Cómo hacer una guía o tutor de musgo para las plantas trepadoras

Un tutor de musgo es una muy buena alternativa para que las plantas trepadoras puedan crecer con normalidad y mucha fuerza. Aprende a realizar uno casero.
Cómo hacer una guía o tutor de musgo para las plantas trepadoras

Última actualización: 29 noviembre, 2022

Las plantas trepadoras de interior necesitan de un soporte que sea natural para sostenerse y crecer. Es por esto que en esta ocasión queremos compartir contigo cómo hacer una guía o tutor de musgo para las plantas trepadoras que tienes dentro de casa.

Aunque existen diferentes tipos de tutores en el mercado, no todos funcionan bien ni les gustan a las plantas que lo necesitan. En este sentido, los que puedes comprar son estéticamente muy atractivos, pero no siempre la planta se prenderá. Repasemos entonces qué es un tutor de musgo, cuáles sus características y cómo fabricar el tuyo de forma rápida y sencilla.

Guía o tutor de musgo: qué es y por qué es tan útil

Un tutor de musgo es un elemento que se usa para que las plantas trepadoras que son de interior puedan trepar por él y adherirse con sus raíces aéreas. Algunas de las especies más conocidas son las monsteras, los pothos, los anturios, las orquídeas y las vainillas trepadoras.

Si nos remontamos a su hábitat natural, estas plantas se adhieren a la corteza húmeda de los árboles. En este caso, la guía de musgo cumpliría la función de ese árbol.

Para ello, una vez que tengas listo tu tutor, solo tienes que humedecerlo e introducirlo en la maceta. Sujetas el tallo y, poco a poco, la planta comienza a adherirse.

Recuerda mantener húmedo el musgo para hidratar las raíces aéreas de la planta.
Flor de anturio.
El anturio es una especie que, estando dentro de la casa, necesitará un tutor de musgo.


¿Cómo hacer una guía o tutor de musgo?

En el mercado hay muchas variedades de tutores para plantas, solo que a veces no son del todo buenos. Por ejemplo, existen guías hechas a base de fibra de coco, que son muy vistosas, pero no dan un resultado adecuado.

No mantienen la humedad que las raíces necesitan. Por lo tanto, la planta no buscará trepar por allí.

De igual modo, los tutores confeccionados con musgo preservado o que tienen un tratamiento previo, tampoco han funcionado. Esto se debe a que el fabricante le agrega glicerina y tintas para imitar un aspecto natural.

Creemos que es una buena idea hacer un tutor de musgo casero para ofrecerles a nuestras plantas una buena alternativa. Veamos qué materiales vas a necesitar.

Materiales

Estos son los elementos y herramientas que tienes que conseguir para armar tu propia guía para plantas:

  • Caña de bambú o un palo de madera. El alto y el grosor dependerán del tamaño de la planta que tengas en la maceta.
  • Musgo Sphagnum. Si bien es cierto que hay muchas variedades de musgo, te sugerimos este porque sus hebras son largas, lo cual es importante cuando tengas que adherirlo a la caña. Además, es uno de los que mejor mantiene la humedad y las plantas se sujetarán enseguida.
  • Malla de alambre. De 60 a 90 cm de ancho. La malla puede ser plástica o de la que se usa para confeccionar telas mosquiteras. Procura tener a mano alambre flexible, hilo y cortadores de alambre.
  • Otros elementos accesorios: guantes, maceta, planta y tierra.


Paso a paso

Antes, colócate los guantes de trabajo para evitar posibles lesiones. Pon todos los materiales a mano y comenzamos.

Te daremos dos opciones de armado para que elijas la que más te guste. Primero sumerge el musgo durante unos 10 minutos en agua tibia para hidratarlo. Entretanto, corta la malla de unos 25 cm de ancho.

Para la primera opción, enrolla la malla y sujétala con tiras del alambre. Escurre el musgo y ponlo dentro del cilindro que te ha quedado una vez que hayas terminado de enrollar la malla. A medida que vayas agregando musgo, con la ayuda de la caña, empújalo hacia abajo para que se compacte bien.

Luego, cuando ya los hayas llenado, colócalo en una maceta junto a la caña o palo de madera. Pon la planta y rellena con una buena tierra húmeda, procurando de que el rollo, la guía y la planta queden firmes. Si lo deseas, puedes sujetar el tallo de la planta a la caña hasta que adquiera fuerza y estabilidad.

Musgo Sphagnum para tutor de plantas.
El musgo Sphagnum es el recomendado por constituir una opción natural para el tutor.

En la segunda opción vamos a adherir el musgo ya hidratado al palo o a la caña. Para ello, primero ata un hilo en la punta del palo que quedará hacia arriba. Luego, vas tomando pequeñas cantidades de musgo, lo escurres y lo apoyas sobre el palo, ejerciéndole presión.

Antes de agregar musgo nuevamente, rodea el que ya colocaste con el hilo que sujetaste al comienzo en el palo. Realiza este procedimiento hasta que toda la caña esté cubierta.

Para terminar, corta el excedente de hilo y pon la planta en la maceta. Para ello, sigues los mismos pasos de la primera opción.

La importancia de una guía o tutor de musgo para las plantas

Este tutor de musgo es fundamental para que las plantas no pierdan humedad y se mantengan derechas. Ambas opciones funcionan muy bien y han dado excelentes resultados.

Esperamos que puedas poner en práctica alguna. Así, tus plantas trepadoras crecerán sanas y bien fuertes.

Te podría interesar...
13 plagas comunes en plantas de interior y cómo eliminarlas
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
13 plagas comunes en plantas de interior y cómo eliminarlas

Las plantas de interior son una apuesta segura para decorar, siempre que estén libres de plagas. Descubre las más comunes y cómo eliminarlas.




Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.