¿Puedo hacer ejercicio si tengo anemia?

Con una dieta rica en hierro y un plan de rutinas aprobado por un médico especialista, sí es posible que hagas ejercicios padeciendo anemia. Descubre con nosotros las rutinas más sencillas para empezar.
¿Puedo hacer ejercicio si tengo anemia?
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto.

Última actualización: 02 marzo, 2022

La anemia es una afección causada por la caída en el número de glóbulos rojos o en la concentración de hemoglobina (Hb). La Hb es una proteína que contiene hierro y que se encuentra en los glóbulos rojos; su tarea esencial es transportar el oxígeno desde los pulmones hasta todos los tejidos. Por eso es esencial que sepas que sí puedes hacer algún ejercicio si tienes anemia, aunque el transporte de gases esté disminuido.

Por lo general, la anemia tiene como causa a la falta de hierro. La disminución en el rendimiento corporal suele ser uno de sus síntomas característicos. Debido a la poca oxigenación muscular, el corazón se ve forzado a bombear más rápido para cubrir el déficit.

Si presentas algunos de los síntomas comunes de la enfermedad (piel pálida, dolores de cabeza frecuentes, caída del cabello, desorden del sueño, debilidad muscular), seguro te has preguntado si puedes hacer ejercicio con anemia. Te invitamos a leer este artículo para entender cuáles rutinas puedes practicar.

Ejercicios que puedo hacer si tengo anemia

Según el grado de la anemia, puedes llegar a perder el aliento y tener dificultad para realizar ciertas actividades. Esta condición causa varios efectos que limitan la capacidad física. Hasta en reposo es posible que aumente el gasto cardíaco.

Antes de realizar cualquier tipo de rutina, te recomendamos acudir al médico para que revise y apruebe dicho plan. Es posible que te sugiera movimientos con la condición del mínimo esfuerzo, siempre comenzando despacio y tomando descansos. Sí puedes hacer ejercicio con anemia, aunque contemplando que es una situación especial.



Trote y caminata

Comienza con distancias cortas. Incluso, es válido hacerlo desde tu casa, yendo y regresando entre dos puntos distantes.

Luego de una repetición, recorre el mismo tramo caminando más rápido. Recuerda la importancia que debes darle al reposo para no sobreexigir a tu cuerpo. Alterna 2 minutos de trote y otros 2 de caminata.

Trotar con anemia.
Puedes salir a trotar con anemia, pero no te excedas en la distancia ni en la intensidad con la que corres.


Bicicleta

Anímate a salir con tu bici a recorrer distancias que establecerás según tu capacidad de resistencia. Para iniciar, lo ideal será que no superes los 15 minutos de actividad y aumentes ese tiempo en intervalos de 5 minutos. No olvides tomar una pausa.

También trabaja en la bicicleta estática, pues al funcionar como un simulador, te permite ejecutar los movimientos sin trasladarte a otro sitio. Establece tiempos cortos de ejecución, entre 5 y 10 minutos, priorizando el descanso y la recuperación.

Yoga

Esta es una disciplina que se encarga de ejercitar en armonía tu cuerpo, tu mente y tu espíritu. A través de diferentes técnicas de postura y respiración, lograrás entrenar de una forma serena.

Aunque existen muchos tipos de yoga, podrás optar por el vinyasa. Harás las posturas junto a inhalaciones, exhalaciones o retenciones de aire.

Natación

La natación reduce los efectos dañinos del estrés, ayuda a corregir la postura y favorece el desarrollo de un físico definido. Consiste en movimientos a través del agua con el uso principal de tus brazos y piernas.

También es un deporte recreativo que beneficiará tus capacidades aeróbicas. Es decir, mejorará tu correcta respiración.

Natación con anemia.
La anemia no contraindica la natación. De hecho, nadando aumentarás el transporte de oxígeno a tus tejidos.

Beneficios de una buena alimentación para hacer ejercicio con anemia

Luego de comprobar que sí puedes hacer ejercicio si tienes anemia, debes cuidar el régimen alimenticio. Esto es esencial para preparar tu cuerpo a la resistencia. La dieta debe ser rica en hierro, a fin de beneficiar el incremento de los glóbulos rojos en la sangre.

Los alimentos ricos en hierro pueden ser de origen animal o vegetal. Entre las carnes destaca el hígado. Se suman los pescados y los mariscos, los vegetales de color verde oscuro como el brócoli y las espinacas, las legumbres y los frutos secos.

Recuerda que es fundamental la constancia para lograr tus objetivos, a pesar de lo difícil que pueda ser el trayecto. Permite que el ejercicio se convierta en una fuente permanente de buena salud.

Te podría interesar...
La anemia y la pérdida de peso
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
La anemia y la pérdida de peso

Conoce aquí la relación entre anemia y la pérdida de peso, la cual puede ser tan intrínseca, que una desate la otra, o viceversa. Te lo contamos.



  • Sanchez J, Rivera A, Noriega J, Morado Z, Andrade M, Cabrera M, Pérez I. Correlación del ejericicio físico, anemia y celularidad hemática: un modelo diagnóstico y epidemiológico. FEMPAC. 1998; 45 (1): 17-29.
  • Bagur C, Serra R. Prescripción de ejercicio físico para la salud. Primera edición. España: Editorial Paidotribo; 2004.
  • Casajús J, Rodríguez G. Ejercicio físico y salud en poblaciones especiales. España: Catalogo general de publicaciones oficiales del Consejo Superior de Deportes; 2011.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.