatoprotective effects of garlic against ethanol induced liver injury: a mini review. Food Chem Toxicol, 2018. 111: 467-473.
  • Angelov A., Yaneva Marinova T., Gotcheva V., Oats as a matrix of choice for developing fermented functional beverages. J Food Sci Technol, 2018. 55 (7): 2351-2360.