Utiliza estos 8 remedios para tratar el bruxismo en casa

Los remedios para tratar el bruxismo en casa son un complemento a las terapéuticas profesionales. Entérate aquí qué puedes hacer en tu hogar para sentirte mejor.
Utiliza estos 8 remedios para tratar el bruxismo en casa
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa.

Última actualización: 12 abril, 2022

El rechinar de dientes es un trastorno más habitual de lo que podamos pensar. A veces sucede por poco tiempo, pero también puede prolongarse por meses. Algunos remedios para tratar el bruxismo en casa podrían ser de utilidad y aquí te los vamos a comentar.

Vale aclarar que estos métodos naturales o caseros no son la primera elección. Siempre es recomendable visitar al odontólogo para determinar las causas y la gravedad del problema y con esto comenzar un tratamiento oportuno.

De todas maneras, es bueno conocer los remedios para tratar el bruxismo en casa que tienen aval científico. Con ellos, muchos pacientes podrían reducir sus síntomas y tener una mejor calidad de vida.

¿Qué es el bruxismo?

En el bruxismo hay un rechinar de dientes o un apretamiento de las piezas dentarias que sucede a la noche o durante el día. Los músculos masticadores se contraen de manera involuntaria ejerciendo demasiada presión.

Si el apretamiento permanece en el tiempo, algunos signos asociados empiezan a generar complicaciones en el cuerpo. Puede haber dolor de cabeza, molestias auditivas y hasta trastornos del sueño.

De manera primordial, los elementos dentarios son los más afectados. El bruxismo desgasta las superficies de los dientes por el roce continuo.

Respecto a las causas, no están del todo claras. Se suele diferenciar entre el bruxismo nocturno y el diurno para buscar las explicaciones más probables de este problema.

La modalidad nocturna se encuadra dentro de los trastornos del sueño. Se ha encontrado una asociación significativa entre el rechinar de dientes y la apnea del sueño, por ejemplo. Ambas, de forma concomitante, empeoran la calidad del descanso y favorecen el insomnio.

Por otro lado, el bruxismo diurno tiene una relación marcada con los estados de estrés y ansiedad. La tensión muscular de la mandíbula puede ser expresión de angustias, frustraciones o ira. Del mismo modo, el apretamiento es un hábito en algunas personas que lo hacen de manera inconsciente para concentrarse mientras estudian o trabajan.



Síntomas del bruxismo

El rechinar o apretamiento de dientes es el síntoma en sí mismo del bruxismo. De todas maneras, como ya adelantamos, hay complicaciones asociadas que no se limitan a los dientes.

En cuanto a estos, el desgaste suele ser notorio en los pacientes. También aparecen fisuras en el esmalte. Si la intensidad es alta, la rotura de los elementos dentarios no es improbable.

Respecto a los signos asociados, el dolor es la molestia más característica de este trastorno. Los pacientes que bruxan tienen dolores en la cara, en la articulación temporo-mandibular, alrededor de la oreja y cefaleas.

Los acúfenos son otro síntoma que aparece de manera indirecta. En realidad, el culpable es el trastorno de la articulación temporo-mandibular, que se deriva del bruxismo.

El insomnio en estos pacientes aparece cuando el apretamiento es nocturno. Ya mencionamos la asociación con la apnea del sueño. Pero también es cierto que el mal descanso se puede derivar del rechinar continuo y de un posible estrés cotidiano que se encuentre detrás del problema.

Insomnio por bruxismo.
Para muchos autores científicos, el bruxismo nocturno es parte de los trastornos del sueño, derivando en insomnio.

Remedios para tratar el bruxismo en casa

Como no existe un solo tipo de bruxismo, tampoco hay una sola opción de remedios caseros para abordarlo. Algunas alternativas serán más útiles en la modalidad nocturna, mientras que otras facilitarán la relajación de la mandíbula durante el día.

Es fundamental que los pacientes no consideren estas estrategias como primera línea de abordaje. Las mismas se deben enmarcar en un tratamiento que sea guiado por un profesional. Si los casos de bruxismo se dejan avanzar, a mediano plazo habrá alteraciones en la dentadura.

