Orina oscura o turbia: 11 posibles causas y su tratamiento

La presencia de orina oscura o turbia puede tener múltiples causas. La existencia de algunas muy serias obliga a que no pase desapercibido el síntoma.
Orina oscura o turbia: 11 posibles causas y su tratamiento
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 03 junio, 2022

La orina es un líquido producido por la filtración de la sangre a nivel de los riñones. Las variaciones en sus características, como color, olor o cantidad, pueden orientar hacia la presencia de alguna patología. En este sentido, es importante estar atentos ante tales cambios, sobre todo si la orina se torna oscura o turbia.

El color normal de la orina puede variar entre un amarillo claro y un tono transparente como el agua. Dicho tono está dado por la presencia de un pigmento llamado urocromo y por la concentración del mismo.

La orina puede volverse oscura debido a múltiples factores, siendo la deshidratación y los alimentos consumidos las causas más frecuentes. No obstante, ciertas afecciones más delicadas también pueden generar tales cambios.

1. Orina oscura por deshidratación

La deshidratación es una de las principales causas de que la orina se torne oscura o turbia. Se trata de una alteración orgánica que aparece cuando el organismo pierde más agua de la que ingresa.

Si existe un estado de deshidratación, los riñones absorberán una mayor cantidad de agua para garantizar que el organismo funcione de forma adecuada. Esto hará que la orina producida esté más concentrada y, por ende, que sea un poco más turbia.

Los niños y los adultos mayores son más propensos a sufrir de deshidratación debido a la distribución del agua en su cuerpo. Además de la orina oscura, la deshidratación severa causa otros síntomas:

  • Fatiga.
  • Ojos secos.
  • Boca seca.
  • Confusión y mareos.
  • Sensación de sed intensa.
  • Poca producción de orina.

Tratamiento

Por fortuna, el tratamiento para la deshidratación es muy simple y consiste en aumentar la ingesta de agua. El consumo de frutas como la sandía también puede ayudar a recuperar los niveles del vital líquido.

Existen casos graves de deshidratación en los cuales las personas no son capaces de tolerar la ingesta de líquidos por vía oral. En ellos, la hospitalización es necesaria y se deberá iniciar la hidratación por vía endovenosa hasta que el estado general mejore.



2. Dieta

Otra de las causas frecuentes de orina oscura o turbia es la ingesta de algunos alimentos. Las remolachas, las zanahorias, las bayas y los frijoles contienen pigmentos que alteran el color de la orina sin que exista ninguna patología.

Por su parte, la ingesta elevada de vitamina D y de fósforo también alteran el color de la orina, haciendo que se vuelva un poco más turbia. Esto se debe a que los riñones filtran el exceso de estos micronutrientes.

Tratamiento

En estos casos, la alteración en el color de la orina es transitoria, por lo que solo es necesario esperar un par de horas para que recupere su tono habitual. La mejor forma de evitar el oscurecimiento de la orina en estos casos es no ingerir los alimentos mencionados y disminuir el consumo de carnes y lácteos por su alto contenido en fósforo.

Remolachas cambian el color de la orina.
Las remolachas tienen la capacidad de modificar el color de la orina y de las heces.

3. Aguantarse las ganas de orinar

Aguantarse las ganas de orinar puede ser otra causa de orina oscura. Esto se debe a que las sustancias eliminadas a través de la orina se acumulan en la vejiga, alterando el color del líquido.

Por si fuera poco, es uno de los factores predisponentes para afecciones del tracto urinario, como las infecciones, la incontinencia y los cálculos renales. En este sentido, es un hábito que conviene eliminar.

Tratamiento

Tal y como sucede con la dieta, no existe un tratamiento específico. Lo más recomendable es orinar siempre que existan ganas, incluso aun cuando la vejiga no se encuentre totalmente llena.

4. Infecciones urinarias

Las infecciones urinarias ocurren cuando microorganismos patógenos habitan y proliferan en las vías urinarias. Un estudio publicado en American Journal of Obstetrics and Gynecology establece que son las infecciones ambulatorias más frecuentes, aunque su diagnóstico es complicado.

Una de las principales manifestaciones clínicas de las infecciones urinarias es la presencia de orina oscura y fétida. Esto puede deberse a la sangre, el pus o los glóbulos blancos que se hacen presentes.

Otros síntomas comunes de esta afección incluyen a los siguientes:

  • Orina espumosa.
  • Dificultad para orinar.
  • Dolor o ardor al miccionar.
  • Fiebre en los casos más graves.
  • Necesidad frecuente de ir al baño.
  • Dolor en la pelvis, en la parte baja del abdomen o en la zona lumbar.

Tratamiento

Las personas que presenten síntomas de una infección urinaria deberán acudir cuanto antes al especialista para que se realice el diagnóstico. Es probable que se indiquen múltiples exámenes e incluso un urocultivo para determinar al agente causal.

