Estas 10 plantas tapizantes pueden reemplazar el césped del jardín

El césped no es la única opción para tu jardín. Existe una gran variedad de plantas tapizantes que pueden cubrir el suelo, las paredes, taludes, terraplenes, vallas... ¡Dale vida a los espacios vacíos!
Estas 10 plantas tapizantes pueden reemplazar el césped del jardín

Última actualización: 21 enero, 2022

Cuando te aventuras a crear tu propio jardín es común que sientas que a algunos espacios les falta algo. El césped es un clásico para rellenarlos, pero no es la única opción. Las plantas tapizantes también son una alternativa vivaz y sencilla para camuflar estos rincones naturales. ¡Se ven increíbles!

Este tipo de plantas rastreras (principalmente ornamentales) se desparramará por el área que dispongas para ellas. Con el correr del tiempo pueden formar bellas alfombras vegetales sobre el suelo, en diferentes relieves y colores.

En la actualidad, también son usadas para recubrir taludes, terraplenes y vallas. Lo mejor de todo es que sirven para contrarrestar las malas hierbas.

1. Bergenia

Lo más atractivo de esta clase de planta es que los cuidados que amerita son mínimos y se ajusta a cualquier tipo de suelo. Entre sus características podemos mencionar que es robusta y resistente, por lo que creará una cubierta espesa sobre el piso.

En cuanto a su crecimiento, es muy rápido. Puede lograr entre 30 y 60 centímetros de alto.

Una buena idea es sembrar la bergenia al pie de un arbusto o de un árbol, pues cubrirá su base de una manera muy elegante, gracias a sus flores blancas, rojas y rosadas y sus amplias hojas verdes o rojas.

2. Helxina

Es conocida popularmente como soleirolia y es una mata perenne, semirrígida. Tiene hojas persistentes muy pequeñas, brillantes y redondas, por lo que su apariencia es similar al musgo.

Produce flores rosas y blancas durante dos meses del año, desde junio hasta agosto (o desde diciembre hasta febrero en los países pertenecientes al hemisferio sur). Tiende a crecer, como máximo, 15 centímetros.

En lo que refiere a sus exigencias, la helxina demanda sombra. Por esta razón, es válido utilizarla para tapizar los pies de las plantas de grandes dimensiones.



3. Pulmonaria

Cabe destacar que la pulmonaria es una de las favoritas por ser aromática. Asimismo, es fácil de mantener y muy resistente.

A la mayoría le agrada su follaje moteado, que engrana a la perfección con sus llamativas flores dispuestas en forma de embudo. A propósito, la pulmonaria florece desde marzo hasta mayo en algunas regiones; en otras (el sur) lo hace desde septiembre hasta noviembre. Suele desarrollarse, como máximo, hasta 30 centímetros de largo y 60 de ancho.

Los expertos en jardinería aseguran que esta planta se adapta a la sombra y a la exposición al sol, es decir, puedes colocarla prácticamente en cualquier lugar. Eso sí, asegúrate de no pasar por alto un requisito importante: la humedad del suelo.

Planta pulmonaria tapizante de jardín.
La pulmonaria es una tapizante primaveral que resiste en lugares de sombra y de sol.

4. Cotoneaster

Si escoges la cotoneaster estarás frente a una planta que exige poco y que cuenta con una gran diversidad de presentaciones: rastrera, erguida o arbustiva. Se extiende en la superficie y sus raíces tienen más de dos metros de profundidad.

Se caracterizan por sus hojas verdes en tono oscuro y ovaladas; mientras que las flores de 5 pétalos se encuentran en matices rosas o blancos. Genera pequeñas bayas naranjas o rojas.

Las variedades más cautivadoras son Cotoneaster dammeri (tapizante) y Cotoneaster microphylla (rastrera). Ambas lucen un follaje duradero y se mantienen bien bajo la sombra. La primera apenas alcanza los 20 centímetros de altura, pero la segunda puede extenderse hasta los 50 centímetros.

5. Paquisandra

En este listado no podía faltar la Pachysandra, que muestra un follaje verde oscuro y en su floración produce unas flores blancas pequeñas. ¿Qué debes conocer sobre ella? En primer lugar, si hablamos del suelo, no es para nada exigente.

Segundo, es preferible mantenerla en la sombra. Pese a que tarda en desarrollarse por completo unos dos o tres años, llega hasta los 15 o 20 centímetros.

6. Consuelda media

También llamada búgula rastrera o, en el mundo científico, Ajuga reptans. Te encantará por sus espigas de flores blancas, rosas o azules que destacarán en todo tu jardín.

