Dieta para la gastritis: menús saludables que ayudan

Un plan bajo en grasas, azúcares simples y alimentos irritantes facilita la digestión y disminuye la producción de acidez. Estos hábitos ayudan a reducir los síntomas de la gastritis.
Dieta para la gastritis: menús saludables que ayudan
Maricela Jiménez López

Revisado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López.

Última actualización: 03 junio, 2024

La dieta para la gastritis es una herramienta que ayuda a mejorar los síntomas de esta condición y a proteger la pared del estómago. Para llevarla a cabo es necesario hacer un menú saludable, bajo en grasas y con cocciones suaves. Aunque algunas directrices tienen que adaptarse a las circunstancias de cada persona, a continuación compartimos las características básicas que debe tener esta pauta alimentaria y una lista de comidas para hacer toda un plan semanal.

Gastritis: qué es y cuáles son sus causas

La gastritis es una condición médica en la que la pared interna del estómago está inflamada. Esta puede aparecer de forma repentina (aguda) o con el paso del tiempo (crónica). Pese a que para la mayoría de personas no reporta consecuencias graves, la inflamación e irritación de la mucosa aumenta el riesgo de sufrir una úlcera o un tumor en el estómago.

Existen diferentes razones por las que puede aparecer la gastritis, aunque las más comunes son una reacción autoinmune, infección por Helicobacter pylori, como secuela de un tratamiento de radioterapia o quimioterapia, patologías inflamatorias del aparato digestivo (como la enfermedad de Crohn) y el contacto prolongado con agentes irritativos (alcohol, medicamentos antiinflamatorios no esteroides).

Las erosiones agudas producidas por traumatismos, lesiones o infecciones graves y el aumento de la secreción de ácidos gástricos en el estómago causada por el estrés y la ansiedad también son algunos de sus catalizadores. 

¿Qué síntomas presenta la gastritis?

Algunas personas afectadas no presentan ningún tipo de señal. Otras veces, sí que aparecen acompañadas de síntomas, que pueden incluir los siguientes:

  • Acidez
  • Inapetencia
  • Mala digestión
  • Vómitos y náuseas
  • Indigestión, malestar o dolor en la parte alta del vientre
  • Sensación de saciedad en la parte superior del abdomen

Una situación leve puede mejorar en unos días en casa. Pero si esta se alarga más de unos días, es necesario consultar con el médico. También es urgente hacerlo si aparece sangre en el vómito o las heces, es difícil retener los alimentos, se manifiesta un dolor intenso, mareos o aturdimiento.

¿Qué puede comer una persona con gastritis?

La dieta para las personas con gastritis no tiene un papel curativo y no está definida como tal. El objetivo de la alimentación es evitar la aparición o el empeoramiento de los síntomas y no sobrecargar el sistema digestivo. Por esta razón, se suele aconsejar una dieta de protección gástrica.

En líneas generales, se define como un plan alimentario que prioriza los alimentos cocidos, evita las técnicas culinarias más pesadas y contiene una cantidad prudente de fibra y grasas.

Esta es adecuada en los momentos en los que aparece el malestar. Además, se tiene que adaptar a la tolerancia individual. Existen alimentos que sientan mal a determinadas personas, pero a otras no. Así, estas últimas no tienen razón para eliminarlos de su alimentación.

¿Cuáles son los alimentos aconsejados para la gastritis?

En la dieta para la gastritis se recomienda dar prioridad a los siguientes alimentos:

  • Aceite de oliva.
  • Patata y boniato.
  • Bebidas y yogures vegetales.
  • Huevos, carne magra, tofu, pescado.
  • Legumbres según la tolerancia. Bien cocinadas o en puré se digieren mejor.
  • Leche y lácteos bajos en grasas, como el queso fresco, la ricotta, el yogur, el kéfir y la leche semidescremada.
  • Todas las variedades de verduras, siempre que estén cocidas. Los vegetales más flatulentos y los crudos, según tolerancia individual.
  • Hierbas frescas y especias suaves para condimentar. La albahaca, el orégano, el perejil, el pimentón dulce y la canela son algunas de las opciones.
  • Cereales y derivados, como el arroz, la pasta, el pan, la sémola, el cuscús y la avena (entre otros). Usar la opción integral con moderación y solo si no genera síntomas molestos.
  • Frutas como la manzana, la pera, el plátano, las fresas, el melocotón, el melón, la papaya, la ciruela, el albaricoque y los higos. Es preferible elegir frutas maduras y comerlas sin piel. También se pueden asar al horno o hacer en compota.

¿Qué alimentos están prohibidos en caso de gastritis?

En esta categoría se incluyen, por un lado, aquellos productos que pueden resultar poco digeribles. Además, también es conveniente reducir o moderar la presencia de ingredientes irritantes y aquellos que favorecen el reflujo y la acidez.

