Cómo cultivar bromelias: cuidados y recomendaciones

Las bromelias son exóticas, llamativas y resistentes. ¿Quieres aprender a cultivarlas en casa? En este espacio te contamos cómo hacerlo y qué considerar. 
Cómo cultivar bromelias: cuidados y recomendaciones

Última actualización: 09 diciembre, 2022

A simple vista, cultivar bromelias parece una tarea difícil. Sin embargo, estas plantas de aspecto tropical son fáciles de plantar, requieren poco mantenimiento y son resistentes a diversas condiciones climáticas y ambientales.

De nombre científico Bromeliaceae genera, es una epífita que aporta colores llamativos al jardín interior. Se destaca por su hermoso follaje, con hojas que varían en tonos rojos, verdes, naranja, morado y amarillo.

Como tal, no requiere suelo para crecer. Esta puede aferrarse a los árboles o a otros objetos; asimismo, es posible plantarla en suelos poco profundos. ¿Qué cuidados requiere? ¿Dónde conviene plantarlas? A continuación, todos los detalles.

Principales características de las bromelias

Las bromelias son plantas perennes que pertenecen a la familia de las bromeliáceas. Son nativas de África occidental, pero se distribuyen actualmente en América del Norte, América del Sur y Centro América. Se estima que hay alrededor de dos mil especies, aunque los géneros Guzmania, Neoregelia y Vriesea son los más conocidos.

Como lo apunta una publicación en Ecology and Evolution, estas plantas son de crecimiento lento y tienden a preferir hábitats con alta precipitación y humedad. Tardan alrededor de tres años en madurar y florecer, aunque algunas especies requieren más tiempo.

Cómo cultivar bromelias: cuidados y recomendaciones
Existen muchas especies diferentes de bromelias.

A pesar de que son epífitas —porque suelen crecer en la corteza de los árboles en zonas selváticas—, también se cultivan con fines ornamentales. Suelen ser de tamaño pequeño, aunque pueden llegar a medir hasta un metro de altura.

Tienen hojas lanceoladas cuyos tonos varían según el género. Algunas presentan colores verdes, pero otras varían de rosado a púrpura y gris. Además, sus flores tienen colores intensos y vivos, que pueden variar de rojo a fucsia, naranja o rosa.

Cabe destacar que las bromelias solo florecen una vez durante su vida útil. Luego de esto, es necesario cortar el tallo de la flor desde su base para que la planta genere retoños. 

Tipos de bromelias

Como hemos comentado, hay más de dos mil especies de bromelias. La mayoría son epífitas y se encuentran en sus áreas de distribución nativa, es decir, las regiones tropicales de América. Aun así, hay especies comunes que pueden cultivarse en jardines. Las más populares son las siguientes:

  • Guzmania: incluye las especies más comunes, como la G. lingulata, G. zahnii, G. Guzmania sanguinea y G. monostachia. Suelen tener hojas largas, planas y de una tonalidad verde brillante. Sus flores pueden verse rojas brillantes, amarillas, naranjas, rosadas o moradas, según la especie.
  • Neoregelia: es un género de bromelias muy diverso. Se emplean especialmente como plantas de interior, pues sus hojas son bastante llamativas, con colores que van desde el rosado hasta el morado.
  • Vriesea: se caracteriza por tener un follaje abigarrado y flores similares a plumas. Abarca especies populares como la V. splendens y el híbrido Vreisea ‘Fireworks’.
  • Ananas comosus: es el género que incluye a la piña común. Tiene hojas de araña y una espiga floral en la que crecen piñas en miniatura.


Cuidados y recomendaciones para cultivar bromelias

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de cultivar bromelias es que no se requieren de un suelo grueso o demasiado profundo, sino todo lo contrario. En jardinería, suelen emplearse mezclas de cortezas, de musgos o de otros materiales orgánicos. Además, una maceta de poca profundidad es la mejor opción.

Por supuesto, hay que crear algunas condiciones específicas para que la planta madure y florezca. Esto puede estar determinado por la luz, la temperatura, la humedad y la alimentación. En general, no requieren demasiado mantenimiento y se adaptan bien en climas tropicales, cálidos y templados.

Es posible cultivar bromelias sin tierra. Para ello, se debe sujetar la planta a un objeto que le permita mantenerse erguida. 

Luz

Al momento de cultivar bromelias hay que tener presente que hay que proporcionarles luz brillante e indirecta, sobre todo si son de hojas rígidas y duras. Si son variedades de hojas blandas y sin espinas, los niveles de luz deben ser un poco más bajos. 

Cuando se acerca el periodo de floración, un aumento de exposición a la luz puede optimizar el proceso. De todos modos, hay que verificar que las demás condiciones sean las adecuadas.

Suelo

Cuando se trata de cultivar bromelias de interior, el suelo ideal suele elaborarse con dos tercios de tierra a base de turba y un tercio de arena. Esto permite retener la humedad, pero también garantizar su drenaje. Otras mezclas son el carbón vegetal, los musgos y aquellas para orquídeas. 

