Dieta para la gastritis: menús saludables que ayudan

Un plan bajo en grasas, azúcares simples y alimentos irritantes facilita la digestión y disminuye la producción de acidez. Por lo tanto, resulta útil para reducir los síntomas de la gastritis.
Dieta para la gastritis: menús saludables que ayudan
Eliana Delgado Villanueva

Escrito y verificado por la nutricionista Eliana Delgado Villanueva.

Última actualización: 19 diciembre, 2022

La dieta para la gastritis es una herramienta muy útil para todas aquellas personas que sufren este problema, ya sea de forma puntual o crónica.

La introducción de determinados alimentos, técnicas de cocción y el seguimiento de las pautas indicadas; son un complemento necesario a la terapia médica.

Gracias a estas se pueden reducir o mejorar en gran medida algunas de las molestias habituales. Conoce más a continuación y descubre algunas ideas para un menú completo.

¿Qué es la gastritis y cuáles son sus causas?

La gastritis es una condición médica en la que la pared interna del estómago (o mucosa) está inflamada. Esta puede ser aguda o bien alargarse con el paso del tiempo (crónica).

No siempre desencadena la presencia de síntomas, todo depende de su gravedad. En otras ocasiones pueden causar dispepsia o indigestión y se manifiesta con las siguientes señales:

  • Dolor o molestia punzante en la parte superior del abdomen.
  • Náuseas y vómitos.
  • Sensación de saciedad durante y después de las comidas.
  • Inapetencia.

Las posibles causas de una gastritis son variadas, dependiendo de los diferentes tipos que existen:

  • Infección por Helicobacter pylori. Esta suele ser una de las más habituales entre las gastritis de origen infeccioso.
  • Toma continuada determinados medicamentos como los antiinfamatorios no esteroideos (AINEs) por ejemplo la aspirina o el ibuprofeno.
  • Consumo de alcohol, tabaco o drogas.
  • Trastorno autoimmune. En esta situación es el propio sistema defensivo el que ataca las células del revestimiento gástrico. Suele ser más común en personas con otros trastornos de origen inmune como diabetes tipo 1 o enfermedad de Hashimoto. Además, también podría estar asociada a una deficiencia de vitamina B12.
  • Estrés y ansiedad elevada. Estas dos situaciones pueden aumentar la secreción de ácidos gástricos y dañar la pared mucosa del estómago.

Las gastritis agudas tienen su origen en problemas de salud importantes que disminuyen el riego sanguíneo del estómago y debilitan sus paredes: accidentes, enfermedades críticas, quemaduras graves, etc.

Una indigestión leve puede mejorar en unos días en casa. Pero si estos síntomas de gastritis se alargan más de unos días o una semana, es necesario consultar con el médico.

También es urgente hacerlo si aparece sangre en el vómito o las heces, es difícil retener los alimentos, aparece un dolor intenso, mareos o aturdimiento.


Lee más acerca de La gastritis nerviosa


Papel de la dieta en la gastritis

El tratamiento de esta enfermedad es muy variable, según sea la causa y la gravedad de la situación. La influencia de la alimentación no ha sido estudiada en extensión, aunque se piensa que puede ser un buen soporte para la terapia farmacológica.

La dieta para la gastritis incluye verduras y vegetales
Es fundamental tener una alimentación variada basada en alimentos frescos con alto nivel nutricional.

Por lo tanto, su papel no es curativo si bien puede ayudar a disminuir los síntomas como el ardor, el dolor, la distensión abdominal o las náuseas.

La dieta para la gastritis consiste en una alimentación nutritiva y saludable en la que se aumentan aquellos alimentos de fácil digestión y que no irritan la mucosa del estómago.

