Los 9 mejores remedios naturales para eliminar los hongos de la piel

Todos hemos sufrido alguna vez una infección ocasionada por hongos. Descubre nueve remedios naturales que te ayudarán a combatirlos.
Los 9 mejores remedios naturales para eliminar los hongos de la piel
Nelton Abdon Ramos Rojas

Revisado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas.

Escrito por Katherine Flórez

Última actualización: 23 febrero, 2022

Los hongos en la piel no solo son molestos, también antiestéticos. Suelen aparecer en distintas áreas del cuerpo, como los pies, las manos, las axilas e incluso el rostro. Pueden ser dermatofitos, levaduras u otras variedades de hongos con capacidad de colonizar nuestro organismo.

Se caracterizan por producir unas manchas de color blanco o rojizo, las cuales suelen venir acompañadas de comezón y enrojecimiento. La presencia de infecciones micóticas indicarían un sistema inmune debilitado. Por fortuna, gracias a los compuestos activos de varios ingredientes naturales, se les puede dar un tratamiento oportuno para que no deriven en trastornos más complicados.

En esta ocasión hemos elaborado un listado con los 9 mejores remedios que se pueden utilizar para decir adiós a este problema.

1. Ajo

Tanto su consumo como su aplicación directa sobre la piel son válidos como tratamiento contra este tipo de trastornos cutáneos. Al ingerirlo se promueve la eliminación de patógenos dañinos presentes en el intestino y, de paso, se desintoxica la sangre.

También es útil como mascarilla o en forma de pasta, ya que su jugo se absorbe con facilidad en la piel acelerando su recuperación. Lo más importante es utilizarlo crudo porque es la única forma de aprovechar al 100 % todas sus propiedades.

2. Aloe vera

El aloe vera constituye una de las plantas medicinales más utilizadas en la actualidad. Posee multitud de propiedades para el cuidado no solo de la piel, sino de todo el organismo.

Sus propiedades hidratantes y reparadoras estimulan la actividad celular, a la vez que reducen el riesgo de envejecimiento y tratan problemas tan comunes como los hongos y las irritaciones. Se puede aplicar por sí solo o combinado con otros ingredientes antibióticos como la miel o la cebolla.

3. Sal marina

La exfoliación con sal marina ayuda a eliminar las células muertas mientras combate los hongos cutáneos. Basta con diluirla en un poco de agua para, después, frotarla en la zona afectada con un ligero masaje circular.

4. Aceite de orégano

Las propiedades antibióticas y antifúngicas del aceite de orégano hacen que sea un buen aliado para aliviar este tipo de afecciones. Su aplicación en la zona afectada reduce la presencia de hongos y acelera la recuperación de la piel sin producir efectos adversos.

No obstante, como la mayoría de los aceites esenciales, no se debe aplicar directamente en la piel sin antes diluirlo. Hay que disolver de 1 a 2 gotas de aceite de orégano en 5 ml de un aceite base como el de almendras y ya estará listo para su uso.

5. Yogur natural

Las bacterias beneficiosas que contiene el yogur natural resultan útiles para combatir varios tipos de patógenos que afectan distintas partes de la piel. Esto se debe a que dichas bacterias presentan el mismo nicho ecológico que los hongos.

Aunque a menudo se usa para reducir la presencia de hongos en la zona íntima, también resulta útil cuando se desarrollan en los pies, las axilas o la cara. Basta con frotarlo con un ligero masaje y dejarlo actuar unos 30 minutos antes de enjuagar. Su uso debe ser diario hasta encontrar el alivio deseado.

6. Vinagre de manzana

La razón principal por la que el vinagre de manzana combate los hongos es porque altera el ambiente que necesitan para proliferar, modificando el pH de la piel. Sin embargo, un exceso de ácido acético puede alterar la flora bacteriana natural de la piel, pudiendo ocasionar más daños que beneficios.

Se recomienda no aplicarlo de forma directa sobre la piel puesto que puede resultar agresivo. La mejor forma de utilizar este remedio contra los hongos es diluirlo en agua a partes iguales.

7. Zumo de limón

Uno de los remedios clásicos para el tratamiento de los hongos y las infecciones es el limón. Su ácido cítrico es un poderoso agente antibiótico que acelera la recuperación de la piel sin ocasionarle efectos perjudiciales.

Eso sí, su aplicación siempre se debe hacer en horario nocturno puesto que genera fotosensibilidad cutánea. Exponer la piel tratada con limón al sol puede generar manchas indeseadas.

8. Bicarbonato de sodio y limón

El bicarbonato tiene una amplia tradición entre los remedios naturales, por sus propiedades antimicóticas, alcalinas y antisépticas. Su empleo se potencia con el limón y su excelente acción bactericida y antimicótica. Pero, así como son efectivos, su uso reviste especial cuidado.

Actuando con precaución, empléalos en el tratamiento para combatir los hongos de la piel, de la siguiente manera:

  • Al jugo de un limón, añadele una cucharada de bicarbonato de sodio.
  • Revuelve hasta obtener una pasta.
  • Aplícala sobre la piel afectada y déjala actuar 5 minutos.
  • Enjuaga con abundante agua y repite todos los días hasta obtener resultados.
  • Adicionalmente, usa una crema hidratante, eso evitará una resequedad excesiva.

9. Aceite de coco

El aceite de coco está compuesto por ácidos grasos con poderosos efectos antimicóticos. Su contenido en ácido caprílico se ha utilizado desde hace muchos años como agente activo para eliminar las infecciones causadas por estos patógenos.

Es importante elegir el que viene sin refinar o extra virgen, pues los refinados no tienen las mismas propiedades. Sus efectos se pueden aprovechar mediante su aplicación directa en la zona afectada o tomando una cucharada todos los días.

Por tratarse de remedios naturales es muy probable que se requieran varias aplicaciones para poder notar los resultados. Lo importante es ser constantes con su uso.

Te podría interesar...
Hongos en la boca: síntomas, causas y tratamiento
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Hongos en la boca: síntomas, causas y tratamiento

Los hongos en la boca aparecen generalmente como resultado de algunas deficiencias en el sistema inmunitario, en pacientes inmunodeprimidos.