  • Mantequilla, margarina.
  • Tomate, vegetales crudos y flatulentos.
  • Leche entera, quesos curados, nata, helados.
  • Carnes grasas o tendinosas, vísceras, embutidos.
  • Frutas ácidas (naranja, limón, kiwi) y jugos de frutas.
  • Legumbres, cereales y derivados integrales (según la tolerancia).
  • Pimienta, ajo, pimentón picante y comidas con muchas especias.
  • Otros productos variados: ahumados, galletas, bollería, platos preparados, salsas comerciales, snacks fritos o muy salados.


¿Qué infusiones y bebidas están restringidas?

Para mantener una correcta hidratación, lo más adecuado es beber agua. En el desayuno y entre las comidas principales, también se puede optar por leche descremada, bebidas vegetales y algunos jugos de frutas (de manera puntal).

En cambio, existen algunas bebidas que no son convenientes y que es preferible evitarlas por completo:

  • Alcohol
  • Café y té
  • Refrescos
  • Bebidas gaseosas
  • Zumos de frutas ácidas

Las infusiones, por norma general, no están prohibidas. Se pueden beber durante el día, uno o dos tazas máximo (siempre que no contengan cafeína ni teína). Existen plantas para mejorar la dispepsia y el dolor estomacal, con las que se pueden hacer tisanas digestivas. No obstante, antes de incorporarlas en el día a día, es preferible pedir asesoramiento con un terapeuta. Algunas hierbas pueden interactuar con los medicamentos y reducir o aumentar su efecto.

¿Cómo organizar las comidas en la dieta para la gastritis?

Para facilitar la digestión y el bienestar es fundamental evitar las ingestas abundantes. En razón de ello, lo más recomendado es hacer 3 comidas principales y 2 tentempiés. La forma de plantearlas es bastante libre, siempre y cuando se elijan alimentos «permitidos» y se usen técnicas culinarias suaves.

¿Qué se puede desayunar con gastritis?

Cualquier alimento que esté permitido y que siente bien es apto para comer en el desayuno. Esto incluye algunas de las propuestas más conocidas como los copos de avena, el pan, la fruta o el yogur. Otros ingredientes saludables que se pueden incluir son los siguientes:

  • Atún
  • Huevos
  • Aguacate
  • Bebidas vegetales
  • Cremas de frutos secos
  • Patés de tofu con verduras

En cambio, los alimentos que no convienen son las galletas, la bollería, los embutidos y los cereales de desayuno muy azucarados. El té y el café son bebidas que pueden ser irritantes para la mucosa del estómago, por lo que es preferible evitarlos.

¿Se puede beber leche cuando se padece gastritis?

Como hemos visto en puntos anteriores, la leche es uno de los alimentos que se puede incorporar en la dieta. Los lácteos son alimentos nutritivos, perfectos para todas aquellas personas a las que les gustan y les sientan bien. Además, la leche y el yogur pueden calmar los síntomas de acidez estomacal de forma momentánea. Esto sí, se tienen que elegir las opciones más bajas en grasa.

¿Cómo tienen que ser el almuerzo y la cena?

En estas dos comidas principales es interesante incluir, en primer lugar, una ración de verduras. Todas son recomendables, siempre y cuando no generen malestar. Se aconseja cocinarlas con técnicas suaves como al vapor, hervidas, salteadas o en forma de puré.

Entonces, ¿están prohibidas las ensaladas? No de forma estricta. Se pueden hacer con verduras cocidas (espárragos verdes, remolacha, zanahoria y calabaza, entre otras). Las hojas verdes, si sientan bien, se añaden en pequeña cantidad. Además, no puede faltar una ración de proteína y una porción de carbohidratos. La cantidad de esta última es variable, según la actividad y el hambre de cada individuo. Para aliñar y cocinar, lo mejor es usar aceite de oliva.

¿Existen frutas prohibidas para la gastritis?

No, las frutas no se tienen que eliminar de la pauta alimentaria. Es más, la mayoría de ellas contiene compuestos positivos y sustancias antioxidantes que son saludables.

Como hemos visto, conviene elegir fruta madura y comerla sin piel. También se puede asar o hacer compotas sin azúcar. Por el contrario, las frutas ácidas y los jugos suelen causar molestias con más facilidad.

¿Cuánto tiempo se tiene que aplicar esta dieta?

La pauta alimentaria para la gastritis es adecuada mientras duran los síntomas. Cuando estos mejoren, es necesario incorporar alimentos como las frutas y verduras crudas, los frutos secos en mayor cantidad o las legumbres enteras. De esta forma, aumenta el aporte de fibra y se puede llevar a cabo una dieta con menos restricciones.

