Mala postura corporal y sus efectos en la salud

Una mala postura corporal no es solo un asunto estético, sino que puede afectar la salud y el funcionamiento del cuerpo. Conoce cuáles son sus consecuencias y cómo puedes mejorar en este aspecto.
Mala postura corporal y sus efectos en la salud
Maricela Jiménez López

Revisado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López.

Última actualización: 20 julio, 2022

Una buena o mala postura corporal, cuando te sientas, caminas o estás de pie, no solo es importante por asuntos estéticos, sino que desempeña un papel muy importante en la salud.

En este sentido, puede derivar en trastornos físicos y funcionales que, de no tratarse a tiempo, afectan la calidad de vida. Así lo afirma una investigación realizada por el Hospital Universitario Comandante Faustino Pérez, de Cuba.

A continuación, vamos a conocer los efectos en la salud de la mala postura corporal. También encontrarás sugerencias para ayudarte mantener una buena posición y, en consecuencia, sentirte mejor.

¿Qué es una mala postura corporal?

La postura es simplemente el cómo mantienes o sostienes tu cuerpo, ya sea al sentarte o dormir, al caminar o hacer ejercicios. A su vez, se habla de postura estática o dinámica, para referirse a aquella que sostenemos cuando estamos estacionarios o la que se tiene al desplazarse o realizar alguna actividad, respecivamente.

Ahora, para entender qué significa hablar de una mala postura corporal, sería necesario definir qué es lo correcto. Sin embargo, hay que reconocer que este es un tema sobre el cual los especialistas no consiguen ponerse de acuerdo.

El común de las personas piensa que estar erguido o muy recto, como los soldados o bailarines de ballet, es lo mejor. No obstante, estas posiciones también puede causar incomodidades.

En general, se considera que la postura correcta es aquella que sea la más adecuada a la actividad a realizar, que no demande exceso de esfuerzo y/o que no genere dolor u otras consecuencias.

Efectos en la salud de una mala postura corporal

Son diversos los efectos en la salud derivados de mantener una mala postura corporal. Pueden afectar el sistema muscular, óseo u otros órganos. Asimismo, se pueden manifestar estos problemas en un corto, mediano o largo plazo. Veamos.

Dolor lumbar

El dolor lumbar se presenta casi siempre cuando la persona permanece mucho tiempo sentada, con la espalda encorvada, o cuando está mucho tiempo parada con la cintura “quebrada”.

También puede aparecer al cargar algo pesado, lo que genera presiones en varios puntos del cuerpo. Por lo general, este dolor puede extenderse hasta los glúteos y, en ocasiones, hacia las piernas.

¡Te recomendamos ver!

Molestias en la zona central de la espalda

Los dolores de espalda en la zona media son comunes cuando la persona se sienta con una curva dorsal exagerada, o cuando permanece parada por un tiempo prolongado, tal y como afirma el Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel.

La mala postura corporal en este caso suele ser con los hombros muy hacia adelante, mostrando joroba o sacando panza. Razón por la que puede decirse que, además de afectar la salud, es poco estética.

Dolor de cuello y dolor de cabeza

Los dolores de cuello y de cabeza por malas posturas son bastante habituales y, en muchas ocasiones se deben a la tensión muscular. Algunas investigaciones se centran en el estudio de estos últimos, que reciben el nombre de cefaleas tensionales.

Por ejemplo, hay una tensión muscular excesiva sobre las articulaciones cervicales cuando la persona se queda mirando fijo al frente por un tiempo prolongado. Esto es habitual al trabajar en la computadora.

Asimismo, en ocasiones, la tensión muscular es provocada por estrés, lo que provoca una contracción continuada de la mandíbula. Pero el dolor y la tensión se sienten en el cuello y la cabeza.

Vientre abultado

postura corporal vientre abultado

Muchas personas, sin darse cuenta, caminan o están de pie “empujando” la pelvis hacia delante. Estéticamente, esta mala postura corporal provoca que los músculos abdominales se desplacen hacia delante, provocando la apariencia de panza o barriga, aun en personas delgadas.

Para evitarlo, hay que buscar una buena colocación de la cadera respecto del tronco. Es decir, alinear correctamente la pelvis y la columna vertebral. Y si el problema es falta de fuerza en la zona del abdomen, hay que trabajar con ejercicios.

