Trucos para no comerse las uñas

Thais Guillén Otero·
14 Diciembre, 2020
Las uñas están formadas principalmente por células muertas queratinizadas y tienen variadas funciones. Por esto mismo, morderlas constantemente puede resultar perjudicial para la salud.

Quienes sienten que sus manos son un desastre y no pueden parar de morderse las uñas, necesitan conocer algunos trucos y consejos para no comerse las uñas o al menos, empezar a eliminar este mal hábito.

Hay que tener en cuenta que las uñas pueden transportar gérmenes y suciedad que, al entrar en contacto con la boca, pueden ocasionar infecciones. Además, al morderlas con frecuencia se podrían dañar permanentemente, así como también los dientes y las encías. Pero no te preocupes: con un poco de maña, buena voluntad y estos  trucos para no comerse las uñas que vamos a compartirte, ¡mejorarás la salud de tus manos!

¿Por qué hay personas que no dejan de comerse las uñas?

Comerse las uñas no solo es una cuestión de mala maña.

Aunque a menudo se piense lo contrario, comerse las uñas no es solo una cuestión de “mala maña”, nerviosismo, deseo o negligencia. Este hábito puede tener un trasfondo psicológico y, muchas veces, podría indicar traumas de la niñez, tal y como indican algunos expertos.

La onicofagia (que es como se denomina al hecho de comerse las uñas compulsivamente) puede ser una consecuencia de:

  • Cambios drásticos vitales.
  • Episodios de nervios, ansiedad o estrés.
  • Estados obsesivos, a modo de compulsión.
  • Otros problemas: frustración, rabia, baja autoestima…

De acuerdo con la Sociedad Española de Medicina Interna, lo más recomendable es “acudir al experto, su diagnóstico es muy simple. En ocasiones un psicólogo nos ayudará a superar la ansiedad, u otros problemas, a mejorar la autoestima, y eliminar el sentimiento de culpa que el afecto pueda tener. O también las conductas compulsivas. A veces los adultos se pasan al tabaco o al chicle y abandonan ese hábito”.

Comerse las uñas: un mal hábito con varias consecuencias para la salud

Se considera que las manos reflejan la salud y seguridad de la persona. Por tanto, morderse las uñas podría tener implicaciones de salud, emocionales y sociales.

Salud y estética

  • Las uñas son hospederos de los más variados gérmenes, que, al ponerse en contacto con la saliva, viajan a través del tracto digestivo y pueden provocar enfermedades.
  • Los daños de la cutícula y la piel de los dedos pueden provocar infecciones bacterianas y virales en las manos.
  • Se pueden producir deformaciones de los dedos y podría perderse la uña.
  • Inflamación crónica de los dedos.
  • Aumento de la aparición de caries por el daño de los dientes.

Te puede interesar: Cómo evitar la caries en tus dientes y muelas

Emocionales

  • Ansiedad por la apariencia de las manos.
  • Autoestima baja.
  • Falta de control sobre sí mismo.

Sociales

  • La persona puede sentirse rechazada por la sociedad.
  • Afectaciones en las relaciones personales.
  • Problemas laborales: rechazo en entrevistas de trabajo.

Como ves, no comerse las uñas puede acarrear muchos beneficios a nivel psicológico, afectivo y social. ¡Lee estos 10 trucos y cambia tus hábitos!

10 trucos para no comerse las uñas

A continuación te presentamos 10 sencillos trucos para no comerse las uñas que puedes incluir en tu vida diaria.

Nota: las siguientes recomendaciones para no comerse las uñas podrían no funcionar en tu caso. Te recomendamos consultar con un especialista si el problema persiste.

1. Autoconciencia y liberación

Primero, debes identificar las situaciones que activen tu hábito de comerte las uñas como acariciar, tocar, palpar, frotar o rascar las uñas, lo cual te lleva directamente a metértelas en la boca.

