¿Grasa bajo las axilas? 7 consejos para reducirla

El acumulo de grasa debajo de las axilas, resulta antiestético. Si te ayudas con una dieta adecuada y ejercicios específicos, puedes lograr reducirla. Asimismo, es importante saber elegir las prendas que utilizamos.
¿Grasa bajo las axilas? 7 consejos para reducirla
Valeria Sabater

Escrito y verificado por psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 24 julio, 2022

Algunas personas al ponerse el sujetador, han percibido un exceso de grasa bajo las axilas. Debes saber, en primer lugar, que este es un problema muy común en las mujeres, sin importar el peso o la edad.

La zona de las axilas es un área muy concreta de nuestro cuerpo, donde existe cierta tendencia a acumular esa grasa de más. Además, a veces se extiende hacia la espalda, formando los molestos “rollitos” que se hacen evidentes cuando nos ponemos ropa ajustada.

A continuación conoceremos lo que podemos hacer para reducir su apariencia, trabajando en el ejercicio y la alimentación.

grasa-bajo-las-axilas.jpg-

¿Por qué acumulo grasa bajo las axilas?

Al igual que acumulamos exceso de grasa en el abdomen, las caderas, los glúteos, los muslos o pantorrillas, también puede acumularse en la espalda, el pecho y las axilas.

Según un estudio de la Universidad Complutense de Madrid, la genética podría jugar un importante rol a la hora de prevenir cierto tipo de obesidad, así como su distribución.

No obstante, veamos cuáles son otras de las causas más comunes de la acumulación de grasa bajo las axilas:

  • Perdida de firmeza en nuestros brazos a causa de la edad o la falta de  ejercicio.
  • El tejido mamario axilar, es también otra causa habitual. Este exceso es conocido como polimastia o pechos supernumerarios; aunque según algunas investigaciones, no suele llegar ni al 6% de afectados.
  • En ocasiones, puede deberse a la presencia de un  lipoma: se trata de un acumulo de grasa no canceroso. Se puede extirpar mediante cirugía y no causa mayor problema.

Consejos para reducir la grasa bajo las axilas

Si a la grasa bajo la axila, que nos impide ponernos cierto tipo de ropa por su efecto antiestético, se le añade la que se encuentra localizada en la espalda, el problema será más notorio.

1. Alimentación

Te aconsejamos una serie de alimentos, que incorporados de forma regular a tu dieta, podrían serte de mucha utilizad para mejorar tu salud. Sin embargo, no existen alimentos específicos que te ayuden a reducir o evitar los excesos de grasa bajo las axilas:

  • Carbohidratos de grano entero: avena, arroz y pasta integral.
  • Vegetales de hoja verde, por su alto contenido en hierro.
  • Legumbres: lentejas y garbanzos. Gracias a su alto contenido en fibra, favorecen el tránsito intestinal.
  • Cítricos: naranjas y limones. Según la Revista Chilena de Nutrición, contienen un gran aporte en antioxidantes.
  • Aguacates. Contienen muchísima vitamina E y grasas saludables, no muy común en otros frutos.
  • Frutos rojos: arándanos, fresas, frambuesas, moras, cerezas; son ricos en antioxidantes.
  • Aceite de oliva. Disminuye los niveles plasmáticos de colesterol LDL e incrementa los de HDL, de acuerdo con un estudio realizado por el Hospital “La Inmaculada” de Almería.
  • Semillas de chía. Reducen el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares.
Consumir más carbohidratos complejos

2. Bebidas “quemagrasa”

Se cree que también nos puede ayudar a luchar contra los excesos de grasa bajo las axilas, pero no existen evidencias científicas que avalen tal afirmación. Si aún así quieres probarla, te dejamos aquí las instrucciones para la preparación de una bebida quemagrasas.

Ingredientes

  • 2 alcachofas.
  • 1 litro de agua.
  • 3 rodajas de piña.
  • El jugo de 1 limón.
  • 5 almendras picadas.

Preparación

  • En primer lugar, herviremos las alcachofas con el litro de agua.
  • Por otro lado, licuaremos la piña junto con el zumo de un limón y las almendras picadas.
  • A continuación, mezclaremos el agua de la cocción de las alcachofas con el licuado de los otros ingredientes.
3 ejercicios para fortalecer los músculos de tus brazos

3. Fortalecimiento de brazos

Dedica unos 30 minutos al día a estos ejercicios de resistenciapara endurecer y tonificar los brazos. Necesitarás unas pesas o mancuernas y ropa cómoda.

  • Empieza tumbada boca abajo para, después, levantar el tronco con ayuda de los brazos, arqueando el cuerpo. Haz 20 repeticiones para aumentar la resistencia.
  • A continuación, tumbada boca arriba, y levantarás las mancuernas unas 20 veces. Repite el ciclo hasta llegar a la media hora.

4. Hacer plank

Realizar los ejercicios de plank no es tarea fácil: se necesita mucha resistencia y habilidad. Sin embargo, si nos acostumbramos a dedicarle a este ejercicio 15 minutos cada día, veremos resultados. Nuestros brazos y nuestro abdomen se fortalecerán.

En primer lugar, nos tumbamos boca abajo, y a continuación elevamos el cuerpo con ayuda de un solo brazo y las puntas de los pies, haciendo un puente. Aguantaremos en esta posición durante 1 minuto y repetiremos con el otro brazo.

