Síntomas de un sistema inmunológico debilitado

El cuerpo siempre avisa cuando algo no va bien. Ahora bien, ¿cómo lo hace? ¿Sabríamos identificar las señales de un sistema inmunitario debilitado?
Síntomas de un sistema inmunológico debilitado
Valeria Sabater

Escrito y verificado por psicóloga Valeria Sabater el 25 octubre, 2020.

Última actualización: 25 octubre, 2020

El sistema inmunológico o inmunitario es el encargado de protegernos de patógenos. Para ser más específicos: mantiene a raya virus, bacterias y hongos. Por ende, cuidarlo es indispensable para el bienestar. Pero, ¿cómo saber si lo estamos haciendo bien? ¿Cuáles son los síntomas de un sistema inmunológico debilitado?

Mantener una mala alimentación, experimentar estrés de una forma continua -y tener problemas para gestionarlo adecuadamente-, pueden desmejorar su capacidad para hacer frente a los patógenos, haciendo que la salud se resienta.

Veamos a continuación algunos de los síntomas de un sistema inmunológico debilitado.

¿Por qué es tan importante el sistema inmune?

vitamina D, receptores en el sistema inmune

Teniendo en cuenta que el sistema inmune es la principal defensa que tenemos para hacer frente a todo aquello que nos pueda perjudicar a nivel de salud, cuidarlo resulta indispensable. Aún cuando este sistema se active por sí solo siempre que percibe una amenaza. De lo contrario, no podrá realizar su función como corresponde.

Las células protectoras del organismo son los linfocitos, un tipo de glóbulos blancos. Estos son precisamente los encargados de atacar esos organismos que nos causan las enfermedades. Para ello, se encuentran en el timo, el bazo y la médula ósea, los llamados “órganos linfáticos”.

Si en un momento dado, tenemos un nivel bajo de leucocitos, no podremos hacer frente a esos elementos externos que nos enferman. Entonces, resulta aún más importante estar alerta a un determinado tipo de señales o síntomas.

¿Cómo reconocer un sistema inmunológico debilitado?

En caso de experimentar con cierta frecuencia varias molestias -que además impiden hacer vida normal-, es necesario ir al médico. El profesional nos hará un chequeo para determinar el origen de esa debilidad para luego ayudarnos a hacerle frente de la manera más adecuada.

Para ayudarte a saber cuándo es el momento de hacer cita para un chequeo médico, a continuación te comentaremos algunos de los síntomas de un sistema inmunológico debilitado más comunes.

1. Cansancio persistente

Bien es cierto que el cansancio puede tener muchas causas. Pero cuando este es continuo y, por ejemplo, al levantarnos por las mañanas ya nos sentimos agotados, o ante pequeños esfuerzos acabamos rendidos, debemos estar atentos pues esta podría ser una señal de que algo no va bien con nuestra salud.

2. Infecciones frecuentes

Al no poder hacer frente como debería a los agentes patógenos que se introducen en el cuerpo, el sistema inmunitario no da la respuesta adecuada y no nos puede defender frente a determinados virus o bacterias. Por ello, sufrimos infecciones regularmente.

Ojo, sufrir una infección alguna vez es normal. Ahora bien, sufrirlas de manera recurrente sí es una señal de que algo no está del todo bien y que debemos atender con el médico.

Las infecciones de orina, las encías que se inflaman fácilmente, los episodios de diarrea… podrían ser algunos síntomas de un sistema inmunológico debilitado.

3. Alergias

Hay personas que sufren reacciones alérgicas de modo más frecuente que otras. Influencias como el polen, el polvo, u otros agentes de alrededor impactan en la piel o las mucosas, y de inmediato, afecta a la salud.

Descubre todo sobre las: Alergias

4. Heridas que tardan en cicatrizar

El hecho de que una herida tarde más de lo normal en cicatrizar es una señal de alerta de que algo no está bien con nuestra salud. En caso de tener un sistema inmunológico debilitado, parece que las heridas no terminan de curarse, sino que se infectan, se inflaman y nos duelen más de lo que deberían.