De todas maneras, cuando los remedios para tratar el bruxismo en casa apuntan a la relajación y la reducción del estrés, lo más probable es que los beneficios trasciendan al apretamiento en sí. Veamos a continuación aquellas estrategias que podrían ayudar. ¡No te las pierdas!

1. Practicar la respiración nasal

La respiración por la nariz es la natural y la recomendable. Cuando se respira por la boca se aumentan las posibilidades de complicaciones, ya que el aire que ingresa a las vías respiratorias no está filtrado ni calentado.

Si respiramos por la nariz durante el día, de manera más o menos consciente, reducimos la posibilidad de apretar los dientes, pues la mandíbula estará relajada y en una posición lo más cercana posible a la fisiológica. Esto es con los labios cerrados y la lengua en la zona del paladar.

Existen diversos ejercicios sencillos para favorecer la respiración nasal. Uno de los más simples consiste en hacer inhalaciones conscientes por la nariz, guardar el aire sin respirar y caminar hasta que no podamos sostenerlo más. A medida que lo repitas, en jornadas sucesivas, mejorarás tu control sobre el hábito.

2. Ayudar a relajar la mandíbula

Los músculos potentes que permiten la masticación son los que se contraen en exceso y provocan el rechinamiento. Esto genera el apretamiento y una presión nociva en los huesos maxilares.

Si logramos la relajación de estos tejidos habrá menos presión sobre las arcadas dentarias. De manera consciente e inconsciente, favorecemos la prevención del bruxismo.

Un ejercicio sencillo, parecido al que explicamos para practicar la respiración nasal, consiste en colocar la lengua detrás de los dientes mientras inhalamos y exhalamos. Repetimos varias veces al día para estimular la consciencia sobre el acto.

También podemos apoyar la lengua en el paladar, sin moverla, y abrir y cerrar la boca. Si queremos añadir potencia, con los dedos tiramos el mentón hacia abajo, de manera que se oponga resistencia al trabajo lingual.

El mentón, además, se puede llevar hacia atrás adrede, de manera repetida. Es una forma de elongar los músculos de la mandíbula, como si se tratase de un estiramiento posterior a un ejercicio físico.



3. Cuidar la postura

Aunque no parezca, la postura es importante para la mandíbula. Los hombros y la columna cervical influyen de manera directa en la tensión que acumulan los músculos del cráneo.

Si nos sentamos de manera incorrecta para trabajar, estudiar o comer, al final del día habrá tensión acumulada que podría expresarse con bruxismo. En cambio, si el cuerpo ha estado relajado gracias a posiciones saludables, es menos probable que durante la noche haya contracturas.

Esto implica también la postura al dormir. Tanto en lo vertical como en lo horizontal, los músculos intentan un equilibrio con base en la tensión. Si las almohadas son muy duras o muy altas, por ejemplo, los músculos de la mandíbula se contraen para compensar.

4. Reducir el estrés

Entre los remedios para tratar el bruxismo en casa, la reducción del estrés es imprescindible. Se trata de cambiar el estilo de vida para controlar la ansiedad y evitar al máximo situaciones que generen nerviosismo.

Como bien explicamos antes, el estrés es un causal de apretamiento y rechinamiento de dientes. Puede aparecer el trastorno por no saber manejar las emociones y por traducirlas en síntomas físicos.

Hay muchas alternativas para la reducción del estrés. Es importante que cada paciente encuentre aquellas que le resultan más útiles y cómodas. Estas son algunas opciones:

