10 efectos negativos del cortisol en la piel

Hay varios efectos negativos del cortisol en la piel que se pueden evitar adoptando un estilo de vida saludable. El estrés representa un factor muy nocivo para la salud.
10 efectos negativos del cortisol en la piel
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 06 mayo, 2022

Los efectos del cortisol en la piel pueden ser negativos cuando se encuentra en exceso la sustancia. Recordemos que es la temida hormona del estrés. Está presente en el organismo de manera natural, pero en cantidades aumentadas desata problemas.

El estrés tiene un impacto negativo en la salud general. Algunas de sus repercusiones comprenden las jaquecas, el insomnio, la fatiga y la irritabilidad. Así mismo, en la piel aparecen signos que veremos a continuación.

El cortisol es la hormona del estrés

El organismo produce una mayor cantidad de cortisol cuando se enfrenta a una situación de amenaza. Esta hormona hace que el cerebro se ponga en alerta y que el cuerpo se prepare de manera debida para el ataque o la huida. Por eso, en principio, es una sustancia que ayuda a la supervivencia.

Sin embargo, si esa sensación de amenaza se vuelve muy continua o aparece frente a estímulos que no lo ameritan, el cuerpo produce más cortisol del necesario. El exceso provoca múltiples cambios en el organismo; la mayoría de ellos, negativos.

La dermis humana no escapa al impacto. El efecto del cortisol en la piel favorece el desarrollo de diversos problemas cutáneos e incluso enfermedades dermatológicas. Lo usual es que también suban los niveles de otras hormonas que pueden ser dañinas, como la adrenalina y la histamina.



Los efectos negativos del cortisol en la piel

Los efectos negativos del cortisol en la piel se producen porque esta hormona tiene la capacidad para acelerar la descomposición del colágeno y de la elastina. Ambas sustancias son fundamentales para la salud cutánea. Su deterioro provoca diversos problemas.

1. Arrugas

El deterioro en la producción de colágeno y elastina lleva a que se formen arrugas. Así mismo, el estrés hace que haya mayor rigidez en los músculos del rostro. Esto, a su vez, acentúa las líneas de expresión.

Así mismo, el cortisol en la piel reduce la capacidad para absorber agua. Todo en conjunto es una combinación nociva.

Arrugas por exceso de cortisol.
Si escuchaste que el estrés causa arrugas, entonces ahora sabes que es así. Las líneas de expresión se incrementan con el cortisol.

2. Acné

El estrés desequilibra la microbiota cutánea, es decir, los microorganismos que habitan de forma natural en la piel. Cuando esto ocurre, se produce exceso de grasa, se taponan los poros y aparecen los molestos granitos.



3. Tono opaco

El cortisol en exceso, provocado por el estrés, dificulta la renovación celular. En consecuencia, se incrementa la acumulación de células muertas y de toxinas. Esto lleva a que la piel se vea opaca, sin brillo y apagada.

4. Piel sensible

La piel resulta debilitada por la acción del cortisol. Esto también se debe al desequilibrio de la microbiota cutánea, que resulta bastante impactada. Por eso es posible que el cutis comience a reaccionar de manera exagerada ante sustancias o estímulos que antes no causaban ninguna dificultad.

5. Tirantez

El cortisol también causa un efecto de tirantez sobre la piel. Esto es más notorio después de lavarse la cara.

La piel se ve tensa, pero no tonificada. Tal apariencia se debe a que la hormona reduce la capacidad del cutis para retener el agua.

6. Excoriaciones

Las excoriaciones son irritaciones de la piel que se producen por roces con ella misma o contra otra superficie. Uno de los efectos del cortisol en la piel es el de producir comezón. Esto conduce a que se formen estas lesiones por rascado.

7. Dermatitis seborreica

La dermatitis seborreica es una enfermedad dermatológica que suele activarse cuando una persona sufre episodios de estrés. Aparecen escamas y enrojecimiento de la piel, en especial en el cuero cabelludo.

8. Dermatitis atópica

Muchos no saben que el cortisol en la piel también favorece a la dermatitis atópica. Los estados de estrés prolongado suelen activar los síntomas, aunque no es el único factor que incide.

9. Psoriasis

La psoriasis hace que se acelere el ciclo vital de las células. Esto lleva a que mueran antes de tiempo y se acumulen en la superficie cutánea, formando manchas rojas y escamas.

En esas condiciones, hay picor intenso y dolor. Los estados de estrés favorecen los episodios de activación de los síntomas.

Psoriasis se exacerba con estrés.
Los estados de estrés incrementan los brotes de psoriasis.

10. Pérdida del cabello

Uno de los problemas ocasionados por el cortisol en la piel es la pérdida de cabello. Esta condición se conoce como alopecia y a veces llega a ser tan agresiva, que puede provocar la calvicie total. Sin embargo, el cabello logra recuperarse cuando se alcanza un estado de mayor tranquilidad.

¿Cómo contrarrestar los efectos del cortisol en la piel?

Lo más importante para evitar los efectos negativos del cortisol en la piel es aprender a manejar el estrés. Para ello existen varias vías, como las siguientes:

  • Actividad física: el ejercicio tiene efectos muy positivos sobre el estado de ánimo.
  • Meditación: las prácticas de meditación suelen ser muy eficaces para reducir el estrés y alcanzar mayor equilibrio mental.
  • Vida social saludable: el contacto positivo con otras personas es una magnífica vía para equilibrar emociones.
  • Hacer higiene del sueño: eliminar pantallas de la habitación, disponer de un horario habitual para ir a la cama.

Por lo demás, se deben conservar algunos hábitos básicos de cuidado dermatológico:

  • Limpiar la piel a diario, por la mañana y en la noche.
  • Exfoliar la piel una vez a la semana.
  • Utilizar protector solar siempre.
  • Hidratar todos los días.

No se debe olvidar que el impacto de un nivel elevado de esta hormona también afecta otros órganos y sistemas del organismo. Por lo tanto, es fundamental gestionar las emociones.

Te podría interesar...
Exceso de cortisol: todo lo que debes saber
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Exceso de cortisol: todo lo que debes saber

El exceso de cortisol es una situación que puede resultar pasajera, pero también responder a una enfermedad más grave que requiera tratamiento.



  • Patiño, L. A., & Morales, C. A. (2013). Microbiota de la piel: el ecosistema cutáneo. Revista de la Asociación Colombiana de Dermatología y Cirugía Dermatológica, 21(2), 147-158.
  • Jiménez Quirós, D. (2014). Estimación del tiempo de evolución de las excoriaciones, basado en el análisis histológico. Medicina Legal de Costa Rica, 31(2), 34-41.
  • Thau, L., Gandhi, J., & Sharma, S. (2021). Physiology, cortisol. StatPearls [Internet].