Su follaje guarda forma de roseta púrpura o verde. Se trata de una maravillosa cubierta de suelo, más compatible con la sombra. Puede rozar los 20 centímetros de longitud y hasta 1 metro de ancho.



7. Rosal cubresuelos, una de las plantas tapizantes por excelencia

Esta es una de las plantas más populares, predilecta por la mayoría. Lo cierto es que puede adoptar una infinidad de formas distintas:

  • Arbustiva (la más común).
  • Rastrera.
  • Trepadora.

Da vida a flores típicas de la familia rosácea, compuestas por cinco pétalos. Sus hojas son pequeñas, verdes y abundantes.

A propósito, puedes sembrar el rosal cubresuelos en zonas complicadas de acceder, donde se propagará en grupos y su cuidado no será un dolor de cabeza. Uno de los puntos de interés es que este rosal sirve para proteger a los insectos y animales útiles para tu cultivo sin dejar a un lado el toque de elegancia. ¡Tendrás el jardín más refinado!

8. Campanilla

Lo más encantador de la estrella de Belén o estrella de Italia, como también se le dice, son sus pequeñas flores en forma de estrella. Pueden hallarse blancas, azules, rosadas, rosas, rojas o violetas y salen en primavera o verano.

Esta planta es nativa del hemisferio norte, supera las 300 especies y se acopla sin problemas a toda clase de climas. Sus hojas son almenadas y ovaladas, en distintas tonalidades de verde, pero cuando hay caliza en sus cercanías se vuelven amarillas.

En lo que refiere a su tamaño, ronda los 10 o 15 centímetros de alto. No obstante, tiene un gran potencial como tapizante.

9. Lirio de los valles

Esta es una fabulosa opción para cubrir el suelo; sea para un borde con sombra o para un jardín arbolado. La Convallaria majalis se esparce rápidamente y genera lindas flores blancas y acampanadas en la época de primavera. ¡Su fragancia es exquisita!

Es apropiada para suelos húmedos y se adapta mejor a la sombra completa. Sin embargo, puede tolerar el sol mañanero.

10. Manzanilla

Esta es una de las plantas tapizantes que no solo te servirá para rellenar los espacios de tu jardín. Además, la manzanilla tiene propiedades naturales que la llevarán directo a tu cocina.

Sus hermosas flores, similares a las margaritas, protagonizarán dondequiera que la ubiques. Aprovéchalas al máximo (secas o frescas) para tus infusiones o ensaladas. Esta planta pide podas regulares, puesto que crece muy tupida.

Manzanilla es una planta tapizante.
Tener manzanilla en el jardín permite poseer a mano un ingrediente más para la cocina.

Consejos y cuidados para las plantas tapizantes

A pesar de que el cuidado de estas plantas tapizantes no es tan complicado, es recomendable que tomes en cuenta las siguientes sugerencias:

  • Antes de sembrar, investiga el tipo de planta, sus demandas, la textura y la velocidad de crecimiento.
  • Adquiere ejemplares que progresen en la zona que aspiras a cubrir: sombra seca, húmeda o moteada, pleno sol…
  • Para cultivar considera el espacio de acuerdo con la propagación del ejemplar. ¡Sé generoso!
  • Instala un sistema de riego de microdifusión para ahorrar agua y ofrecerla en las cantidades mínimas requeridas.
  • No es necesario recoger las hojas viejas que caen, pues estas funcionan como abonos naturales tras descomponerse.

En la variedad está el gusto, como dicen por ahí. Pero procura que la clase de planta rastrera que elijas encaje con tu tipo de jardín y tu patrón de diseño. Las que dan flores y desprenden aromas son muchísimo más atractivas. ¡Dale vida a tus áreas verdes!

Te podría interesar...
¿Qué es la madreselva y para qué se utiliza?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Qué es la madreselva y para qué se utiliza?

Lonicera o madreselva es el nombre que recibe un género de plantas con más de 500 especies. Descubre sus usos, beneficios y efectos adversos.



  • Sue F, Geoff B. Botánica. 1. ° ed. Ecuador: Konemann Barcelona; 2003.
  • Castro S. Evaluación del efecto desinflamatorio y cicatrizante de 3 diferentes concentraciones de una infusión de manzanilla (Matricaria chamomilla I.) vía tópica, en orquiectomía de lechones. Guatemala: Universidad de San Carlos de Guatemala; 2015.
  • Cabanillas P, Hurrell J. Plantas trepadoras: tipo biológico y clasificación. Argentina: Universidad Nacional de la Plata; 2012.