  • Yoga: el yoga es una práctica ancestral. Para algunos es una opción de tinte espiritual, mientras que para otros es meramente un ejercicio físico. De cualquiera de las dos maneras, los provechos derivados de la práctica son útiles para reducir el estrés.
  • Ejercicios de respiración profunda: la respiración profunda es una técnica de relajación. Su práctica asidua ha demostrado beneficios sobre el aparato respiratorio y sobre los niveles de ansiedad. Si se combina con los ejercicios que ya explicamos para la lengua y la mandíbula, puede significar una mejoría notable de los síntomas.
  • Meditación: la meditación tiene un amplio abanico de formas. Algunos pacientes pueden encontrar en ella un espacio para liberar las tensiones del día y relajar la musculatura. A otros los ayuda a ordenarse y a clarificar los pensamientos para reorganizarse.
  • Disminuir la estimulación nocturna: en especial para el bruxismo que aparece de noche, se recomienda avanzar al final de la jornada con hábitos que bajen la estimulación general. Esto se podría lograr evitando las pantallas luego de determinado horario, agendando reuniones hasta cierto punto de la tarde y modificando la luz del hogar para que sea tenue desde el atardecer.

5. Hacerle masajes a la mandíbula

Además de todos los ejercicios que hemos mencionado antes, que se basan en mover la mandíbula y el mentón, así como la lengua, también podemos ejecutar masajes en la cara. El principio es el mismo que el de otros tipos de masajes.

Lo que se pretende es que las fibras musculares se relajen y no lleguen a la contractura o, mejor aún, evitar que se tensionen de antemano. Esto se concreta con las propias manos.

Es posible iniciar delante de las orejas y bajar con los dedos, como si estiráramos la piel. Si se detecta una zona con particular tensión o con nudos, hay que detenerse allí y presionar por un momento. Luego se sigue hacia abajo.

Estos masajes no sirven de nada si se hacen de manera aislada. Lo ideal es que, quien padece bruxismo, los pueda realizar a diario, en diferentes momentos del día.

6. Aplicar calor

El calor es capaz de relajar los músculos. Se puede usar un dispositivo diseñado para tal fin, de manera que se transmita energía calorífica a la mandíbula, o hacerlo con paños calientes.

Deben tomarse las precauciones necesarias para no causar quemaduras en la piel del rostro. Tanto las almohadillas comerciales como los paños caseros no pueden estar a tan alta temperatura. Basta con que estén tibios.

El calor debería aplicarse a ambos lados del rostro, sobre los músculos de la mandíbula. Una opción es hacer esta terapia antes de dormir, por las noches, y otra es planear momentos específicos durante el día.

7. Magnesio

El magnesio cumple un rol en la transmisión del impulso nervioso y en la contracción muscular. Por ello, se plantea que un nivel adecuado de este mineral en el cuerpo ayudaría a reducir los episodios de bruxismo.

La relación no sería directa y por ello no existe evidencia contundente sobre las dosis de magnesio que se podrían consumir para evitar el rechinamiento de los dientes. En realidad, una dieta variada y equilibrada asegura el aporte adecuado del micronutriente.

Aun así, no está de más asegurarlo a través de los alimentos que más lo contienen. Aquí podemos mencionar a los frutos secos y a los vegetales de hoja verde.

Respecto a los suplementos, la forma más empleada para ingerir el micronutriente con esta modalidad es el cloruro de magnesio. De todas maneras, su empleo debería reservarse para casos de déficit confirmado mediante un análisis de laboratorio. Y la prescripción queda a cargo de un profesional de la salud.

Suplemento de magnesio.
Los suplementos de magnesio solo tienen indicación cuando hay un déficit comprobable del mineral.

8. Consumir tés calmantes o usar aromaterapia

Algunas infusiones pueden actuar como remedios para tratar el bruxismo en casa. No lo curarán, pero quizás mejoren el descanso si se usan las sustancias adecuadas.

Entre las hierbas más recomendadas están las siguientes:

  • Valeriana: esta sustancia es de uso seguro si se respetan las dosis habituales. Está vinculada con la reducción de la ansiedad.
  • Manzanilla: el té de manzanilla se ha usado como calmante y relajante por siglos. De todas maneras, hay que tener cuidado si se consumen otros medicamentos, ya que tiene interacciones con los anticoagulantes, por ejemplo.
  • Lavanda: el aceite esencial de lavanda se emplea en la aromaterapia con asiduidad. El cuidado más relevante a tener es respecto a la presión arterial, pues puede hacerla descender en algunas personas. En general, se coloca en difusores para aromatizar los ambientes y ayudar a la relajación.

