Bacterias en la orina: 4 causas y tratamientos

Las infecciones son la principal causa de bacterias en la orina, pero otros factores también influyen en este hallazgo de laboratorio. Te lo contamos.
Bacterias en la orina: 4 causas y tratamientos
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto.

Última actualización: 09 julio, 2022

La presencia de bacterias en la orina es un hallazgo de laboratorio que se denomina bacteriuria. Este hecho puede deberse a múltiples causas, siendo la infección urinaria una de las etiologías más frecuentes. ¿Deseas saber más al respecto?

La bacteriuria suele acompañarse de otras alteraciones de laboratorio que orientan al médico hacia un diagnóstico adecuado. Dichas alteraciones pueden abarcar desde la presencia de leucocitos y glóbulos rojos hasta células epiteliales. Estudios afirman que se trata de un hallazgo común y que no siempre hay síntomas, aunque puede causar complicaciones, sobre todo durante el embarazo.

¿Cómo identificar las bacterias en la orina?

La bacteriuria se identifica a través de un examen simple de orina. En condiciones normales, la orina es un líquido estéril, por lo que la presencia de bacterias es indicativo de alguna alteración.

La muestra de orina se deberá analizar en un microscopio y se describirán todas sus características, incluyendo la presencia de microorganismos o células anormales.

Los laboratorios tienen diferentes formas de reportar la presencia de bacterias en la orina, siendo el método de las cruces uno de los más usados. Por fortuna, es muy fácil de entender y se interpreta de la siguiente manera:

  • Bacterias ausentes: los laboratorios suelen indicar la ausencia de bacterias en la orina con la palabra “ausente” o con un signo negativo (-).
  • Bacterias escasas o +: indica la presencia de bacterias, pero en una cantidad menor o igual a 10 en un total de 10 campos microscópicos observados.
  • Algunas bacterias o ++: el hallazgo de 2 cruces es indicativo de una cantidad de bacterias en la orina que puede variar entre 10 y 50 por cada 10 campos.
  • Bacterias frecuentes o +++: la cantidad de bacterias presentes en cada 10 campos estudiados varía entre 50 y 100.
  • Numerosas bacterias o ++++: se trata de la forma más grave, ya que la cantidad de bacterias supera las 100 por campo.

Es necesario aclarar que, cuando existe la presencia de + o ++, y no existe ninguna sintomatología ni otras alteraciones asociadas, puede tratarse de bacterias pertenecientes a la flora habitual. En este sentido, el médico siempre deberá tomar en cuenta todos los hallazgos reportados en el examen de laboratorio.

Examen de orina en el laboratorio.
Los laboratorios tienen métodos particulares para determinar la presencia de bacterias en la orina. Sus informes deben contrastarse con los parámetros que cada institución adjunta a los resultados.


Causas de bacterias en la orina

Como ya lo hemos dicho con anterioridad, el hallazgo de una bacteriuria puede deberse a múltiples motivos. Todos ellas cuentan con un tratamiento adecuado que permitirá prevenir la aparición de posibles complicaciones.

1. Contaminación de la muestra

La contaminación de la muestra es la causa más frecuente de bacterias en la orina. Se debe recordar que el tracto urinario cuenta con una microbiota que lo protege y evita la aparición de infecciones. Cuando las personas toman la muestra de forma inadecuada, estas bacterias pueden aparecer en el microscopio.

Las bacterias en la piel pueden encontrarse en la muestra y generar un falso positivo.

Lo ideal es asear los genitales y desechar el primer chorro de orina, tomando la muestra del chorro medio. Los médicos suelen sospechar que la muestra está contaminada cuando el laboratorio reporta la ausencia de leucocitos y la presencia de células epiteliales.

¿Qué hacer?

Las bacterias aisladas no representan un peligro para la salud en la mayoría de los casos, por lo que no es necesario un tratamiento específico. Lo más recomendable es repetir el examen de orina, recolectando la muestra con una técnica adecuada.

Si se observan células epiteliales, pero no leucocitos, las personas tampoco suelen presentar síntomas de infección. Esto confirma que no se requiere abordaje terapéutico.

2. Infecciones urinarias

La enfermedad que más se asocia a la bacteriuria son las infecciones urinarias. De hecho, un estudio publicado en la revista Natural Reviews Urology establece que se trata de una de las infecciones más comunes adquiridas en hospitales y en la comunidad.

