Cómo cepillarse correctamente los dientes con «brackets»

Cepillarse los dientes con «brackets» requiere cierta destreza, tiempo y dedicación. Saber cómo hacerlo te ayudará a cuidar tu salud bucal durante tu tratamiento de ortodoncia.
Cómo cepillarse correctamente los dientes con «brackets»
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa.

Última actualización: 04 julio, 2024

Realizar una buena higiene bucodental siempre es importante. Pero si llevas brackets, cepillarse los dientes de manera correcta es fundamental.

Los alambres y aditamentos en la boca favorecen el acúmulo de placa bacteriana y sarro. Si estos residuos no se eliminan con una minuciosa higiene dental, pueden provocar manchas, caries y problemas periodontales.

Aprender a limpiarse la boca cuando tienes aparatos puede parecer una tarea complicada al principio, pero con práctica y dedicación, es posible dominarlo. Siguiendo estos pasos, podrás mantener tu sonrisa impecable y prevenir complicaciones a largo plazo.

¿Qué necesitas para limpiar tus dientes con brackets?

Los brákets y alambres en los dientes dificultan el cepillado y el acceso a ciertas zonas y espacios de la boca durante la higiene oral. De esta manera, retienen partículas de alimentos y acumulan placa bacteriana que pueden causar enfermedades.

Para poder limpiar tu dentadura y aparatos de manera minuciosa, y alcanzar todos los sitios de la boca, el cepillo de dientes convencional puede no ser suficiente. Disponer de un kit de limpieza para brackets, usando herramientas y productos especiales, te permitirá mantener la boca limpia y sana.

Estos son algunos de los implementos que pueden ser de utilidad:

  • Pasta dental con flúor: ayuda a fortalecer el esmalte dental y prevenir las caries.
  • Enjuague bucal con flúor: proporciona una limpieza adicional accediendo a zonas difíciles y protección contra las caries.
  • Cepillo interdental: se trata de un pequeño cepillo cilíndrico que permite limpiar entre los brákets y los alambres, llegando a áreas de difícil acceso.
  • Hilo dental: la seda permite higienizar la zona interdentaria entre los dientes y los brackets. Puedes optar por hilo dental especial para ortodoncia o un enhebrador que facilite su manipulación.
  • Irrigador dental: este dispositivo utiliza un chorro de agua a presión para eliminar restos de alimentos y placa bacteriana de zonas de difícil acceso, sobre todo alrededor de los brackets y entre los dientes.
  • Cepillo de dientes de cerdas suaves: ya sea manual o eléctrico, elige un cabezal pequeño y con cerdas blandas para evitar daños en los aparatos. Los cepillos eléctricos o sónicos facilitan el proceso de higiene dental y son más eficaces en la eliminación de placa en personas con ortodoncia fija. También puedes recurrir a un cepillo de ortodoncia, con un diseño en forma de «V» para acceder mejor a los espacios entre el diente y los alambres y facilitar la limpieza alrededor de los brackets.
Elegir las herramientas adecuadas y mantener una rutina de higiene bucal rigurosa te ayudará a evitar complicaciones como caries y enfermedades periodontales durante el tratamiento de ortodoncia.


¿Cómo cepillarse los dientes con brackets paso a paso?

Cepillarse los dientes de manera correcta y frecuente permite eliminar la placa bacteriana que se acumula sobre las piezas dentarias y el aparato. Esto previene problemas severos en el futuro y debe incorporarse como un hábito diario.

Sigue siempre el mismo orden para no olvidar ninguna parte de tu sonrisa. Comienza con los dientes superiores, asegurándote de limpiar todas las áreas de cada diente y, luego, haz lo mismo con las piezas inferiores.

