¿Qué es la terapia miofuncional?

La terapia miofuncional es un método eficaz para corregir problemas asociados con los músculos del rostro y de la zona fonatoria. Estos generan varias consecuencias e impiden llevar a cabo funciones básicas.
¿Qué es la terapia miofuncional?
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina el 11 noviembre, 2021.

Escrito por Edith Sánchez, 11 noviembre, 2021

Última actualización: 11 noviembre, 2021

La terapia miofuncional es un tratamiento médico que se lleva a cabo para corregir desequilibrios en la musculatura orofacial. Comprende un conjunto de procedimientos y técnicas que inciden en la rehabilitación de funciones y en el mejoramiento de la estética de un paciente.

Hay que decir que el sistema orofacial comprende todas las estructuras que hacen posibles funciones como la respiración, la succión, la deglución, el habla y la fonación. En este toman parte los músculos masticatorios, los de la expresión facial, de la lengua, del velo del paladar, de la faringe y del cuello.

La terapia miofuncional se enfoca en los músculos orofaciales. Sin embargo, también incide en la función de otras estructuras de la zona, como la laringe y los maxilares.

¿Qué es la terapia miofuncional?

La terapia miofuncional se define como un conjunto de procedimientos y técnicas destinadas a corregir los desequilibrios en los músculos orofaciales. Su objetivo es crear patrones adecuados para la articulación de la palabra, para reducir hábitos nocivos y mejorar la estética de una persona.

Este tipo de terapia también se aplica de forma preventiva, cuando se detecta que una persona presenta hábitos inadecuados. Sin embargo, es más común como método de rehabilitación.

Hay varias alteraciones que pueden causar desequilibrios en la musculatura orofacial. Dentro de las más frecuentes están las malformaciones faciales o del cráneo, las anomalías en la estructura de los dientes o de la mandíbula, las lesiones y traumatismos, las enfermedades degenerativas y los accidentes cerebrovasculares.

Ejercicios de la terapia miofuncional.
Las alteraciones en la musculatura orofacial derivan en problemas funcionales para la cara y para la digestión, así como también se afecta el habla.

¿Cómo funciona la terapia miofuncional?

La terapia miofuncional concentra su trabajo en tres áreas: oral, bucal y fonatoria. Como ya se había señalado, estas zonas tienen que ver con funciones básicas como el habla, la respiración y la deglución. Así mismo, con acciones tan esenciales como escupir, llorar, vomitar o bostezar.

En la terapia miofuncional hay cuatro fases: prevenir, valorar, diagnosticar y corregir, bien sea las malformaciones o los hábitos dañinos. Para adelantar esta labor, se llevan a cabo los siguientes pasos:

  1. Exploración y valoración: el profesional evalúa en detalle la zona orofacial para identificar la presencia de alguna anomalía.
  2. Diagnóstico: consiste en establecer de manera precisa cuáles son las anomalías presentes y qué afectaciones específicas provocan. La descripción debe ser muy detallada.
  3. Corrección: se debe hacer un plan de rehabilitación con objetivos y ejercicios específicos para cada paciente. Este toma en cuenta la edad, la patología, el nivel cognitivo y el estado general de cada persona.
  4. Valorar la evolución: en la terapia miofuncional se debe hacer una valoración periódica de los avances. Esto sirve para hacer modificaciones a tiempo si no se obtienen los resultados esperados.

Aprende cuáles son los Músculos de la cara


Características de la terapia miofuncional

La terapia miofuncional debe ser dirigida por un logopeda. Este es un profesional especializado en trastornos de la comunicación. Lo usual es que el paciente sea derivado a un otorrinolaringólogo, un ortodoncista, un pediatra o un foniatra.

Sin embargo, la terapia es multidisciplinar. Bajo la coordinación del logopeda, intervienen también un fonoaudiólogo, un ortodoncista y un fisioterapeuta. Esto se debe a que suele haber varias estructuras y funciones implicadas en cada caso.

