¿Cómo preparar rosquillas de anís sin gluten?

¿Te encantan las rosquillas de anís, pero eres celiaco o intolerante al gluten? No te preocupes. Eso no es un impedimento para disfrutar de este manjar.
¿Cómo preparar rosquillas de anís sin gluten?
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto.

Última actualización: 19 marzo, 2022

Las rosquillas de anís son una de las recetas más deliciosas y típicas de España. Sin embargo, están hechas de trigo y representan un riesgo para los celiacos e intolerantes al gluten. No obstante, es posible hacer rosquillas de anís sin gluten y no perderse un sabor que tiene muchos años de tradición.

Las rosquillas de anís se comen durante Semana Santa y su historia se remonta a varios siglos, desde que los pueblos árabes las introdujeron a la península. Para muchos españoles, su sabor permite encontrarse con recuerdos de la infancia.

De acuerdo con la Federación de Asociaciones de Celiacos de España, se estima que alrededor de un 1 % a 3 % de la población mundial es celiaca. En España hay cerca de 450 000 personas afectadas.

No obstante, se trata de una enfermedad infradiagnosticada, por lo que lo más probable es que las cifras sean mayores. Asimismo, también hay un porcentaje de la población que tiene una intolerancia al gluten no celiaca que también debe consumir alimentos libres de esta proteína.

Ingredientes

Hoy es fácil encontrar en los supermercados harinas libres de gluten. Suelen estar hechas de una mezcla de harina de arroz, garbanzo, maíz, avena u otros cereales diferentes al trigo, la cebada o el centeno.

Esto ofrece la posibilidad de hacer muchas recetas de repostería con resultados casi idénticos a la masa tradicional. A continuación te señalamos los ingredientes:

  • 2 huevos.
  • 250 mililitros de leche.
  • 80 gramos de azúcar.
  • 1 vaso pequeño de anís.
  • Aceite de girasol para freír.
  • 8 cucharadas soperas de aceite.
  • 1 cucharada de ralladura de limón.
  • 2 cucharadas de levadura en polvo.
  • 500 gramos de harina libre de gluten.
  • Azúcar pulverizada para decorar.
Pan sin gluten.
La reacción de los celiacos al gluten imposibilita sostener la presencia de la proteína por largo tiempo en la dieta.

Te sugerimos probar 2 postres para celiacos


Paso a paso para hacer rosquillas de anís sin gluten

Las rosquillas de anís sin gluten no son difíciles de hacer. Sin embargo, como en cualquier tipo de receta de repostería, seguir los pasos y medir bien los ingredientes es fundamental para tener buenos resultados.

En cuanto al anís, la decisión de la cantidad que desees añadir es personal. Hay quienes aman su sabor aromatizado y quienes lo prefieren con moderación.

Primer paso: mezclar lo líquido

En primer lugar, debes batir los huevos e incorporar lentamente el azúcar, el aceite, la leche, la ralladura de limón y el vaso de anís. Como la mayoría de estos ingredientes son líquidos, la idea es que el azúcar se deshaga. Para ello, lo importante es revolver varias veces la mezcla.

Segundo paso: formar la masa

Después de tener la mezcla de las rosquillas de anís sin gluten lista, se deben agregar poco a poco los demás ingredientes. Es decir, que debes poner la harina y la levadura en polvo hasta que se incorporen a la mezcla y obtengas una masa similar a la del pan.

Tercer paso: reposar

Una vez tengas la masa lista, es importante dejarla reposar durante media hora. Esto le ayudará a tener una mejor consistencia para después moldear las rosquillas.

Cuarto paso: dar forma a las roscas

Una vez la masa está reposada y con la consistencia adecuada, debes tomar pequeñas cantidades de masa y formar bolitas para luego hacerles un agujero en el centro. No obstante, también puedes hacer tiras, al estilo de un churro, y juntarlas por los extremos para formar una rosca.

Un truco para que sea más fácil manipular la masa es mojarse las manos con un poco de aceite.



Quinto paso: freír

Frituras.
Los procesos de fritura alteran la composición de los alimentos. Aunque resultan ricas las rosquillas fritas, no debes excederte por el riesgo de las grasas trans.

Cuando tienes todas las rosquillas formadas, lo que queda es freírlas. Para ello debes tener el aceite previamente calentado e ingresar una a una las roscas.

Es clave que el aceite sea abundante, pues de lo contrario, las rosquillas podrían irse al fondo de la olla y pegarse. Al sacarlas de la freidora, lo mejor es que las pongas sobre una hoja de papel absorbente para que no queden con exceso de aceite.

Una vez las tengas fritas, puedes decorarlas con un poco de azúcar pulverizada por encima.

Acompáñalas con un buen tazón de chocolate

Las rosquillas de anís sin gluten no son nada difíciles de preparar. Con un par de ingredientes económicos y fáciles de conseguir puedes tener un desayuno o una merienda para chuparse los dedos. Tu mesa de Pascua y Semana Santa no se quedará sin manjares para aquellos miembros de la familiar que no pueden consumir gluten.

Por tradición, estas rosquillas de anís pueden acompañarse con una buena taza de chocolate. No obstante, su deliciosa textura y sabor hacen que vayan bien con otro tipo de acompañantes, como té o café.

Por otra parte, si quieres hacerlas más saludables, puedes reemplazar el azúcar tradicional por algún endulzante menos calórico, como la stevia.

Te podría interesar...
2 recetas de galletas de Navidad sin gluten
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
2 recetas de galletas de Navidad sin gluten

Existen opciones de galletas de Navidad sin gluten para aquellos que tengan que retirar la proteína de la dieta.