5. Resfriados

Pareja resfriada en la cama

¿Cuántos resfriados sueles coger? ¿Uno cada mes? ¿Te duele siempre la garganta? ¿Te contagias enseguida con las gripes? Si es así, deberías acudir a tu médico para que te haga una analítica y compruebe tu nivel de glóbulos blancos. Tal vez el sistema inmunológico no te esté defendiendo como debería.

Como has podido ver, el hecho de tener una sensación de cansancio constante, molestias varias en el cuerpo -dolores musculares, calambres, etc.-, dolor de cabeza, sumado a la sensación de que los resfriados, los catarros, las gripes e incluso las heridas no terminan de curarse bien podrían ser considerados síntomas de un sistema inmunológico debilitado.

¿Cómo se podría fortalecer el sistema inmunitario?

Para fortalecer el sistema inmunitario es fundamental adoptar -y sobre todo mantener en el tiempo- todo un estilo de vida saludable. Esto quiere decir que no basta con dormir lo suficiente un par de días a la semana o comer sano de vez en cuando, o hacer ejercicio suave cada vez que nos acordemos.

Para empezar, hay que procurar comer sano, dormir bien y hacer ejercicio a diario. A la par de esto, también tendremos que seguir las indicaciones del médico y atender nuestra salud mental, pues todo ello influirá significativamente en nuestro bienestar.

Manteniendo una dieta adecuada

Dieta antiinflamatoria

Una buena dieta es sinónimo de una buena salud. Pero en ocasiones solo cuidamos lo que comemos cuando ya estamos sufriendo algún problema, o cuando ya estamos enfermos. Esto es algo que debemos cambiar en definitiva. Lo ideal es que mantengamos siempre una buena alimentación para estar sanos.

Durmiendo lo suficiente

Un adecuado descanso nocturno a diario permite que el cuerpo recupere las energías perdidas durante el día y cumpla sus funciones esenciales. En cambio, el insomnio, las preocupaciones que nos obligan a despertarnos continuamente, y el poco descanso son enemigos del sistema inmunitario.

Por todo ello, conseguir un sueño tranquilo y reparador, es imprescindible para la salud y el bienestar.

Cuidado la higiene personal

En ocasiones se nos puede pasar por alto lavarnos las manos en momentos tan cruciales como al entrar a casa después de haber llegado de cualquier otro lugar (la oficina, la escuela, etc.), antes y después de comer, antes y después de ir al baño… porque como no “notamos” que tenemos las manos sucias, lo dejamos pasar. Sin embargo, este es un pésimo gesto para nuestra salud.

Por otra parte, hay que estar atentos a la limpieza y desinfección de los alimentos al cocinar para evitar la contaminación cruzada y, al mismo tiempo, para evitar infecciones por bacterias como la Salmonella. 

Aprendiendo a gestionar adecuadamente el estrés

El estrés sostenido en el tiempo puede traernos varios problemas de salud, incluyendo un sistema inmunológico debilitado. Por ello, es esencial aprender a gestionarlo adecuadamente, no solo a través de terapia psicológica, sino a través de buenos hábitos de vida.

Cuidar de la salud mental ayuda a potenciar la salud física.

Como te hemos contado en este artículo, el sistema inmunitario es una parte imprescindible del cuerpo que se ocupa de mantener el organismo sano. Sin embargo, no podrá realizar su función como corresponde si no lo cuidamos adecuadamente día a día. De allí la importancia de mantener un estilo de vida saludable en todo momento.

Te podría interesar...
9 tips para desintoxicar el cuerpo de forma natural
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
9 tips para desintoxicar el cuerpo de forma natural

A continuación te comentamos los 9 tips para desintoxicar el cuerpo de forma natural. ¡Descubre lo sencillos que son y cómo puedes incluirlos en tu...



  • Owen, J. A., Punt, J., & Stranford, S. A. (2014). Alteraciones Del Sistema Inmunitario. Kuby Inmunologia. https://doi.org/-
  • Abbas. (2014). Introduccion al sistema inmunitario. In Inmunologia basica.
  • Benito, J. F. (2014). Enfermedades autoinmunes. Centro de Estudio de Enfermedades Autoinmune, CREA. https://doi.org/10.1016/S0211-3449(05)73580-3