La mayoría de las infecciones urinarias responden de forma adecuada al tratamiento oral con antibióticos. No obstante, existen casos graves en los que será necesaria la administración de medicamentos por vía endovenosa antes de iniciar la terapia oral.

5. Sangre en la orina

La presencia de sangre en la orina puede generar un tono rojizo o marrón en la misma. La intensidad de la coloración dependerá de la cantidad de sangre que se encuentre presente en el líquido.

Las causas de sangre en la orina pueden ser muy variadas, desde infecciones del tracto urinario o cálculos renales, hasta algunos tipos de cáncer y por el consumo de medicamentos como la warfarina. También puede estar presente durante la menstruación, debido a la mezcla de sangre vaginal con la orina.

Tratamiento

Se trata de una condición bastante delicada que amerita una consulta con el médico de forma inmediata. El tratamiento dependerá de la causa que esté originando la alteración. Por ello, el profesional realizará múltiples pruebas y buscará otros síntomas adicionales.

Las infecciones suelen tratarse con antibióticos, dependiendo del agente causal. Por su parte, los cálculos renales y el cáncer requerirán de un tratamiento más complejo.

6. Cálculos renales: otra causa de orina oscura

Los cálculos renales, también conocidos como piedras en los riñones, son una patología común que afecta a 8 de cada 1000 adultos, según algunas estadísticas. Las piedras se desarrollan a partir de la acumulación de múltiples minerales en los riñones.

La orina puede volverse oscura o turbia debido a que los cálculos se mueven, generando lesiones sangrantes internas. Además, predisponen a la aparición de infecciones, por lo que es posible encontrar pus en la orina.

Las manifestaciones clínicas pueden ser muy evidentes en los casos graves y se caracterizan por los siguientes síntomas:

  • Dolor en la espalda baja que se irradia a la ingle, al abdomen o a los genitales.
  • Fiebre y escalofríos.
  • Dolor al orinar.
  • Orina fétida.
  • Náuseas.

Tratamiento

Los cálculos pequeños suelen expulsarse por sí solos sin mayor inconveniente. El uso de analgésicos disminuirá el dolor y reducirá la incomodidad. Por su parte, el médico puede emplear otras técnicas cuando los las piedras tienen un tamaño considerable.

Uno de los tratamientos más usados es la terapia con ondas de choque, con la finalidad de disminuir el tamaño de lito y promover su salida. En caso de que esto no funcione, será necesaria la extracción quirúrgica.



7. Infecciones de transmisión sexual (ITS)

Algunas infecciones de transmisión sexual como la gonorrea y la clamidia también pueden causar orina oscura o turbia como parte de sus síntomas. El cambio de color se debe al aumento en la producción de glóbulos blancos, los que pueden encontrarse en el líquido y alterar su composición.

Uno de los principales síntomas de las infecciones de transmisión sexual es una secreción inusual a través del pene o la vagina. La secreción puede ser blanca o transparente, dependiendo de cada caso.

Otras manifestaciones clínicas de estas infecciones son las siguientes:

  • Ardor al orinar.
  • Dolor inexplicable en los genitales.
  • Molestias durante las relaciones sexuales.
  • Erupciones cutáneas en la zona íntima.
  • Prurito y escozor en los genitales y la pelvis.
  • Aumento de tamaño de los ganglios linfáticos de la pelvis.

Tratamiento

Tanto la clamidia como la gonorrea responden muy bien al tratamiento con antibióticos. Sin embargo, los medicamentos utilizados dependerán de la enfermedad de base.

8. Afecciones renales

Muchas de las patologías que afectan a los riñones son capaces de generar orina oscura. Esto se debe a que, al ser los encargados de producir este líquido de desecho, una alteración en su funcionamiento repercutirá en la excreción.

La glomerulonefritis, el síndrome nefrótico y la nefropatía diabética son algunas de las enfermedades renales que pueden generar este síntoma. Las manifestaciones clínicas que acompañan a estas patologías pueden ser muy variadas, sin embargo, dentro de los síntomas comunes destacan los siguientes:

  • Sed intensa.
  • Pérdida de peso.
  • Molestias al orinar.
  • Infecciones frecuentes.
  • Orina fétida o espumosa.
  • Dolor en la parte baja de la espalda.
  • Disminución en la producción de orina.

Tratamiento

Ante la sospecha de una afección renal es fundamental acudir con el nefrólogo.

Solo el especialista será capaz de diagnosticar la patología que causa la alteración e iniciar el tratamiento oportuno. En caso contrario, es posible que la función renal empeore hasta un daño irreversible.

