Cómo preparar churros de avena, fáciles y deliciosos

Si quieres elaborar churros saludables, no te puedes perder esta receta para prepararlos a partir de harina de avena. Son fáciles de hacer y aportan mucha fibra.
Cómo preparar churros de avena, fáciles y deliciosos
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 24 febrero, 2022

Los churros de avena suponen una alternativa más saludable a los tradicionales de trigo. Son también sencillos de preparar y sus características organolépticas resultan excelentes. Te vamos a enseñar cómo elaborarlos mediante una serie de sencillos pasos para disfrutarlos como postre, en los desayunos o, incluso, en cualquier refrigerio a lo largo del día.

A pesar de que se recomienda cocinar al horno, a la plancha, al vapor o con agua, no pasa nada por incluir en la pauta alguna fritura. Hay que tener en cuenta que dicho método incrementa el valor calórico de los alimentos y añade una porción de grasas trans. Aun así, las frituras tienen cabida en el contexto de la dieta saludable. Ahora bien, siempre es positivo utilizar un aceite de calidad.

Ingredientes para los churros de avena

Si quieres preparar unos exquisitos churros de avena, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 150 gramos de harina de avena.
  • 180 centímetros cúbicos de agua.
  • 1 cucharada de aceite de coco.
  • 2 cucharadas de miel.
  • Esencia de vainilla al gusto.
  • Una pizca de sal.
  • Aceite en aerosol.
  • Papel manteca.
Los 6 alimentos más peligrosos para la salud, según la ciencia
Los churros de avena son más saludables que los tradicionales, pero igual de deliciosos.

La harina de avena se puede comprar como tal, aunque también cabe la opción de prepararla en casa. Para ello, hay que triturar copos de avena en un procesador de alimentos a la máxima velocidad hasta conseguir un polvo fino. Solamente con 2 o 3 minutos a potencia alta será suficiente. Eso sí, conviene que no se cuelen copos sin triturar para no estropear el resultado final.

En el caso de elegir una harina de avena ya preparada, es clave observar la lista de ingredientes. Existen varias opciones con sabores añadidos y edulcorantes artificiales en su interior. Como norma general, para esta receta conviene utilizar harina de avena neutra. Ahora bien, cabe la alternativa de emplear aquella con aroma a vainilla para potenciar el gusto final.



Paso a paso

  1. Rocía una placa de horno con aceite en aerosol y coloca papel vegetal en la superficie.
  2. Paralelamente, mezcla en una cacerola el agua, la miel, el aceite de coco, la pizca de sal y la vainilla. Es importante cocinar todo hasta que rompa el hervor.
  3. Luego, retira del fuego y añade la harina de avena. Remueve con energía para formar una masa.
  4. Una vez que se obtiene un resultado que se separa fácilmente de la cacerola, habrá que utilizar una churrera para darle forma a la misma. Es posible también proceder introduciendo la masa en una manga pastelera de boca ancha para generar los churros. Sea como fuere, el resultado ha de colocarse a lo largo de la bandeja de horno.
  5. Si bien se pueden freír en aceite de oliva virgen extra para lograr un resultado muy crujiente, también quedarán bien con un simple horneado.
  6. En este caso, los churros presentarán una densidad energética inferior y menos grasas de tipo trans. Cuando la bandeja está llena de masa con la forma correcta, se introduce en el horno a 180 grados centígrados con calor por ambas caras hasta que los churros estén dorados.
  7. Si optas por la fritura, cocina 3 o 4 minutos cada pieza y, al retirarla, colócala sobre un plato con papel absorbente. Así, eliminarás el exceso de aceite y lograrás un sabor final óptimo.
  8. Puedes decorar con un poco de azúcar espolvoreado por encima.
Los churros pueden prepararse de forma tradicional, es decir fritos, o al horno.

Beneficios de la avena para la salud

Antes de despedir esta receta, descubre los beneficios derivados del consumo de avena para la salud. Este cereal es uno de los alimentos con alto contenido en carbohidratos de calidad que se pueden incluir en la pauta. Ahora bien, habrá que asegurar que esta es lo suficientemente variada para evitar un déficit de nutrientes esenciales que condicione negativamente el funcionamiento de la fisiología.