Sigue este paso a paso:

  1. Enjuaga tu boca con agua para eliminar los residuos alimenticios más grandes y facilitar la limpieza de los brackets. Puedes usar un vaso o un irrigador bucal para un enjuague más efectivo.
  2. Prepara el cepillo colocando una pequeña cantidad de pasta dental con flúor sobre las cerdas.
  3. Coloca las cerdas del cepillo inclinadas, en un ángulo de 45 grados hacia la línea de las encías, de manera que puedan deslizarse por debajo del alambre que une los brákets.
  4. Realiza movimientos circulares y vibratorios suaves, asegurándote de cubrir toda la superficie de cada diente y bráket, cepillando además las encías con suavidad.
  5. Inclina el cepillo para limpiar por encima de los brackets y luego, por debajo. Debes realizar este movimiento en cada una de las piezas dentarias de tu boca.
  6. Cepilla las superficies interiores de los dientes con el mismo ángulo de 45 grados y movimientos circulares.
  7. Usa movimientos cortos de ida y vuelta para limpiar las superficies de masticación de los dientes.
  8. Cepilla la lengua con movimientos de barrido de atrás hacia adelante para eliminar las bacterias.
  9. Escupe, enjuaga tu boca y lava tu cepillo de dientes.
  10. Para terminar, revisa tus dientes y aparatos frente a un espejo. Asegúrate de que no queden restos de comida o placa bacteriana. Si es necesario, cepilla de nuevo las áreas que lo requieran.
Realiza esta rutina al menos tres veces al día: después de cada comida principal y, en especial, antes de dormir. Si es posible, también cepíllate después de comer alimentos azucarados o pegajosos para reducir la acumulación de placa.

Complementa la higiene dental

Aunque el cepillado de dientes propiamente dicho esté listo, la higiene de la boca aún no termina. Es importante que, al menos una vez al día, completes la limpieza de las superficies interdentarias y otras zonas de difícil acceso.

Utiliza hilo dental especial para ortodoncia, que posee tramos delgados y rígidos para acceder al espacio entre el bracket y el esmalte. También puedes valerte de un enhebrador de seda dental para acceder con más facilidad a los espacios entre los dientes y debajo de los alambres.

Pasa el hilo entre diente y diente por debajo del alambre y realiza movimientos de vaivén, para limpiar ambas caras laterales de los elementos que contactan. Puede que al principio te resulte difícil, pero con práctica podrás hacerlo con más facilidad.

Además, usa cepillos interdentales para limpiar la zona entre los brackets y los alambres. Realiza movimientos verticales para eliminar la placa y restos de comida acumulados en los recovecos del aparato.

Considera usar un buen irrigador dental, un dispositivo que arroja un chorro de agua a presión sobre tus dientes, aparatos y encías. Estos artículos permiten eliminar los residuos de los sitios que los cepillos de dientes no pueden alcanzar.

Una vez al día, concluye tu rutina realizando un enjuague de 30 a 60 segundos con un colutorio bucal recomendado por tu dentista. Esto te otorgará una limpieza más profunda y protección contra las manchas blancas, caries, gingivitis, mal aliento y llagas provocadas por los aparatos.

Cuando comienzas a usar aparatos, puedes valerte de reveladores de placa bacteriana para identificar las zonas en las que hay residuos y necesitas mejorar tu técnica. Estas sustancias tiñen de color la placa ayudándote a visualizar las áreas en donde es necesario volver a pasar el cepillo.


Consejos para cuidar tu boca con ortodoncia

Mantener una buena higiene bucal con brackets puede requerir un poco más de tiempo y esfuerzo al que estabas acostumbrado. Ser constante con esta tarea te ayudará a cuidar tu dentadura y garantizar el avance del tratamiento.

Es normal que durante los primeros días tus dientes y encías se sientan sensibles. Por eso, es recomendable cepillarse con suavidad para evitar molestias y daños.

Si experimentas irritación por el roce de los brackets, la cera ortodóntica puede ser tu aliada. Aplicarla sobre los aditamentos que causan incomodidad te ayudará a prevenir llagas y heridas en las encías y el interior de las mejillas.

Además, es recomendable evitar algunas comidas mientras usas brackets. Comer alimentos duros y pegajosos pueden dañar el aparato y dificultar la limpieza. Prefiere opciones blandas y córtalas en trozos pequeños para evitar problemas.

No olvides la importancia de los chequeos periódicos con tu ortodoncista. Asistir a todas las citas programadas es esencial para progresar con el tratamiento.

Con los cuidados adecuados durante el tratamiento de ortodoncia ayudas a que el proceso sea exitoso y que tu boca se mantenga saludable. Con paciencia y constancia, podrás preservar tu salud bucodental y lograr esa sonrisa perfecta que tanto deseas.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.