5. Otros ejercicios para la musculatura de la zona

También necesitas dar firmeza a la musculatura de la zona, entre la espalda y el pecho. Para ello te recomendamos dos ejercicios que resultan de mucha utilidad:

  • Remo: en los gimnasios hay máquinas para hacer remo; pero en casa puedes usar una banda elástica. Mantén esta pisada con los pies; el cuerpo inclinado; levanta los brazos hacia atrás y hacia arriba, como si quisieras volar. Repite 15 veces, cuatro series.
  • Lagartijas o flexiones de pecho: tienen varias posiciones; mientras más separadas las manos, mayor será el esfuerzo de la musculatura del hombro.

6. Otros ejercicios para quemar grasa

En general, lo que necesitas es quemar un poco la grasa acumulada, tanto debajo de las axilas como en las demás partes del cuerpo. Entre los mejores ejercicios para estos fines tenemos:

  • Burpees: son un ejercicio bastante completo, que demanda gran esfuerzo. Comienza en cuclillas, con las manos apoyadas en el piso, al frente; estiras las piernas hacia atrás, recoges y saltas, tratando de dar la mayor extensión.
  • Salto de paracaídas: son como una sentadilla, pero con movilidad; coloca las manos detrás de la nuca, y te dejas caer, como si estuvieras aterrizando tras una caída. Y luego te levantas de un salto.
  • Suicidas o rayas: se hacen mucho en el entrenamiento de baloncesto. Consiste en correr un trecho corto y agacharse para tocar el piso; se repite cada tanto, a lo largo de un pasillo o de la cancha. Lo conveniente es alternar la mano que toca el suelo. Se termina con una carrera de remate, ¡a toda velocidad!

7. Un buen sujetador para disimular la grasa bajo las axilas

Si tu peso es el adecuado, tienes buena salud, los músculos firmes, pero el único inconveniente es que percibes esa grasa antiestética bajo las axilas, no hay problema, tal vez lo que necesitas es elegir un buen sujetador.

Evita los que tienen copas pequeñas ya que, además de ser peligrosos, hará que salgan pliegues sobre ellos y se note en la ropa. Busca de los que tiene una cobertura lateral superior. Son de copa más grande y, a su vez, tirantes más anchos. Gracias a ellos el pecho queda completamente recogido.

Bienestar general y autoaceptación

Aunque la grasa bajo la axila puede no agradarte, no hay razón para obsesionarnos con ello. La aceptación del propio cuerpo es siempre la clave del bienestar, no hay duda. Sin embargo, si quieres mejorar este aspecto, puedes seguir estos consejos que vimos.

No está de más tomarlos en cuenta; son sencillos y, además, nos permitan mejorar nuestra calidad de vida, en general; es decir, no solo sirven para eliminar la grasa bajo las axilas.

Asimismo, si te sientes preocupada con respecto a la posible causa del problema y piensas que pueda ser otra cosa, no dudes en acudir a tu médico. Él sabrá aconsejarte bien.

Te podría interesar...
Ejercicios para eliminar la grasa de las axilas
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Ejercicios para eliminar la grasa de las axilas

¿Tienes problemas con la grasa de las axilas? Descubre estos ejercicios para eliminar la grasa de las axilas que te ayudarán.



    • Charifa A, Azmat CE, Badri T. (2021). Lipoma Pathology. In: StatPearls. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK482343/
    • López Ejeda, N. (2018). Predisposición genética a la obesidad y conductas de prevención en edad temprana. Análisis comparativo en escolares españoles y mexicanos. Madrid: Universidad Complutense.
    • Slavin, J. L. (2005). Dietary fiber and body weight. Nutrition. Elsevier Inc. https://doi.org/10.1016/j.nut.2004.08.018
    • Rodríguez Pino, Martha, Guerrón Revelo, Daniela, Cárdenas Rodríguez, Carlos, & Conde Cueto, Taimi. (2014). Mama supernumeraria bilateral. Presentación de un caso. MediSur, 12(2), 416-420.
    • Ferreira, Cynthia de Souza, Fomes, Lucilia de Fátima de Sousa, Silva, Gilze Espirito Santo da, & Rosa, Glorimar. (2015). Effect of chia seed (Salvia hispanica L.) consumption on cardiovascular risk factors in humans: a systematic review. Nutrición Hospitalaria, 32(5), 1909-1918.
    • Zamora Ardoy, M. A., Báñez Sánchez, F., Báñez Sánchez, C., & Alaminos García, P.. (2004). Aceite de oliva: influencia y beneficios sobre algunas patologías. Anales de Medicina Interna, 21(3), 50-54.
    • Londoño L, Julián, Montoya P, Guillermo, Guerrero M, Karina, Aristizabal, Leidy, & Arango A, Gabriel J.. (2006). Los jugos de cítricos inhiben la oxidación de lipoproteínas de baja densidad: relación entre actividad captadora de radicales libres y movilidad electroforética. Revista chilena de nutrición, 33(3), 544-551.
    • Rubio del Peral, José Andrés, & Gracia Josa, M.ª Sonia. (2018). Ejercicios de resistencia en el tratamiento y prevención de la sarcopenia en ancianos. Revisión sistemática. Gerokomos, 29(3), 133-137.
    • Jin Lee, Kwanghyun Jeong, Hyuna Lee, et al. (2016). Comparison of three different surface plank exercises on core muscle activity. Phys Ther Rehabil Sci, 5: 29-33. https://doi.org/10.14474/ptrs.2016.5.1.29
    • U.S. Department Of Health And Human Services. (1996). Physical Activity and Health: A Report of the Surgeon GeneralU.S. Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion (Vol. 60, p. 1996). Atlanta, GA. https://doi.org/10.1080/01635580903441295

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.