Los indicativos de la presencia de una infección urinaria, además de la bacteriuria, son abundantes leucocitos en la muestra y la existencia de células epiteliales. La identificación de glóbulos rojos en la muestra o hematuria también ayuda a orientar el diagnóstico.

Por si fuera poco, este tipo de infecciones suelen tener síntomas específicos muy marcados. Uno de los principales es la orina fétida. También pueden estar presentes el dolor al orinar, las micciones frecuentes, los cólicos renales y la orina espumosa.

Tratamiento

Los antibióticos suelen ser de mucha utilidad en el tratamiento de las infecciones urinarias. Los mismos están indicados cuando las personas presentan una sintomatología aparatosa junto con un examen positivo. Lo ideal en estos casos es realizar un urocultivo con la finalidad de identificar a la bacteria específica.

3. Tuberculosis

La tuberculosis es una patología generada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis. La misma tiene una mayor afinidad por los pulmones, pero puede afectar otros órganos, incluyendo los riñones. En este sentido, es posible encontrar bacterias en la orina ante una tuberculosis sistémica.

El hallazgo es raro y el médico deberá indicar la realización de un examen especial para su observación. Dicha prueba solo se hace con la finalidad de dar seguimiento a los pacientes con la enfermedad y para verificar la efectividad del tratamiento.

Tratamiento

El personal de salud deberá preguntarse si el tratamiento se está realizando de forma correcta cuando se presentan estas bacterias en la orina. En algunos casos, puede que la dosis sea insuficiente o que la bacteria haya generado resistencia al antibiótico.

Lo ideal es aumentar la dosis administrada. Si a pesar de ello no se observan mejorías, se deberá estudiar la posibilidad de modificar el esquema y cambiar a otros fármacos.



4. Ansiedad y estrés

Tanto el estrés como la ansiedad son alteraciones psicológicas que tienen un gran impacto en el organismo. Ambas pueden afectar el sistema inmunitario de las personas, haciendo que las bacterias del tracto urinario proliferen y aparezca la bacteriuria.

Estrés causa bacterias en la orina.
El paso de bacterias a la orina por estados de estrés se explica en la debilidad del sistema inmunitario, generada por el cortisol aumentado en este cuadro.

Tratamiento

Las personas con ansiedad y bacterias en la orina deben practicar técnicas que les permitan controlar la afección de base, con la finalidad de regular el sistema inmunitario. Además, la consulta con el psicólogo o el psiquiatra es fundamental para hallar y abordar el origen.

Las técnicas de relajación, como el yoga, han demostrado ser útiles en estos casos.

Una alteración con múltiples causas

La presencia de bacterias en la orina se debe tanto a patologías infecciosas como a errores en la toma de las muestras. Lo ideal es seguir las instrucciones del personal de salud y repetir el examen de orina en caso de ser necesario.

Te podría interesar...
Claves para prevenir las bacterias en la orina
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Claves para prevenir las bacterias en la orina

Tener bacterias en la orina es una situación que puede causar infecciones a lo largo de todo el tracto urinario. Te explicamos cómo prevenirlas.



  • Foxman B. The epidemiology of urinary tract infection. Nat Rev Urol. 2010 Dec;7(12):653-60.
  • Nicolle LE. Asymptomatic bacteriuria. Curr Opin Infect Dis. 2014 Feb;27(1):90-6.
  • Wiley Z, Jacob JT, Burd EM. Targeting Asymptomatic Bacteriuria in Antimicrobial Stewardship: the Role of the Microbiology Laboratory. J Clin Microbiol. 2020 Apr 23;58(5):e00518-18.
  • Jain S, Schroeder AR. Asymptomatic bacteriuria prevalence. J Pediatr. 2020 Jul;222:253-257.
  • Gogulamudi PR, Deepanjali S, Mandal J, Pallam G. Asymptomatic bacteriuria among medical inpatients: Data from an Indian teaching hospital. Trop Doct. 2021 Oct;51(4):535-538.
  • Mody L, Juthani-Mehta M. Urinary tract infections in older women: a clinical review. JAMA. 2014 Feb 26;311(8):844-54.