El segundo paso es identificar los momentos, en que tu hábito se activa: exámenes, antes de tomar determinadas decisiones…

El tercer paso es elegir las actividades que evitan el proceso de estrés y mantienen tus manos ocupadas: deben ser cosas que disfrutes, como deportes, bailes, tocar instrumentos, escribir. De esta manera, estarás canalizando tu ansiedad y no dañarás tus uñas.

2. Sustituir tu manía por plantas

Comienza a masticar plantas comestibles como la raíz de regaliz. De esta manera, evitarás comerte las uñas, porque la boca estará entretenida. Es importante que tengas este método a mano en momentos de estrés, pues te ayudará a concentrarte.

3. Chicle sin azúcar

¿Mascar chicles evita el mal aliento?

Sería conveniente que masticaras chicles o pastillas de menta cada vez que sientas un deseo incontrolable por morderte las uñas.

Será triplemente beneficioso: mantendrás las manos ocupadas, tendrás un aliento fresco y evitarás las arrugas debido a los movimientos de los músculos de la mandíbula.

4. Aloe vera

La planta de aloe vera o sábila tiene muchas propiedades buenas para la salud. Sin embargo, es por su sabor amargo y desagradable por lo que hay quienes la aprovechan como remedio para dejar de comerse las uñas.

Si quieres probarlo, sigue las siguientes instrucciones: pela con un cuchillo una penca de aloe vera y córtala en cuadrados pequeños. Ponlos en la nevera y, cada mañana, frótate uno en las uñas. Cuando sientas el desagradable sabor del aloe no vas a querer morderte las uñas.

Lee también: 5 mejores beneficios del aloe vera para la salud

5. Ejercicio de autodominio

Este ejercicio te ayudará a dominar tu deseo de comerte las uñas:

  1. Lleva un dedo hacia la boca y detente cuando llegues a 5 centímetros de tus labios.
  2. Aléjalo.
  3. Repite esta acción varias veces y a unas distancias cada vez más cercanas.
  4. Prueba a meter el dedo entre los dientes un par de minutos sin morder la uña. Repite.

Realiza este ejercicio unos minutos cada día y pronto te sorprenderás de los resultados.

6. Uñas postizas

Cubrirte las uñas con otras acrílicas permitirá que las naturales crezcan. Si tus uñas falsas son costosas, seguro que no querrás arruinarlas.

7. Curitas para las uñas

Cúbrete las uñas con la almohadilla de las curitas y mantenlas puestas todos los días (puedes sustituirlas cada vez que te bañes por otras frescas). La idea es que tras un tiempo te las quites y veas cómo lucen cuando nacen sanas. Repite tantas veces necesites.

8. Adopta un pasatiempo

Esta actividad evitará que te comas las uñas y, al mismo tiempo, podrás descubrir una pasión nueva. Puede ser cualquier actividad. Es recomendable el trabajo con materias como el barro o el yeso, que mantienen las manos sucias.

9. Guantes

Si eres partidario de los guantes, úsalos. Es una buena manera de evitar la onicofagia.

10. Celebra tu éxito

Celebra tus uñas, y que no te cueste reconocer lo bien que lucen cuando progresas. Las felicitaciones de amigos y familiares te animarán a continuar teniéndolas sanas y lindas.

Vale más maña que fuerza

Ahora ya cuentas con varias maneras de evitar la onicofagia y sacarla de tu vida para siempre. ¡Ánimo! Paso a paso lograrás tu objetivo; es cuestión de voluntad y constancia.

Por último, pero no menos importante: recuerda que el hábito de comerse las uñas puede comenzar con el simple hecho de meterse los dedos en la boca, algo que resulta muy común en los niños. Por esto mismo, es conveniente que los padres estén atentos y corrijan el hábito desde temprana edad.

  • Wikipedia, la enciclopedia libre. (Consulta 2018). ONICOFAGIA. Online [https://es.wikipedia.org/wiki/Onicofagia].
  • Palma, M. (2010). Los trastornos de ansiedad. Revista Digital Universitaria.
  • Salgado Serrano, G. N., & Oropeza, R. (2012). Onicofagia: estudio de caso de una mujer adulta. Uaricha Revista de Psicologia.