¿Qué alimentos no se deben de guardar en la nevera?

Como consumidores, es importante informarse sobre aquellos alimentos que pueden dañarse en la nevera y perder sus propiedades debido a las bajas temperaturas.
¿Qué alimentos no se deben de guardar en la nevera?
Eliana Delgado Villanueva

Revisado y aprobado por la nutricionista Eliana Delgado Villanueva el 24 julio, 2020.

Escrito por Daniela Echeverri Castro, 29 mayo, 2014

Última actualización: 24 julio, 2020

No todos los productos deben guardarse en la nevera, esto es un grave error puesto que algunos no están hechos para soportar el frío. En todo caso, sería al contrario, ya que en ocasiones este acelera su descomposición o les puede cambiar su sabor original.

Es cierto que muchos productos requieren refrigeración e, incluso, esto alarga su vida útil. Sin embargo, como consumidores, es importante informarse sobre aquellos alimentos que pueden dañarse en la nevera y perder sus propiedades debido a las bajas temperaturas.

El proceso de funcionamiento de un refrigerador es complejo; el líquido refrigerante absorbe el calor de la nevera en su paso por el evaporador y es conducido a un compresor. Ahí, mediante un aumento de presión, devuelve el gas a un estado líquido y en ese proceso se libera calor a través de las paredes del condensador.

Es por ello que se facilitará un listado con aquellos alimentos que, generalmente, no se deben guardar en el refrigerador.

Es encesario tener la nevera siempre ordenada.

Alimentos que no deben guardarse en la nevera

Las patatas

Se ha creído que estas pueden verse afectadas debido a que, a muy bajas temperaturas, transformarían su composición a más harinosa. Esto provocaría que el almidón se convirtiera en azúcar y, en consecuencia, su sabor cambiara.

Se suele recomendar guardar las patatas en bolsas de papel, ya que así tardarían más en descomponerse. No obstante, un reciente experimento realizado por las investigadoras Jenny Tian y Leslie Bothwell, ha señalado que guardar las patatas en la nevera tendría mayor concentración de almidón resistente, lo cual serviría de ayuda para casos de diabetes de tipo II u obesidad, por ejemplo.

Pan, cebolla y ajo

El pan es uno de los alimentos que más suele guardarse en la nevera y esto se cree que sería un grave error, ya que el pan en baja temperatura envejecería más rápido y perdería su sabor. Por lo que se recomienda guardarlo en un lugar fresco y seco, o también puedes cortarlo en rebanadas y llevarlo al congelador para reutilizarlo posteriormente.

Asimismo, la cebolla y el ajo al someterse a bajas temperaturas, se endurecen y perderían sus propiedades. Por esta razón, se recomienda mantenerlas en un sitio oscuro, fresco y seco, preferiblemente en una bolsa de tela.

Las cebollas se preservan mejor en condiciones secas y un ambiente frio (de 32º a 40º F).

Dan Drost, especialista en verduras-

Tal vez te interese: Las mejores 5 recetas de pan proteico

Frutas que no deben guardarse en la nevera

A diferencia de lo que ocurriría con las hortalizas, por ejemplo, que sí se podrían guardar en la nevera en un compartimento aparte. En el caso de las frutas, un frío excesivo podría impedir su correcta maduración y cambiar su sabor natural; convirtiéndolo, incluso, en desagradable.

Los frutos tropicales, al ser de climas cálidos, no se suelen ver tampoco beneficiados al someterse a bajas temperaturas. Frutas como la piña, la sandía, los aguacates o los plátanos, entre otros, no se deben guardar en la nevera porque el frío podría acelerar su descomposición.

A su vez, tampoco deben meterse en la nevera melones ni melocotones. Estas frutas a menos de 10 grados perderían, de la misma manera, su sabor y algunas de sus propiedades. Por todas estas razones, es preferible mantenerlas a temperatura ambiente.

Otros alimentos

Miel de abeja y aceite de oliva en la nevera

Someter la miel a bajas temperaturas podría ser un grave error. La miel, gracias a sus componentes y PH, mantiene su buen estado al aire libre y se conserva todo el tiempo para su consumo. Cuando se guarda la miel en el refrigerador esta tiende a cristalizarse y, en consecuencia, perdería muchas de sus propiedades.

Así mismo, el aceite de oliva en el refrigerador tiende a condensarse y endurecerse. Allí toma una forma semejante a la de la mantequilla y, además, puede perder su sabor. Lo ideal, según los expertos, es guardarlo en un lugar fresco, alejado de la luz y con poca humedad.

El chocolate y el café

Cuando el chocolate se somete por mucho tiempo a temperaturas bajas, como la del refrigerador, se formaría en él una capa blanca que haría cambiar su sabor. Por otro lado, se debería evitar exponerlo también a temperaturas demasiado altas. Así que lo ideal sería conservarlo a temperatura ambiente y alejado de la luz.

El café en la nevera sufriría un cambio similar al del chocolate, ya que genera una capa que cambia su sabor y que le hace perder su olor particular.

Comer chocolate.

Ciertos jamones y la albahaca

Hay diferentes tipos de jamón y algunos de ellos al refrigerarse pueden perder el sabor que los caracteriza. A pesar de ser un alimento similar a las carnes frías, algunas personas creen que estos fueron diseñados para conservarse a temperatura ambiente.

Del mismo modo, la albahaca no es recomendable que sea refrigerada porque las temperaturas bajas la podrían marchitar rápidamente y acelerar su proceso de descomposición. Además, esta tiende a adquirir el olor de otros alimentos que puedan estar en la nevera; por lo que se recomienda guardarla en un vaso con agua al aire libre para que se conserve mejor.

Te podría interesar...
7 alimentos saludables que puedes comer todos los días
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
7 alimentos saludables que puedes comer todos los días

Algunos alimentos tienen cualidades nutricionales tan significativas que merece la pena consumirlos a diario. Son saludable y, además, deliciosos.