Los fármacos utilizados dependerán de la afección. Sin embargo, dentro de las principales opciones farmacéuticas destacan los antibióticos, los diuréticos y los cortiocoides. También será necesario controlar una enfermedad sistémica como la diabetes o el lupus, en caso de estar presente.

9. Problemas hepáticos

Otra de las posibles causas de la presencia de orina oscura o turbia son los problemas hepáticos y biliares. Algunas enfermedades, como la cirrosis o la hepatitis, pueden comprometer la función del órgano, haciendo que no se metabolice de forma adecuada la bilirrubina.

En este sentido, la bilirrubina se filtrará a través de los riñones, dándole una coloración oscura o negra a la orina. Los síntomas de las afecciones hepáticas son muy variados, sin embargo, algunos de ellos son los siguientes:

  • Heces color blanco.
  • Fiebre en infecciones agudas.
  • Presencia de grasa en las heces.
  • Distensión y malestar abdominal.
  • Ictericia o coloración amarilla de piel y mucosas.
  • Dolor en el lado superior derecho del abdomen.
  • Pérdida de peso si se trata de una enfermedad crónica.

Tratamiento

Tal y como sucede con los problemas renales, el tratamiento dependerá de la afección que se padezca. En este sentido, es fundamental consultar con el médico especialista en caso de presentar los síntomas descritos.

Mujer con hepatitis y orina oscura.
Las hepatitis alteran el funcionamiento metabólico del hígado, lo que incrementa el paso de bilirrubina conjugada a la orina, cambiando el color de la misma.

10. Vulvovaginitis

La vulvovaginitis es uno de los problemas ginecológicos más comunes, de acuerdo con algunas investigaciones, y puede ser la causa de orina oscura. Se trata de la inflamación de la vulva o la vagina por una infección bacteriana, aunque los virus y los hongos también son agentes causales a veces.

Tal y como sucede en muchas otras infecciones, la orina oscura puede deberse a la presencia de glóbulos blancos para combatir la infección. Algunos de los síntomas son los siguientes:

  • Secreciones vaginales anormales.
  • Picazón alrededor de la vulva.
  • Flujo vaginal fétido.
  • Dolor al orinar.

Tratamiento

El tratamiento de la vulvovaginitis dependerá si se trata de una infección bacteriana, micótica o viral. En este sentido, es posible usar antibióticos, antimicóticos o antivirales en cada caso.

Por su parte, la afección también puede deberse a la exposición a sustancias irritantes, como jabones o suavizantes. Dado esto último, lo ideal es evitar el contacto con los agentes desencadenantes.

11. Prostatitis

La prostatitis no es más que la inflamación de la próstata y la última de nuestras causas de orina oscura. Suele deberse a una infección, que puede generar un sangrado que oscurezca el color de la orina.

Entre las manifestaciones clínicas destacan las siguientes:

  • Ardor al orinar.
  • Dolor abdominal.
  • Dolor al eyacular.
  • Necesidad frecuente de orinar.
  • Molestias en la parte inferior de la pelvis.

Tratamiento

La mayoría de los casos de prostatitis tienden a mejorar sin tratamiento alguno. Sin embargo, puede ser necesario el uso de antibióticos en las infecciones, así como la ingesta de antiinflamatorios en las formas crónicas.

Un síntoma que no debe pasar desapercibido

Existen múltiples causas que generan la aparición de orina oscura. Las más comunes son de caracter benigno y desaparecen por sí solas. Sin embargo, existen afecciones graves detrás del síntoma, por lo que siempre se recomienda consultar con el especialista.

Te podría interesar...
¿Qué dice el color de la orina sobre la salud?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Qué dice el color de la orina sobre la salud?

El color de tu orina te puede indicar varios aspectos de tu salud. ¿Notas que presenta algún cambio? ¡Préstale mucha atención!



  • Chu CM, Lowder JL. Diagnosis and treatment of urinary tract infections across age groups. Am J Obstet Gynecol. 2018 Jul;219(1):40-51.
  • Fontenelle LF, Sarti TD. Kidney Stones: Treatment and Prevention. Am Fam Physician. 2019 Apr 15;99(8):490-496.
  • Powell AM, Nyirjesy P. Recurrent vulvovaginitis. Best Pract Res Clin Obstet Gynaecol. 2014 Oct;28(7):967-76.
  • Alstott J, Jhagroo R. Acute Onset of Dark Urine in a Patient with LVAD Pump Dysfunction. Kidney360. 2021 Nov 25;2(11):1867-1868.
  • Zayegh A, Lee J, Peters H, Efron D. A critically ill child with dark urine. Arch Dis Child Educ Pract Ed. 2019 Feb;104(1):15.
  • Peake RW, Bodamer OA. Dark Colored Urine in a 2-Year-Old Child. Clin Chem. 2017 Mar;63(3):786-788.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.