Como es obvio, los profesionales deben trabajar de forma coordinada y coherente. Todos en conjunto se orientan a resolver los problemas del habla, de la masticación, la deglución y la respiración. La terapia puede ser activa (con colaboración del paciente) o pasiva (sin colaboración del paciente).

La terapia miofuncional se vale de herramientas como las siguientes:

  • Masajes y manipulación directa de la zona: el objetivo es conseguir que haya mayor sensibilidad y movilidad. Así mismo, promover la reeducación frente a malos hábitos.
  • Uso de texturas y temperaturas: se enfoca en trabajar tanto la hiposensibilidad o menor sensibilidad en la zona, como la hipersensibilidad o mayor sensibilidad en el área.


¿Cuándo es útil?

El propósito central de la terapia miofuncional es que el paciente adquiera mayor control sobre las diferentes áreas de esta zona, como la lengua, los labios y el paladar. Así mismo, conseguir que desaparezca la excesiva tensión en la mandíbula o en el cuello, reeducar movimientos y corregir hábitos.

Esta terapia es aplicable a cualquier anomalía que afecte la musculatura orofacial, sea de origen genético, neurológico, degenerativo o temporal. Casi siempre se emplea para abordar situaciones como las siguientes:

  • Hipotonía o hipertonía.
  • Problemas de succión en los neonatos.
  • Alteraciones del habla ocasionadas por trastornos en la musculatura orofacial.
  • Dificultades en la masticación.
  • Problemas con la deglución.
  • Respiración bucal.
  • Hipo o hipernasalización.
  • Problemas en la articulación témporo-mandibular.

Estas anomalías son frecuentes en afecciones como el síndrome de Down, la parálisis cerebral, la parálisis facial, y las enfermedades neurológicas. También tras algunas intervenciones quirúrgicas en la zona o después de cirugías por vegetaciones o amigdalitis.

Ejercicios de la terapia miofuncional.
Los profesionales pueden indicar ejercicios para que los pacientes sigan realizándolos en sus hogares.

Beneficios en la función y en la estética

La terapia miofuncional es uno de los métodos más utilizados por los logopedas. Es eficaz para la restauración de los hábitos orales correctos, ya que estos repercuten en diferentes funciones como el habla y la masticación.

Es frecuente que los problemas en las funciones mencionadas incidan en la apariencia facial. La excesiva rigidez en la mandíbula, no lograr cerrar la boca y las malformaciones alteran la estética. Por eso la terapia miofuncional también proporciona beneficios en ese sentido.

Te podría interesar...
Problemas que pueden producirse por no masticar bien los alimentos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Problemas que pueden producirse por no masticar bien los alimentos

Masticar adecuadamente los alimentos es clave para tener una buena digestión. Descubre los problemas que se producen en tu cuerpo cuando no mastica...



  • Vivar Vergara, P., Riveros Figueroa, F., Sepúlveda Hidalgo, G., Pérez Flores, M. A., & Fierro Monti, C. (2019). Tratamiento temprano de alteraciones orofaciales con fisioterapia y placa palatina en niños con síndrome de Down. Odontoestomatología, 21(34), 46-55.
  • Del Campo, A. F., Govea, Y. C., Burak, M. Y., & Jiménez, J. C. (2000). Distracción osteogénica de la mandíbula. Principios e indicaciones. Rev Hosp Gral Dr. M Gea González, 3(1), 7-12.
  • Barquero-Arce, M. (2012). Rehabilitación orofacial, tratamiento precoz y preventivo: terapia miofuncional. Revista Científica Odontológica, 8(2).
  • Palacios Lenis, Jennifer, Diana Marcela Baeza Sanchéz, and Lisdany Narvaéz Alquedan. "Terapia miofuncional orofacial: Marco histórico." Editorial Universidad Santiago de Cali, 2020.
  • Jaimes-rojas, Maryory-Yulixa, et al. "Efectividad de la terapia miofuncional en la parálisis facial de tipo periférica y central en la población infantil y adulta." REVISTA CIENTÍFICA SIGNOS FÓNICOS 6.2 (2020): 24-42.