Frutas adecuadas para combatir el hígado graso

30 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por Valeria Sabater
El hígado es el órgano más grande dentro del cuerpo. Tiene más de 400 funciones, entre las que destacan la de ayudar a digerir los alimentos, almacenar energía y eliminar toxinas. Por esto mismo, es importante cuidarlo mediante buenos hábitos de vida.

Tal y como su nombre lo indica, la enfermedad del hígado graso es una condición en la que se acumula grasa en este órgano. Actualmente, aunque sí existen determinadas causas por las que se desarrolla este problema, se desconoce la razón exacta por la que algunas personas tienden a acumular grasa en el hígado y otras no. También existe una comprensión limitada del motivo por el que algunos hígados grasos desarrollan inflamación que puede llegar a progresar hasta la cirrosis.

Una de las recomendaciones por parte de los especialistas a la hora de tratar esta enfermedad consiste en mejorar la alimentación y perder peso. De este modo, se puede reducir la grasa, la inflamación y la fibrosis en el hígado.

De acuerdo con los expertos de Medline Plus, “no hay medicamentos que hayan sido aprobados para tratar el problema”. Los investigadores continúan estudiando si un determinado fármaco para la diabetes o la vitamina E puede ayudar, pero aún no han llegado a una conclusión.

Es importante tener en cuenta que un estilo de vida saludable y, sobre todo una buena alimentación, puede ayudar mucho a mantener el bienestar del órgano vital. Para ello, siempre es posible contar con el consejo de un médico o nutricionista.

Más sobre el hígado graso

Una vez que se ha desarrollado la enfermedad del hígado graso, es fundamental seguir las pautas del médico según la tipología de alteración hepática que sea. Hay dos tipos principales:

  • Hígado graso no alcohólico.
  • Hígado graso por alcohol. Que también se denomina esteatosis hepática alcohólica. 

Los síntomas principales suelen generar inflamaciones y cansancio. El paciente puede experimentar malestar general de forma que el tratamiento habitualmente obliga a cambiar los hábitos de vida.

En el caso de que se generen complicaciones a largo plazo, el problema puede derivar en cirrosis hepática u otras enfermedades semejantes.

Frutas recomendadas para tratar el hígado graso

Una dieta equilibrada es esencial para la salud en todo sentido. Por esto mismo, expertos e instituciones de todo el mundo, incluyendo la Organización Mundial de la Salud, hacen hincapié en la importancia de su buen mantenimiento.

A continuación nos centraremos en las frutas, que aunque no lo parezca, son una alternativa excelente para el día a día frente a los comestibles industriales y muchos otros que, lejos de aportar nutrientes esenciales al organismo, solo aportan azúcar, grasas y cantidades desmedidas de sal.

1. Manzana

Manzana verde cortada en forma de corazones.

Los profesionales suelen recomendar el consumo diario de al menos una manzana verde. Esta fruta posee la capacidad de ayudar a reducir el nivel de azúcar en sangre. Asimismo, esta es una fruta que puede ayudar a limpiar el hígado.

Hay que tener en cuenta que las manzanas disponen de ácido málico, que según algunas hipótesis permite prevenir la aparición de piedras en el hígado y los riñones

Por último, pero no menos importante, se debe saber que la piel de esta fruta resulta muy beneficiosa. Esta aporta más minerales capaces de atacar la grasa y  eliminar los metales pesados del organismo.

2. Cítricos

Se considera que los cítricos favorecen la depuración del hígado y fortalecer el sistema inmunitario gracias a sus propiedades antioxidantes, además de constituir una de las mejores fuentes de vitamina C.

Existe una gran variedad de zumos en los que el sabor amargo amargo de cítricos como el limón puede quedar disimulado, de forma que pueda consumirse sin problema.

3. Pomelo o toronja

De acuerdo con la corriente detox, el pomelo está compuesto por enzimas que estimulan el hígado, lo que puede ayudar a eliminar grasas y toxinas. También es fuente de ácido málico y carotenoides, dos elementos que fortalecen y contribuyen al mantenimiento del órgano. Igualmente, cabe mencionar su alto contenido en naringenina, que nos permite descomponer los ácidos grasos acumulados en el hígado y expulsarlos.

4. Aguacate

Aguacates frescos.

Hay que tener en cuenta que las virtudes del aguacate radican en el ácido oleico, un tipo de ácido graso monoinsaturado con muchas propiedades. Este tipo de ácido ayuda a reducir los niveles de colesterol. Además hemos de recordar que dispone de fibra, que ayuda a saciar el apetito y que además, reduce el nivel de glucosa en sangre.

Todo ello nos puede ayudar diariamente a mantener una nutrición adecuada con la que cuidar el organismo y el hígado. De este modo, pueden eliminarse poco a poco las células dañinas que se almacenen en el órgano, optimizando sus funciones básicas.

  • Petts, G., Lloyd, K., & Goldin, R. (2014). Fatty liver disease. Diagnostic Histopathology. https://doi.org/10.1016/j.mpdhp.2014.01.008
  • Vernon, G., Baranova, A., & Younossi, Z. M. (2011). Systematic review: The epidemiology and natural history of non-alcoholic fatty liver disease and non-alcoholic steatohepatitis in adults. Alimentary Pharmacology and Therapeutics. https://doi.org/10.1111/j.1365-2036.2011.04724.x
  • Nguyen, P., Leray, V., Diez, M., Serisier, S., Le Bloc’H, J., Siliart, B., & Dumon, H. (2008). Liver lipid metabolism. Journal of Animal Physiology and Animal Nutrition. https://doi.org/10.1111/j.1439-0396.2007.00752.x
  • Kirpich, I. A., Marsano, L. S., & McClain, C. J. (2015). Gut-liver axis, nutrition, and non-alcoholic fatty liver disease. Clinical Biochemistry. https://doi.org/10.1016/j.clinbiochem.2015.06.023