Pautas generales en la dieta para la gastritis

A la hora de elaborar los menús para las personas con gastritis se debe tener en cuenta los siguientes consejos alimentarios:

  • Hacer comidas poco abundantes para facilitar el trabajo del estómago. Por lo tanto, estas se pueden fraccionar a lo largo del día, entre 4 y 6 veces con cantidades más pequeñas.
  • Comer en un ambiente relajado (sin hacer otras actividades), despacio y masticando bien los alimentos.
  • Las cocciones deben ser suaves, ya sea al vapor, hervidos, purés, sopas o cremas. Evitar el exceso de salteados, planchas, tostados o alimentos muy secos o quemados ya que esto los convierte en opciones irritantes.
  • No tomar los alimentos ni bebidas demasiado calientes o fríos.
  • Reducir los condimentos picantes, ácidos y las salsas grasas (a base de nata y quesos).
  • Dejar pasar por lo menos entre 2 y 3 horas entre la comida y el momento de acostarse. Colocar almohadas extra y dormir medio recostado puede ayudar a disminuir el ardor.
  • Evitar el alcohol, el tabaco y las bebidas estimulantes como el café, el té, las colas o las gaseosas.


Alimentos recomendados en la dieta para la gastritis

Una vez determinadas las pautas y las características generales de una dieta para la gastritis, es conveniente saber qué alimentos concretos son los más aconsejados y cuáles es preferible evitar.

Los consejos pueden variar según las personas ya que algunos alimentos pueden sentar bien o no dependiendo de cada situación particular. En cualquier caso, una vez desaparecen los síntomas se aconseja volver a introducir con moderación todo aquello menos recomendado.

Verduras y hortalizas

Las verduras que parecen ser mejor toleradas son las zanahorias, el calabacín, la calabaza, las acelgas, etc. En general es preferible comerlas cocidas y evitar los vegetales crudos en gran cantidad. 

Muchas personas afectadas tienen problemas por digerir las verduras más flatulentas como coliflor, brócoli, alcachofas o repollo. El tomate también es preferible evitarlo ya que es un alimento ácido.

Frutas

En referencia a las frutas, la recomendación es la misma que con las verduras. Es aconsejable evitar las más ácidas y aquellas que no están maduras. Asimismo también se pueden cocinar en puré o compota.

Lácteos

Los lácteos son una opción adecuada cuando se padece gastritis. En este caso lo mejor es elegir aquellos que contienen una cantidad moderada o baja de grasa.

En cambio la nata, los helados, el queso curado y la mantequilla pueden ser más difíciles de digerir y por lo tanto es preferible usarlos con mucha moderación.

Algunos estudios muestran un efecto positivo de los probióticos en la mejora de las úlceras gástricas. Es por este motivo por el que, el yogur y el kéfir son alimentos positivos en aquellas personas cuya gastritis ha desencadenado una llaga de estómago.

Granos integrales y legumbres

Uno de los elementos dietéticos que puede ayudar es hacer dietas altas en fibra. Para ello es preferible elegir granos y derivados integrales (pan, pasta, copos, etc.) en lugar de los refinados.

Las legumbres, en cambio, pueden ser más complicadas de digerir. Una buena opción es presentarlas trituradas o en forma de puré.

Fuente de proteína

Las más adecuadas son aquellas bajas en grasas como por ejemplo la carne y el pescado blancos, el tofu, los huevos y las legumbres (trituradas si es necesario). En cambio, es preferible evitar la carne roja y los embutidos.

Grasas

Una dieta para la gastritis debe contar también con un porcentaje de lípidos, aunque puede ser algo más reducido o sin excesos.

El aceite de oliva es una de las mejores opciones, tanto para aliñar como para cocinar. Además, los frutos secos en pequeñas cantidades y bien masticados son alimentos que también se pueden introducir.

Otros

Como ya hemos comentado, las bebidas con gas y las estimulantes no se recomiendan. Tampoco el café, el té, el alcohol y los refrescos azucarados. En general, la mejor bebida para hidratarse es el agua y en esta situación médica, también.

Del mismo modo es necesario evitar todos aquellos productos que, por sus características o composición, pueden ser irritantes o de digestión lenta:

  • Comidas y condimentos picantes.
  • Encurtidos y escabeches.
  • Bollería, galletas, chocolate.
  • Platos preparados, sopas de sobre, cubitos de caldo, salsas comerciales, etc.

