Hojas de mostaza: información nutricional y beneficios para la salud

Te vamos a mostrar las características y las propiedades de las hojas de mostaza, alimentos que resultan beneficiosos para la salud a medio plazo.
Hojas de mostaza: información nutricional y beneficios para la salud
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 26 junio, 2022

La inclusión de hojas de mostaza en la dieta puede generar una serie de efectos positivos sobre la salud. Se trata de una elemento de origen vegetal de color marrón que pertenece a una planta del mismo género que el brócoli y la coliflor.

Eso sí, también se pueden encontrar variedades verdes que tienen un fuerte sabor amargo y picante. Normalmente, se someten a un proceso de cocción para mejorar su digestibilidad y, también, sus características organolépticas.

Antes de comenzar, es clave destacar que la inclusión en la pauta de especias culinarias o de alimentos vegetales está muy recomendada. Gracias a estos comestibles, se puede reducir el riesgo de desarrollar patologías crónicas y complejas. Los mismos concentran antioxidantes en su interior, elementos necesarios para mantener controlada la inflamación en el medio interno.

Perfil nutricional de las hojas de mostaza

Las hojas de mostaza son poco energéticas: tan solo aportan unas 15 calorías por cada 50 gramos de producto. Cuentan con 2 gramos de proteína y con 3 gramos de carbohidratos por cada ración de alimento. La grasa, en este caso, es muy poco significativa. Lo que llama la atención es su aporte de fibra, un elemento clave para mantener una buena salud intestinal.

Para eliminar las polillas en casa son necesarios los clavos de olor
Las hojas de mostaza son muy poco energéticas.

Ahora bien, las hojas de mostaza son capaces de aportar una dosis bastante elevada de diversas vitaminas. Entre ellas, destacan la vitamina A, la vitamina B6, la vitamina C y la vitamina E e, incluso, el cobre, un elemento que puede ayudar a reducir el riesgo de sufrir lesiones en atletas de élite. A todo esto hay que sumarle los ya citados fitoquímicos, compuestos determinantes en la prevención de patologías complejas.



Beneficios de las hojas de mostaza

La inclusión de hojas de mostaza en la dieta puede provocar una serie de beneficios para la salud. Vamos a comentarlos uno a uno a continuación.

Reducen el riesgo de enfermar

Como hemos afirmado, estos alimentos destacan por su contenido en vitamina E y en fitoquímicos. Ambos elementos neutralizan la formación de los radicales libres y su posterior acumulación en los tejidos del organismo. Dicho efecto se relaciona con una reducción en el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas, según un estudio publicado en la revista European Journal of Medicinal Chemistry. 

Previenen problemas de tipo cardiovascular

La vitamina K es clave para ayudar en la coagulación sanguínea. Es capaz de mejorar el funcionamiento del sistema cardiovascular y, también, de los huesos. De hecho, un déficit del nutriente podría conducir a medio plazo a una situación de osteoporosis, tal y como evidencia una investigación publicada en la revista Gynecological Endocrinology. 

Para lograr salvaguardar la estructura de los huesos, será determinante mantener un consumo adecuado de calcio y de vitamina D. Esta última se puede sintetizar por medio de la exposición a la luz solar. Para ello, bastará con recibir radiación en las horas centrales del día durante 20 minutos cada 2 días en el periodo estival.

8 especias infaltables en la comida india.
Los antioxidantes presentes en las hojas de mostaza pueden ayudar a prevenir la aparición de enfermedades crónicas.

Mejoran la inmunidad

Siguiendo con los micronutrientes, es clave comentar que la vitamina C es capaz de activar el sistema de defensa del organismo. Mantener el elemento en rangos adecuados ha demostrado ser capaz de mejorar la inmunidad innata y adaptativa. Esto conduce a una menor incidencia de las patologías infecciosas. Incluso, se puede experimentar un manejo más sencillo de los síntomas en caso de llegar a desarrollarlas.

Además, esta sustancia potencia la síntesis endógena de colágeno, la proteína más abundante en el cuerpo humano. Forma parte de casi todas las estructuras y su producción comienza a decrecer a partir de los 30 años de edad. Este es el motivo, por ejemplo, de una mayor propensión al desarrollo de arrugas en la piel.


También te puede interesar 4 recetas para preparar mostaza antigua


Son positivas para la salud ocular

Las hojas de mostaza son fuente de vitamina A. Este nutriente ayuda a combatir los problemas asociados a la salud visual, sobre todo aquellos que tienen que ver con la degeneración macular a medio plazo. Es importante un consumo óptimo, aunque no excesivo. Se trata de un nutriente que cuenta con un potencial tóxico si se exceden las dosis diarias recomendadas. Por ello, no se suele aconsejar la suplementación.

Hojas de mostaza, alimentos beneficiosos para la salud

Según has podido comprobar, las hojas de mostaza son comestibles beneficiosos para la salud. Se pueden cocinar y formar salsas y aderezos con ellos, aprovechando sus características organolépticas. Este producto concentra muchos compuestos y nutrientes de calidad en su interior, por lo que se considera positiva su inclusión en el contexto de una dieta equilibrada y variada.

Por último, es clave comentar que aquellos alimentos que cuentan con sabor picante suelen tener la propiedad de estimular la pérdida de peso. Esto se debe a la presencia de capsaicina en su interior, una sustancia que incrementa ligeramente la temperatura corporal. A partir de aquí, el gasto energético diario aumentará, lo que hará más sencillo el hecho de establecer un déficit que permita estimular la movilización y la oxidación de las grasas.

Te podría interesar...
Cómo preparar mostaza antigua a la miel y una receta para disfrutarla
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Cómo preparar mostaza antigua a la miel y una receta para disfrutarla

¿Te gustaría probar una deliciosa mostaza antigua a la miel? Descubre cómo prepararla y, adicionalmente, cómo usarla en una exquisita receta.



  • Neha, K., Haider, M. R., Pathak, A., & Yar, M. S. (2019). Medicinal prospects of antioxidants: A review. European journal of medicinal chemistry178, 687–704. https://doi.org/10.1016/j.ejmech.2019.06.010
  • Capozzi, A., Scambia, G., Migliaccio, S., & Lello, S. (2020). Role of vitamin K2 in bone metabolism: a point of view and a short reappraisal of the literature. Gynecological endocrinology : the official journal of the International Society of Gynecological Endocrinology36(4), 285–288. https://doi.org/10.1080/09513590.2019.1689554
  • Carr, A. C., & Maggini, S. (2017). Vitamin C and Immune Function. Nutrients9(11), 1211. https://doi.org/10.3390/nu9111211

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.