Granos en la vagina: causas, tipos y tratamientos

Los granos en la vagina tienen múltiples causas. En su mayoría son benignas, poco sintomáticas y que ceden de forma espontánea.
Granos en la vagina: causas, tipos y tratamientos
Mariel Mendoza

Escrito y verificado por la médica Mariel Mendoza.

Última actualización: 25 enero, 2022

Los granos en la vagina son más comunes de lo que se cree y tienen múltiples causas. Estas protuberancias pueden ser dolorosas o incómodas en algunos casos, pero no representan gravedad casi nunca.

No siempre se puede precisar la causa de los granos en la vagina o en las zonas aledañas al área genital femenina. Sin embargo, los orígenes más comunes son la dermatitis por contacto, la foliculitis y la inflamación de las glándulas de Bartolino y Skene (encargadas de la lubricación del canal vaginal).

Ante síntomas como dolor, picor, aumento de volumen del grano o que no cedan de forma espontánea en 2 semanas, se debe acudir al ginecólogo para determinar el tratamiento médico.

Causas de los granos en la vagina

Las causas de los granos en la vagina son variadas. Desde reacciones alérgicas o secundarias al afeitado hasta infecciones de transmisión sexual. Veamos algunos ejemplos.

Dermatitis de contacto

La dermatitis de contacto produce protuberancias o granos en la vagina y la vulva por una reacción alérgica a algo que entra en contacto con la piel. Los irritantes habituales pueden ser las duchas vaginales, las lociones o los jabones con fragancia, las toallas sanitarias, los espermicidas, los condones, los lubricantes, el detergente para la ropa o los baños de burbujas.

Pero también hay que considerar la transpiración, el semen y la orina. Además de la presencia de protuberancias o granos en la vagina se acompañan de ardor, picor y eritema.


Tratamientos caseros para Dermatitis alérgica


Foliculitis

La foliculitis se produce por la inflamación e infección del folículo piloso. Estos granos en la vagina pueden resultar de afeitarse o depilarse, a partir de vellos encarnados o la transpiración. También por usar ropa interior muy ajustada.

En este caso, a medida que comienza a crecer el vello en el folículo piloso, se enrolla hacia la piel o crece hacia adentro (vello encarnado). Se genera una protuberancia con centro blanco-amarillento por la acumulación de pus, con enrojecimiento alrededor.

Genera dolor, picor y sensación de incomodidad. Es común verlos en los labios mayores de la vagina o en la ingle. 

Su tratamiento consiste en la colocación de compresas tibias para disminuir la inflamación y cremas con antibióticos. Si no mejora en un par de días hay que acudir al ginecólogo. Puede aumentar de volumen y generarse un absceso en la zona.

Aun sin una infección asociada, los vellos encarnados conllevan una protuberancia o grano en la vagina que se evidencia enrojecida y dolorosa. La inflamación suele ceder con calor local y el paso de los días.

Ropa interior ajustada provoca granos en la vagina.
Si la ropa interior es muy ajustada es posible que favorezca la inflamación de los folículos pilosos.

Inflamación de las glándulas de la vulva

Las glándulas de Bartolino y las glándulas de Skene se encargan de mantener el canal vaginal y la vulva lubricados y con menos bacterias. Como consecuencia de la presencia de bacterias o una mala higiene personal, puede haber una obstrucción del conducto excretorio, generando un abultamiento.

Por lo general, este grano no produce dolor y es palpado por la mujer mientras se asea o durante el contacto íntimo. Desaparece en unos días de forma espontánea.

Si aumenta de tamaño, hay dolor o presencia de pus se debe acudir al médico especialista. Cuando son de gran tamaño pueden requerir de drenaje manual con bisturí.



Hongos genitales

Cuando se presentan múltiples granos en la vagina y en los labios mayores o menores, acompañados de picazón, ardor y enrojecimiento de la piel, debe sospecharse de una infección por hongos.

Candida albicans es el que de forma más frecuente provoca este tipo de infecciones. Se asocia al uso de productos de higiene íntima agresivos e irritantes, obesidad, diabetes, alteraciones hormonales, consumo de antibióticos y embarazo.

Además, puede manifestarse con alteraciones del flujo vaginal (secreción blanca, como leche cortada), molestias al orinar y al tener actividad sexual. El tratamiento es con antimicóticos tópicos.

Várices en la vulva

Las várices aquí son muy raras y se asocian a causas de aumento de la presión intraabdominal, como el envejecimiento, el embarazo y el parto. Son nódulos de coloración azulada que no suelen doler, pero sí se asocian a hormigueo y picor.

Herpes genital

El herpes genital es una infección de transmisión sexual y genera lesiones que pueden catalogarse como granos en la vagina. Se producen pequeñas ampollas llenas de un líquido claro que se sienten como protuberancias, con picor y dolor en la región genital.

Es importante saber que estas lesiones desaparecen y surgen de nuevo cuando hay debilidad del sistema inmunitario. Requieren siempre de la valoración por un médico especialista. Cuando los síntomas son muy intensos deben prescribirse antivirales.

Verrugas genitales

Producidas por el virus del papiloma humano, las verrugas se transmiten por el contacto íntimo sin protección. Además de generar pequeños granos en la vagina, pueden confluir produciendo una lesión similar a una coliflor.

Se debe evitar el contacto íntimo cuando las lesiones están activas, ya que contagian. Pueden abordarse con crioterapia, láser, electrocauterización, microcirugía o aplicación de ácido para eliminar las lesiones.

Molusco contagioso

Esta infección viral puede causar granos en cualquier parte del cuerpo. Se manifiesta como protuberancias que se llaman moluscos. Son pequeñas, elevadas, de color carne o blanco, con apariencia perlada y un hoyuelo en su centro.

Ceden de forma espontánea, aunque pueden tratarse de forma tópica u oral. Su sospecha requiere la valoración por un médico ginecólogo o dermatólogo. Tardan de 6 a 12 meses en desaparecer.

Acné inverso

La hidradenitis supurativa es una enfermedad crónica de las glándulas sudoríparas. Se caracteriza por granos recurrentes que contienen pus y no sanan fácilmente.

¿Se pueden extirpar los granos en la vagina?

Intentar extirpar los granos en la vagina puede derivar en más dolor e irritación. Hay riesgo de causar infección agregada o propagar la ya existente. Es por ello que lo ideal es esperar a que mejoren espontáneamente o buscar tratamiento médico.

En la mayoría de los casos, los granos en la vagina desaparecen en 1 a 2 semanas. En caso de no hacerlo, su abordaje depende de la causa y de los síntomas.

Tratamiento para los granos en la vagina.
La mayoría de los granos vaginales desaparecen de forma espontánea. Si no lo hacen hay que consultar a un profesional.

Recomendaciones para evitar los granos en la vagina

De forma general, se recomienda mejorar la higiene íntima, evitar el contacto con irritantes o alérgenos y programar chequeos médicos regulares. Es preferible evitar la ropa íntima ajustada y utilizar la de algodón.

En cuanto a los baños, evitar el agua muy caliente. No usar burbujas ni jabones perfumados.

El rasurado debe evitarse en seco. Se recomienda el uso de espuma de afeitar. Así mismo, hay que rasurar en la misma dirección del crecimiento del vello. Luego, hidratar la zona.

Los granos en la vagina se pueden prevenir. Pero si aparecen, no desesperes. Casi seguro que no es algo grave. De todas maneras, efectúa una consulta para quitarte las dudas.