La dieta para la gastritis incluye las frutas
Hay una amplia variedad de alimentos que no afectarán los casos de gastritis, solo hay que aprender a elegirlos.

Ejemplo de menú para la gastritis

Recuerda que esta dieta te podría ayudar a reducir las molestias de la gastritis pero no tiene carácter curativo.

Para los desayunos

  • Leche semidesnatada o yogur, bebidas vegetales.
  • Pan blanco o integral con aceite de oliva y queso fresco, pavo, un poco de aguacate, hummus o una cucharada de crema de frutos secos.
  • Copos de avena con plátano u otro fruta madura.
  • Queso fresco con manzana cocida o en compota.

Para las medias mañanas y meriendas

Se pueden comer todas las opciones adecuadas en la mañana. Si las molestias digestivas son importantes, este es un buen momento para tomar una infusión adecuada.

Para la comida y la cena

Existen diferentes opciones aptas para un menú adecuado y elaboradas siguiendo las pautas comentadas:

  • Crema de calabacín, tortilla con pan integral, yogur.
  • Calabaza asada, merluza al vapor con patata hervida, plátano maduro.
  • Crema de lentejas y zanahoria, arroz integral salteado con champiñones, compota de manzana.
  • Menestra (judías, zanahoria, patata y coliflor según la tolerancia), pollo al horno con tomillo, fruta madura.
  • Pasta salteada con verduras cocidas, tofu a la plancha, pera asada con crema de avellanas.
  • Sopa de verduras con fideos, bacalao con pimiento asado, kéfir.

Acompaña el tratamiento con esta dieta para la gastritis

Unas pautas alimentarias adecuadas pueden ayudar a mejorar muchos de los síntomas de esta enfermedad. Además también fomentan una buena digestión y evitan empeorar la irritación del estómago.

Estas deben adaptarse a la tolerancia de cada persona y evolucionar con el paso de las semanas. No es aconsejable limitar más de lo necesario la dieta para que pueda ser, dentro de las restricciones, completa y variada.

Sin embargo, estas no sustituyen nunca el tratamiento indicado por el médico. Ante cualquier duda es preferible asesorarse con un profesional de la nutrición.

Te podría interesar...
4 malos hábitos que debes evitar cuando tienes gastritis
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
4 malos hábitos que debes evitar cuando tienes gastritis

En este artículo te damos a conocer 4 hábitos que debes evitar cuando tienes gastritis para no empeorar los síntomas de esta afección.



  • Khoeder G. H, Al-Menhali A, et al. Potential role of probiotics in the management of gastric ulcer. Experimental and Therapeutic Medicine. Julio 2016. 12 (1): 3-17.
  • Li Y, Su Z, et al. Association of symptoms with eating habits and food preferences in chronic gastritis patients: a cross-sectional study. Evidence Based Complementary and Alternative Medicine. Julio 2020. 5197201.
  • Mayo Clinic. Gastritis. Mayo 2022.
  • McPhee S. J, Papadakis M. A, Lawrence M, Tierney Jr.  Current Medical Diagnosis & treatment. 2008, 47 Edition. Gastritis & Gastropathy. Pag 514 – 518.
  • Mount Sinai School of Medicine. Gastritis.
  • Mulet Pérez A. M, Rodríguez Castro Y, et al. Gastritis crónica antral por Helicobacter pylori en pacientes con reflujo y sin reflujo duodenogástrico. Correo Científico Médico. Enero-Marzo 2014. 18 (1).
  • National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. Síntomas y causas de la gastritis y la gastropatía. Departamento de Salud y Servicios Humano de Estados Unidos. Agosto 2019.
  • Servicio Urgencias Hospital de Sagunto. Dieta de protección gástrica y/o duodenal.
  • Valdivia Roldán Mario. Gastritis y gastropatías. Revista gastroenterología Perú  [Internet]. 2011  Ene;  31( 1 ): 38-48. Disponible en: http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1022-51292011000100008&lng=es.
  • Washington M. K; Peek R. M, Yamada T. Texbook of gastroenterology. Fifth edition 2009. Cap 42. Gastritis and gastropathy pag 1005 – 1025.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.