Respiración y digestion

Según las investigaciones, la mala postura coporal afecta la actividad y funcionamiento de algunos órganos, dentro de diversos sistemas y aparatos del cuerpo. En este sentido, puede incidir negativamente en los procesos respiratorio y digestivo, por mencionar un ejemplo.

Otros efectos de la mala postura en tu salud

Además de los problemas de salud antes mencionados, una mala postura corporal puede causar otras consecuencias, tales como las siguientes:

  • Dolor de hombros y espalda;
  • Desalinear huesos y músculos;
  • Afectar el movimiento de las articulaciones;
  • Desgastar la columna vertebral, haciéndola más frágil
  • Disminuir la flexibilidad y elongación;
  • Afectar el equilibrio;
  • Aumentar el riesgo de lesiones.

Adopta una postura correcta, por tu salud

Tener una mala postura corporal aumenta el riesgo de lesiones. Por eso, es muy importante aprender a adoptar una mejor postura corporal en todo momento.

buena postura corporal

Para mejorar tu postura corporal, a continuación compartimos algunas recomendaciones claves.

Posición sentado

La espalda erguida, los hombros hacia atrás y abajo, y las plantas de los pies apoyadas en el suelo. Evita el hábito de cruzar las piernas, ya que puede alterar la circulación y provocar piernas hinchadas, más cansadas y con várices.

Además, según un estudio llevado a cabo por la Kangwon National University de Corea del Sur, también podría acabar generando escoliosis a largo plazo. Para ayudar un poco, es bueno levantarse y caminar periódicamente, y hacer estiramientos de espalda.

Posición de pie

Erguido, el pecho arriba y el abdomen contraído, ya que los músculos abdominales son los que ayudan a estabilizar el cuerpo. Hay que asegurar que el peso del cuerpo quede bien repartido en ambas piernas, y que los brazos cuelguen naturalmente.

Al caminar

Mantener la cabeza arriba y el cuello erguido y evitar mirar al suelo, ya que puede provocar dolor cervical. Usar zapatos cómodos, de tacón bajo. La forma correcta de pisar es primero con el talón y luego con la punta.

Al correr

Los codos flexionados en ángulo recto para que el movimiento de los brazos acompañe a las piernas. Hay que doblar el un poco el pie, entrando con la punto, para evitar el impacto que se produce al pisar sobre el talón.

Al dormir

Para dormir bien y evitar dolencias es mejor hacerlo de lado y con las piernas encogidas, ya que mantiene la columna vertebral en una posición adecuada.

Según un estudio publicado la prestigiosa Journal of Neuroscience, esto beneficiaría al drenaje linfático de nuestro Sistema Nervioso Central. Además, la Asociación Española de Otorrinolaringología asegura que al dormir de lado podríamos contribuir a reducir los molestos ronquidos.

Conciencia con respecto a la postura

En ocasiones, es posible que se requiera un soporte de espalda, mientras reaprendemos a mantener una buena postura. También debemos fortalecer la musculatura en algunas zonas, como la espalda baja o el core.

Pero, a la larga, lo que necesitamos estar conscientes de cómo nos paramos o sentamos. Con práctica y prestando atención, puedes mejorar tu postura, verte y sentirte mejor.
Te podría interesar...
Aprende a mejorar tu postura con estos sencillos pasos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Aprende a mejorar tu postura con estos sencillos pasos

Tener una buena postura es determinante para gozar de nueva salud. Aquí te enseñaremos a mejorar tu postura con algunos tips.



  • Alcántara Bumbiedro S, García Pérez F. Importancia del ejercicio físico en el tratamiento del dolor lumbar inespecífico. Rehabilitación: Revista de la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física. 2003; 37(6): 323-332.
  • Casado Morales M, Moix J, Vidal Fernández J. Etiología, cronificación y tratamiento del dolor lumbar. Clínica y Salud. 2008;  19(3): 379-392.
  • De Lima F. La técnica Pilates Reformer y la postura corporal. Quito: Pontificia Universidad Católica del Ecuador, 2017.
  • Díaz F, Hereñu S. La educación física y la postura corporal. Buenos Aires: Universidad Abierta Interamericana, 2004.
  • Müller A, Capará M, Morales L. Detección precoz de vicios posturales que determinan alteraciones osteomioarticulares en jóvenes. An. Fac. Cienc. Méd. (Asunción). 2018; 51(2): 79-86.