Mientras que algunos prefieren plantarlas en macetas poco profundas, hay quienes las montan en troncos, tablas y superficies similares. En estos casos últimos, es necesario que haya un soporte para la planta.

Agua

Cómo cultivar bromelias: cuidados y recomendaciones
Atomizar las hojas con agua es una buena manera de mantener la salud de tu bromelia.

Uno de los motivos por los que esta planta se considera resistente es porque aguanta condiciones de sequía. Pese a que su ambiente natural es húmedo, no requiere demasiado riego. De hecho, en su etapa de crecimiento deben regarse con moderación semanalmente. En invierno, el riego debe reducirse.

La raíz de la planta es sensible a la pudrición, por lo que no debe quedar agua estancada. La clave es esperar a que la superficie del suelo se sienta seca al tacto antes de volver a regar. Por otro lado, conviene rociar las hojas con la ayuda de un atomizador. 

Temperatura y humedad

A menudo, las bromelias prefieren temperaturas entre 60 y 85 grados Fahrenheit. No suelen resistir temperaturas demasiado frías, por lo que en invierno requieren protección.

Aunque algunas resisten ambientes de hasta 20 °F, no deberían exponerse a entornos de menos de 40 °F. La humedad recomendada para su crecimiento es de entre un 40 y un 50 %.

Fertilizante

Una de las grandes ventajas de cultivar bromelias es que no suelen requerir fertilizantes. A menudo, la planta se desarrolla bien solo con el riego. De todos modos, se le puede aplicar fertilizante líquido diluido a la mitad en la etapa de crecimiento. Si la planta está próxima a florecer, emplear estos productos puede ser contraproducente.

Cultivo al aire libre

Es necesario hacer algunas consideraciones especiales si se quieren cultivar bromelias al aire libre. Lo mejor es optar por macetas poco profundas, pues en invierno es mejor trasladarlas al interior para evitar que se pudran.

También, es posible cultivarlas debajo de un árbol con sombra o bien, en cualquier planta que logre evitar su contacto directo con la luz solar. Mucha luz tiende a quemar las hojas. No hay que ignorar el tema del riego, pues mucha humedad deteriorará la planta. Hay que asegurarse de que haya un buen drenaje.

Plagas

Es poco probable que las bromelias sufran ataques de alguna plaga. La mayor parte de las veces desarrollan enfermedades por un exceso de riego o porque se exponen de manera excesiva a la luz directa del sol.

Propagación

La forma habitual de propagar las bromelias es a partir de sus brotes. Su cultivo suele ser más difícil a partir de semillas. En todo caso, si se opta por esta última opción, se aconseja que sea durante el invierno.



¿Qué hay que recordar sobre el cultivo de bromelias?

Debido a sus llamativas flores de colores, las bromelias suelen preferirse como plantas de interior o para jardines. Su crecimiento es lento y pueden pasar alrededor de tres años antes de su floración. Una vez florecen, la planta madre suele morir. Sin embargo, vuelve a crecer a partir de sus brotes.

En general, se requieren pocos cuidados para mantenerla en óptimas condiciones. El riego moderado y la luz indirecta son claves. También, conviene plantarlas en macetas pequeñas, con buen sistema de drenaje, que puedan llevarse al interior de la casa durante el invierno. ¿Te animas a cultivarla?

Te podría interesar...
Cómo cultivar una enredadera sin dañar tu jardín
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Cómo cultivar una enredadera sin dañar tu jardín

Al igual que el resto de plantas de tu jardín, la enredadera tiene sus propios requerimentos para crecer fuerte y saludable.



  • Ladino G, Ospina-Bautista F, Estévez Varón J, Jerabkova L, Kratina P. Ecosystem services provided by bromeliad plants: A systematic review. Ecol Evol. 2019 May 29;9(12):7360-7372. doi: 10.1002/ece3.5296. PMID: 31380056; PMCID: PMC6662323.
  • Cach-Pérez MJ, Andrade JL, Chilpa-Galván N, Tamayo-Chim M, Orellana R, Reyes-García C. Climatic and Structural Factors Influencing Epiphytic Bromeliad Community Assemblage along a Gradient of Water-Limited Environments in the Yucatan Peninsula, Mexico. Tropical Conservation Science. 2013;6(2):283-302. doi:10.1177/194008291300600209
  • NCBI Taxonomy: a comprehensive update on curation, resources and tools. Database (Oxford). 2020: baaa062. PubMed: 32761142 PMC: PMC7408187.
  • Bromeliads. University of Florida Institute of Food & Agricultural Sciences.
  • Schiappacasse, Flavia, et al. Ethylene Spray Influences Flowering of the Chilean Bromeliad Fascicularia Bicolor. Idesia (Arica), 2016, pp. 0–0. doi:10.4067/S0718-34292016005000027
  • Bromeliads. University of Wisconsin-Madison Extension.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.