¿Cuándo buscar ayuda profesional?

Todos los remedios para el bruxismo en casa que hemos mencionado tienen sentido si se aplican en el marco de un abordaje odontológico guiado por un profesional. Lo primero debería ser la consulta especializada y luego complementar con remedios naturales.

Es importante que el odontólogo conozca estos remedios naturales que pretendemos emplear. Él nos sabrá asesorar sobre las contraindicaciones y los cuidados pertinentes para no generar efectos adversos.

Siempre que haya síntomas en la cavidad oral, la recomendación es buscar ayuda sanitaria. En el caso puntual del bruxismo, la confección de una férula de descarga será la base del tratamiento.

Los casos relacionados a una maloclusión o a inestabilidades en las arcadas dentarias, quizás necesiten ortodoncia. Por lo tanto, los remedios caseros serán solo un complemento.

Los remedios para tratar el bruxismo en casa no se deben tomar a la ligera

Quizás parezca que realizar masajes en la mandíbula sea inofensivo. Y probablemente no se genere un efecto adverso por esta práctica. Pero no podemos decir lo mismo de las hierbas naturales en infusiones o en aceites esenciales.

El tratamiento probado para abordar el bruxismo consiste en solucionar las causas y, en la mayoría de los casos, utilizar una férula que diseña e indica el odontólogo. Si se necesita ortodoncia o hasta una cirugía, eso solo será determinado por el profesional.

Consulta con él si estos remedios para tratar el bruxismo en casa pueden ayudarte y sigue sus indicaciones. Es posible cuidar tu dentadura del apretamiento y el rechinamiento.

Te podría interesar...
Bótox como tratamiento contra el bruxismo: ¿es recomendable?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Bótox como tratamiento contra el bruxismo: ¿es recomendable?

¿Has oído hablar del uso del bótox como tratamiento para el bruxismo? Es una opción que apareció hace poco tiempo y aquí te contamos qué se sabe so...



  • Fernández Guzmán, P., Delgado, R., & Castellanos, J. L. (2018). Alteraciones del sueño y bruxismo. Revista ADM75(4).
  • Del Río, S. G., García García, V. A., & Castellanos, J. L. (2018). Apnea/hipopnea del sueño y bruxismo nocturno. Revista ADM75(4).
  • Robalino, P. J. P., Bravo, E. M. G., & Delgado, M. J. C. (2020). El bruxismo conocimientos actuales. Una revisión de la literatura. RECIAMUC4(1), 49-58.
  • Alcívar Mayor, A. M. (2018). Factores de riesgos del bruxismo y sus alternativas de Tratamientos (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil, Facultad piloto de Odontología).
  • Kuhn M, Türp JC. Risk factors for bruxism. Swiss Dent J. 2018 Feb 12;128(2):118-124. PMID: 29533049.
  • Chemelo VDS, Né YGS, Frazão DR, de Souza-Rodrigues RD, Fagundes NCF, Magno MB, da Silva CMT, Maia LC, Lima RR. Is There Association Between Stress and Bruxism? A Systematic Review and Meta-Analysis. Front Neurol. 2020 Dec 7;11:590779. doi: 10.3389/fneur.2020.590779. PMID: 33424744; PMCID: PMC7793806.
  • Herrero Solano, Y., Arias Molina, Y., & Cabrera Hernández, Y. (2019). Vulnerabilidad y nivel de estrés en pacientes con bruxismo. Revista Cubana de Estomatología56(3).
  • Jarama, D. O. L., Hidalgo, V. N. M., Armas, G. F. V., & Galarza, J. V. A. (2018). Bruxismo un hábito recurrente en jóvenes con ansiedad. RECIMUNDO: Revista Científica de la Investigación y el Conocimiento2(2), 236-258.
  • Pineda Núñez, L. K. (2021). Bruxismo.
  • Sixto, D. C., Sixto, A. J. P., & Falero, D. M. L. (2019). Férula oclusal como alternativa de tratamiento para el bruxismo. Universidad Médica Pinareña15(3), 412-417.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.