Primera visita al ginecólogo en el embarazo: ¿qué debes saber?

La primera visita al ginecólogo en el embarazo es todo un acontecimiento, en especial para las madres que van a dar a luz por primera vez. El mejor consejo es preparar bien este encuentro.
Primera visita al ginecólogo en el embarazo: ¿qué debes saber?
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 12 octubre, 2022

La primera visita al ginecólogo en el embarazo es un momento muy importante. No solo por su significado en términos emocionales, sino también porque es el instante correcto para resolver dudas, comentar inquietudes y aportar información relevante.

Aunque una mujer ya haya tenido hijos, es probable que necesite la orientación de un médico en aspectos específicos. De ahí la importancia de estas consultas.

Lo más recomendable es tener todo claro antes del encuentro con el médico. ¿Qué se debe considerar? Lo comentamos.

¿Cuándo es la primera visita al ginecólogo en el embarazo?

Lo usual es que la primera visita al ginecólogo en el embarazo se realice entre las semanas seis y nueve, contando desde la última menstruación. Durante este encuentro se hará una entrevista clínica para conocer los datos de salud de la madre y también para que ella haga las preguntas del caso.

El ginecólogo hará un chequeo general. Medirá la presión arterial y establecerá la altura y el peso.

Estos datos serán el punto de partida para futuras citas. También es posible que se hagan pruebas para confirmar el embarazo.

Lo habitual es que durante la primera visita al ginecólogo en el embarazo se solicite una ecografía, con el fin de establecer la vitalidad del embrión y confirmar el estado del saco amniótico. Este examen permite saber si hay un embarazo múltiple, por ejemplo, y descartar un embarazo ectópico.

¿Qué preguntar?

La primera visita al ginecólogo en el embarazo es el momento ideal para resolver dudas. Lo más aconsejable es llevar anotadas todas las preguntas para que ninguna se pase por alto.



Complementos alimenticios

Las madres gestantes deben tomar complementos de ácido fólico. Por eso es importante preguntarle al médico cuál es la dosis adecuada y durante cuánto tiempo debe ingerirse.

Esta sustancia es fundamental para prevenir problemas en el feto, como espina bífida y labio leporino. Así mismo, se debe preguntar si es adecuado tomar otros suplementos.

Ácido fólico recetado en la primera consulta de embarazo.
La toma de suplementos está indicada de manera general en las gestaciones. En específico, de ácido fólico.

Ejercicio

La primera visita sirve también para conocer todo lo relativo a los ejercicios que la madre puede realizar. En particular, el tipo y la intensidad.

Vale la pena preguntar acerca de los ejercicios indicados para fortalecer el suelo pélvico, ya que esto llega a ser de gran ayuda al momento del parto.

Medicamentos

Es conveniente preguntarle al ginecólogo sobre los fármacos de venta libre que deben evitarse. Esto incluye los medicamentos alternativos y los remedios caseros. En algunos casos pueden estar contraindicados.

Peso

Es bueno que la nueva madre tenga claro cuáles son los rangos adecuados en su aumento de peso. Es obvio que el organismo va a cambiar y que el cuerpo aumentará de volumen, pero en esto hay unos límites saludables.

Dieta

Hay alimentos recomendables durante el embarazo y otros que se deben evitar. En particular, el alcohol, las bebidas con cafeína, las carnes mal cocidas y el hígado se prohíben.

El médico puede sugerir los principales componentes de la dieta materna, así como indicar los peligros de consumir ciertos alimentos o sustancias.

Signos de alarma

Es muy importante que durante la primera visita al ginecólogo en el embarazo se hable acerca de los signos de alarma. Estos tienen que ver con las amenazas de aborto y los síntomas de enfermedades como la diabetes, la toxoplasmosis, los problemas renales y la preeclampsia.



Cuidados especiales

Durante la primera visita al ginecólogo en el embarazo se establecerá si la gestación presenta algún riesgo. De ser así, es importante que el médico aclare de una forma muy precisa los cuidados que deben observarse para evitar cualquier complicación.

Fechas

El médico calculará la posible fecha del parto. En condiciones normales, la gestación dura 40 semanas, contadas a partir del primer día de la última menstruación.

Con base en estos datos se realiza el cómputo. Este dato es muy relevante, ya que permite hacer el seguimiento de la evolución.

Cálculo de la fecha de parto.
Si bien podemos calcular la fecha probable de parto en casa, es bueno tener la confirmación de parte del profesional.

¿Qué información aportar como paciente?

Así como la primera visita al ginecólogo en el embarazo sirve para despejar muchas dudas y obtener datos valiosos, también se debe aprovechar para aportar información. La madre ha de comunicar al médico si tiene alguna enfermedad crónica.

Lo adecuado es que también hable acerca de los antecedentes de salud más considerables. Esto incluye el historial de alergias, las enfermedades de transmisión sexual, si ha tenido alguna cirugía y cualquier otro dato de importancia.

La información acerca de abortos previos y antecedentes familiares de la madre o del padre también son de interés. Es probable que el médico ordene exámenes de sangre y de orina para verificar el estado de salud.

La primera visita al ginecólogo en el embarazo es especial

Esta primera consulta significa mucho en el marco de la experiencia y por la importancia que tiene desde el punto de vista médico. Si una madre la planifica bien, podrá obtener de ella un gran provecho.

Además de todas las recomendaciones ya señaladas, vale la pena que durante la primera visita al ginecólogo en el embarazo se le pregunte por las fuentes confiables para obtener más información. También sobre los cambios psicológicos que puede haber durante la gestación.

Te podría interesar...
7 preguntas poco comunes que debes hacerle a tu ginecólogo
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
7 preguntas poco comunes que debes hacerle a tu ginecólogo

Es importante que le comentes estos temas a tu ginecólogo para descubrir si será necesario realizar algunas pruebas o tomar otras medidas.



  • Sanz, J. R., & Alonso, E. M. (2020). entrevista clínica. FMC-Formación Médica Continuada en Atención Primaria, 27(5), 230-233.
  • De León, J. A., & Santolaya, J. (2003). El saco vitelino y su contribución al desarrollo del saco amniótico antes de las 6 semanas de gestación: a propósito de un caso de aborto retenido. Progresos de Obstetricia y Ginecología, 46(12), 568-570.
  • De Salud, C. (2005). Embarazo, parto y puerperio: proceso asistencial integrado.
  • Correa, L. M. M. (2020). La espina bífida y el ácido fólico. Revista Experimenta, (9), 40-45.
  • De Jesús-García, A., Jimenez-Baez, M. V., González-Ortiz, D. G., De la Cruz-Toledo, P., Sandoval-Jurado, L., & Kuc-Peña, L. M. (2019). Características clínicas, epidemiológicas y riesgo obstétrico de pacientes con preeclampsia-eclampsia. Revista de Enfermería del Instituto Mexicano del Seguro Social26(4), 256-262.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.