En cambio, es recomendable vigilar  los picantes y las comidas muy grasas, puesto que pueden aumentar el riesgo de recaída. Lo mismo pasa con el alcohol, las bebidas carbonatadas, el café y el té. Por último, es importante tener en cuenta que todos estos consejos siempre se tienen que aplicar según las circunstancias de cada persona. Anotar en un cuaderno los alimentos que sientan bien y mal es una herramienta que puede ser muy útil para un mejor manejo de la alimentación, ya sea en momentos agudos o de remisión.

Día 1

  • Desayuno: copos de avena con leche y manzana asada.
  • Almuerzo: acelgas rehogadas con patatas, hamburguesa de salmón y melocotón sin piel.
  • Cena: crema de calabacín, tortilla con pan integral y yogur.

Día 2

  • Desayuno: pan con compota de pera.
  • Almuerzo: ensalada de remolacha, aguacate y judías verdes cocidas; dados de pollo a la plancha y yogur.
  • Cena: calabaza asada al horno (con hierbas aromáticas), merluza y plátano.

Día 3

  • Desayuno: pan integral con aguacate y queso fresco, mango.
  • Almuerzo: crema de zanahoria y lentejas rojas, tortilla a la francesa y papaya.
  • Cena: ensaladilla con salsa suave de yogur (zanahoria, guisantes, judía verde, patata), conejo al horno y melocotón.

Día 4

  • Desayuno: copos de avena con yogur, compota de pera y nueces.
  • Almuerzo: macarrones con verduras (berenjena, calabacín y puerro), tofu a la plancha y albaricoques.
  • Cena: sopa de verduras con fideos, bacalao con pimiento asado, kéfir.

Día 5

  • Desayuno: pan integral con huevo cocido y tomate, manzana asada con canela.
  • Almuerzo: arroz salteado con guisantes, espárragos verdes y gambas. Se acompaña con láminas de pera con crema de avellanas.
  • Cena: menestra de verduras (coliflor, zanahoria, calabacín), hummus de garbanzos y fresas.

Día 6

  • Desayuno: kéfir con mango, avellanas picadas y arroz hinchado sin azúcar.
  • Almuerzo: crema de puerro y patata, tortilla de espinacas y yogur.
  • Cena: wrap de pollo con aguacate, lechuga y berenjena asada; y papaya.

Día 7

  • Desayuno: pan integral con plátano chafado y chocolate negro o cacao (según tolerancia).
  • Almuerzo: pollo al horno con cebolla y manzana, arroz hervido como guarnición y yogur.
  • Cena: sopa de verduras, sepia con perejil y mousse de fresas.


Tentempiés de media mañana y media tarde

Algunas ideas para comer en estos momentos son las siguientes:

  • Yogur, kéfir y queso fresco.
  • Fruta, compota de frutas, batidos con lácteos.
  • Pan con aceite, pan con paté de legumbres, tortitas de arroz, copos de avena.
  • Frutos secos bien masticados o crema de frutos secos (untada en pan o en fruta).

Últimas recomendaciones

Los síntomas que aparecen con la gastritis pueden llegar a ser muy molestos y dolorosos, hasta el punto de afectar la calidad de vida y bienestar. La dieta es una de las herramientas que ayudan a aliviarla. De manera complementaria, tiene que ir acompañada de otras rutinas y hábitos saludables:

  • No abandonar el tratamiento farmacológico prescrito por el equipo médico.
  • Evitar las temperaturas extremas en las comidas, ni demasiado caliente ni muy frío.
  • Practicar actividad física y técnicas que ayuden a reducir el estrés (como yoga, taichí, pilates o meditación).
  • Comer en un ambiente relajado, sin hacer otras actividades al mismo tiempo y masticar bien los alimentos.
  • No fumar y evitar la toma de antiinflamatorios no esteroideos (siempre que sea posible y bajo consulta con el médico).
  • Dejar pasar, por lo menos, de 2 a 3 horas entre la comida y el momento de acostarse. Colocar almohadas extra y dormir medio recostado puede ayudar a disminuir el ardor.

Acompaña el tratamiento con una dieta adecuada

La gastritis es una enfermedad que perjudica la mucosa del estómago y puede acarrear síntomas muy molestos. Por esta razón, la pauta alimentaria está dirigida a mejorar la digestión y a prevenir la irritación gástrica. Los consejos principales se basan en evitar el exceso de fibra y grasas, usar técnicas de cocción suaves y hacer comidas menos abundantes. Con todo, cada persona responde de forma diferente, pues la dieta tiene que adaptarse a la tolerancia individual. Sin embargo, esta no sustituye nunca el tratamiento indicado por el médico. Ante cualquier duda es preferible asesorarse con un profesional de la nutrición.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.