Mejora el tránsito intestinal

La avena es fuente de fibra. Dicha sustancia incrementa el volumen del bolo fecal y produce, así, una mayor estimulación de los mecanorreceptores del tubo y contracciones peristálticas más intensas. De esta manera, se reduce el estreñimiento, tal y como afirma una investigación publicada en la revista Nature Reviews.

Por otra parte, la fibra es capaz también de reducir la incidencia de una serie de patologías complejas que pueden afectar al tubo digestivo. Entre ellas, se encuentra el cáncer de colon. Un consumo de al menos 25 gramos diarios de la sustancia podría disminuir la incidencia de este problema, según un estudio publicado en la revista International Journal of Food Sciences and Nutrition.

Asimismo, una buena parte de la fibra de la avena, en concreto la porción soluble, fermenta en el intestino y beneficia a las bacterias que conforman la microbiota. Los microorganismos utilizan la fibra como fuente de alimento principal, lo que les permite crecer y multiplicarse. A su vez, forman compuestos antiinflamatorios gracias a ella. Son ácidos grasos de cadena corta, como el butirato, que mejoran el estado de salud.

Supone una fuente de energía

No debemos de olvidar que la avena es un alimento con alto contenido en carbohidratos complejos. Por este motivo, es idóneo para deportistas. Los atletas precisan de una ingesta continuada de glúcidos para garantizar un adecuado rendimiento deportivo y, también, para reducir el riesgo de lesión durante las sesiones de alta intensidad.

Por otra parte, los carbohidratos no solo son importantes antes de la actividad, sino también después. Tal y como afirma un estudio publicado en Nutrients, un aporte óptimo de hidratos de carbono junto con proteínas de alto valor biológico de forma posterior al ejercicio incrementa la resíntesis de glucógeno y facilita la recuperación.

Puede ayudar a perder peso

Está claro que la avena no genera un efecto termogénico como tal. Ahora bien, resulta un alimento muy saciante. Esto facilita el planteamiento de una dieta hipocalórica, lo que permitirá perder peso de manera eficiente si se realiza también ejercicio físico de manera frecuente.

Es necesario destacar que muchas de las pautas para perder peso fracasan porque no son capaces de provocar saciedad. A partir de aquí, quien las sigue comienza a experimentar una sensación de ansiedad que, poco a poco, pone en riesgo la adherencia al tratamiento. La avena y otros alimentos de origen vegetal con alto contenido en fibra pueden facilitar el seguimiento de la pauta.

Prepara churros de avena en casa

Como has visto, es realmente sencillo preparar churros de avena en casa. Incluso, se puede afirmar que son elaboraciones saludables siempre y cuando se cocinen en el horno. En caso de optar por la fritura, se incrementa el valor calórico, pero pueden resultar una buena alternativa para consumir de vez en cuando. Sea como fuere, siempre serán mejor opción que los clásicos de harina de trigo.

Para terminar, recuerda que cuando el objetivo es mantener un buen estado de salud, será determinante promocionar una serie de hábitos adecuados. No basta solo con cuidar la dieta. Es tan importante o más realizar ejercicio físico de manera regular, si puede ser todos los días. Además, habrá que priorizar el trabajo de fuerza, ya que de este modo se mantiene el equilibrio en el medio interno.

Te podría interesar...
Delicioso postre de gelatina mosaico
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Delicioso postre de gelatina mosaico

El postre de gelatina mosaico es sencillo de elaborar y puede ayudar a incrementar la síntesis endógena de colágeno.



  • Gill, S. K., Rossi, M., Bajka, B., & Whelan, K. (2021). Dietary fibre in gastrointestinal health and disease. Nature reviews. Gastroenterology & hepatology18(2), 101–116. https://doi.org/10.1038/s41575-020-00375-4
  • Gianfredi, V., Salvatori, T., Villarini, M., Moretti, M., Nucci, D., & Realdon, S. (2018). Is dietary fibre truly protective against colon cancer? A systematic review and meta-analysis. International journal of food sciences and nutrition69(8), 904–915. https://doi.org/10.1080/09637486.2018.1446917
  • Alghannam, A. F., Gonzalez, J. T., & Betts, J. A. (2018). Restoration of Muscle Glycogen and Functional Capacity: Role of Post-Exercise Carbohydrate and Protein Co-Ingestion. Nutrients10(2), 253. https://doi.org/10.3390/nu10020253

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.